- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Salud Comunitaria: Luchando contra la epidemia de la obesidad

Casi todos los días de semana e inclusive algunas noches, se puede encontrar a Lucette Talamas conversando con la gente acerca de sus selecciones alimenticias, un tema del cual la mayoría de las personas prefieren no acordarse, ni mucho menos hablar de ello. Sin embargo, cuando se enfrentan con problemas de salud y con el deseo de bajar de peso, no solamente están escuchando, pero también están hablando.

Talamas, que es dietista registrada con el Departamento de Salud Comunitaria de Baptist Health South Florida, es parte de un creciente equipo de dietistas y expertos en ejercicios, los cuales además de asesorar a los pacientes, también desarrollan programas gratuitos de nutrición y de ejercicios y los llevan a la comunidad.

El Departamento de Salud Comunitaria está promoviendo la alimentación saludable y la actividad física a través del Sur de la Florida en un esfuerzo por promover y por apoyar los comportamientos más saludables – y con suerte poder comenzar a combatir la epidemia de obesidad que arrasa por el país, dice Danny Elfenbein, administrador de Salud Comunitaria. Los dietistas y los especialistas de ejercicios aumentan los esfuerzos de los programas gubernamentales y de los médicos, con programas enfocados en los consumidores y con pruebas de detección diseñadas para empoderar a las personas.

La obesidad está vinculada con peligrosas enfermedades y condiciones de salud incluyendo la diabetes, las enfermedades del corazón, la presión alta, los derrames cerebrales y algunos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de seno y de colon.

“Es un nuevo papel para los dietistas”, dice Talamas, que comenzó a trabajar con el departamento hace cuatro años. “Usualmente los dietistas comunitarios trabajan para el estado o para el departamento de salud del condado, o a través de los programas federales”.

Ver a la gente dondequiera que estén

“Lo que estamos haciendo esencialmente es amplificando el acceso a la educación alimenticia en la comunidad”, dice Elfenbein. “La educación alimenticia es para todo el mundo. Educar al público acerca de la alimentación saludable es un primer paso crítico en la lucha contra los trastornos de salud relacionados con la obesidad que afectan a toda nuestra comunidad”.

El año pasado, el Departamento de Salud Comunitaria participó en programas de bienestar con más de 200,000 personas en los condados de Miami-Dade y Broward, incluyendo 60 de ellos basados en la nutrición. El equipo también lanzó tres sesiones semanales de nutrición para que los consultorios de Baptist Health Primary Care [1] pudieran proporcionar el apoyo necesario para lograr cambios de estilo de vida saludables. Los programas son gratuitos, están abiertos al público y atraen a personas de todas las edades, pero son especialmente beneficiosos para las personas con diabetes, enfermedades del corazón y otras condiciones crónicas.

La educación de alimentación y los programas de ejercicios no son algo nuevo para los hospitales. Baptist Health, en particular, ha sido un líder en los programas de prevención, estableciendo programas para caminar dentro de los centros comerciales hace 20 años, y otros esfuerzos desde entonces. Sin embargo, el Departamento de Salud Comunitaria representa una extensión significativa de otras campañas existentes de beneficio comunitario, dice Elfenbein, incluyendo colaboraciones con organizaciones y municipalidades. Algunas sesiones le enseñan a la gente a leer las etiquetas de nutrición de los alimentos y a hacer las selecciones correctas en el supermercado con rutinas que son fáciles de recordar. También hay programas nocturnos como “In the Kitchen” (En la Cocina), que ofrecen demostraciones interactivas de cocina donde las familias pueden probar y exponerse a nuevas comidas y alimentos.

Un nuevo enfoque hacia la atención primaria

El Departamento de Salud Comunitaria también apoya un nuevo enfoque hacia la atención de salud primaria, que fue iniciado dentro del pasado año.

“Sabemos desde una perspectiva de prevención y bienestar que una vida saludable comienza con la atención primaria”, dice Elfenbein, “Es por eso que los pacientes de Baptist Health Primary Care están siendo referidos a un programa de grupo encabezado por uno de nuestros dietistas”.

Los programas son importantes, dice él, porque mientras los médicos dirigen a los pacientes a que bajen de peso y a que hagan ejercicios, las personas que ya sufren con retos de salud y con años de malos hábitos alimenticios y de falta de ejercicio, no saben cómo efectuar cambios duraderos. Además, la probabilidad de efectuar cambios saludables en el comportamiento aumenta con la repetición. Los pacientes establecen una relación con los dietistas y con otros profesionales de salud dentro del equipo de atención primaria. Cada uno de ellos desempeña un papel clave en el apoyo del paciente a través de su trayectoria hacia la salud.

“Como educadores, tenemos que ver a la gente dondequiera que estén”, dice Talamas. “Si tienen miedo, si han recibido un diagnóstico recientemente, existe un momento de ‘tengo que hacer un cambio’. Si hay un grupo de personas y estas se apoyan mutuamente mientras que obtienen los datos de nutrición por parte del dietista”.

Los expertos en nutrición dicen que los motivos por los cuales aproximadamente un 70 por ciento de los estadounidenses tienen sobrepeso, y más de un 35 por ciento de estos son obesos – a pesar de las advertencias de los médicos y las organizaciones de salud – son complejos y multifacéticos. Los anuncios de comidas engañosos y los factores socioeconómicos y psicosociales desempeñan un papel importante, junto con los estudios de investigación conflictivos.

El Departamento de Agricultura de los EE.UU. ha empleado esfuerzos enfocados de educación de alimentación por décadas, más recientemente con el sitio MiPlato [2], el cual proporciona un panorama visual de cómo debe lucir una comida saludable. Sin embargo, Elfenbein dice que la obesidad sigue siendo un gran problema. Mientras tanto, los dietistas de Baptist Health están al frente del problema, distribuyendo información alimenticia confiable a los pacientes y a la comunidad.

“En el campo de la salud pública, existe un espacio entre lo que las investigaciones científicas dicen que funciona y lo que el público absorbe”, dice Elfenbein. “Nuestro trabajo es tomar los principios de MiPlato y explicárselos al público de una forma en la cual ellos quieran entenderlos”.