Saber que usted tiene EAP (Enfermedad Arterial Periférica) podría salvarle la vida…o las extremidades

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

17 de February de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

La mayoría de los pacientes con enfermedad arterial periférica (EAP en español o PAD por sus siglas en inglés) nunca habían oído de la enfermedad hasta que fueron diagnosticados. Lo que hace esto sorprendente es que unos 8.5 millones de estadounidenses tienen EAP, según la American Heart Association (AHA). Más inquietante aún es que puede ser tan mortal y tan impactante como un ataque cardiaco o cualquier otra condición cardiovascular.

Cardiólogo Ian Del Conde, M.D., jefe auxiliar de cardiología y director médico de medicina vascular en Miami Cardiac & Vascular Institute.

“Esta es una enfermedad seria”, dice el cardiólogo Ian Del Conde, M.D., jefe auxiliar de cardiología y director médico de medicina vascular en Miami Cardiac & Vascular Institute. “Todas las personas con EAP tienen un alto riesgo de tener un evento cardiaco. Las medidas de prevención agresivas con necesarias”.

EAP ocurre cuando los vasos sanguíneos se estrechan debido a la acumulación de placa, también conocido como arterioesclerosis. La placa se pega a las paredes de las arterias y eventualmente eso puede bloquear la sangre e impedir que esta alcance a los órganos y al resto del cuerpo. Se encuentra comúnmente en las piernas y si se deja sin tratamiento, puede conducir a la amputación.

Muchos pacientes no tienen síntomas, o no se dan cuenta de ellos, así que la enfermedad continua progresando sin ser detectada, hasta que tienen un ataque cardiaco o un infarto cerebral o desarrollan gangrena y corren el riesgo de perder una extremidad”, explica el Dr. Del Conde, quien trata a pacientes de EAP en el Instituto.

Afortunadamente, Miami Cardiac & Vascular Institute ofrece una variedad de programas para prevenir que la EAP empeore y ofrece las últimas tecnologías para restablecer el flujo de sangre, si fuera necesaria la intervención. También son los anfitriones de una de las conferencias médicas principales que junta a los mejores especialistas del mundo para discutir tratamientos de vanguardia para la EAP y otros descubrimientos.

¿Quién está en riesgo?

Cualquier persona puede desarrollar enfermedad arterial periférica. Sin embargo, existen ciertos factores de riesgo que pueden hacer a una persona más propensa a la EAP, incluyendo fumar, presión alta y colesterol alto, arterioesclerosis y ser mayor de 60 años. Los diabéticos y las personas de la raza negra también tienen más riesgo de desarrollar EAP que los demás.

“Todo el mundo debe tener una conversación con su proveedor de atención primaria acerca de la EAP”, dice el Dr. Del Conde. “Debemos mirar los pies de los pacientes y medirles el índice tobillo-brazo”. Tomarles el pulso en el tobillo le permite al médico determinar si la sangre está fluyendo normalmente por las piernas. Si la presión sanguínea de los tobillos es débil, pueden ser sugeridos otros exámenes.

¿Cuáles son los síntomas?

Mientras que la mayoría de las personas tienen pocos síntomas o no tienen síntomas del todo, algunas personas se dan cuenta que las piernas le molestan cuando caminan o hacen ejercicios. “A menudo no usan la palabra dolor”, dice el Dr. Del Conde. “Dicen que sienten las piernas cansadas”.

Algunos pacientes reportan calambres en las pantorrillas, los muslos o las nalgas. Es importante chequearse si usted experimenta dolores musculares, calambres o entumecimiento en las piernas o las caderas. No asuma que su condición es simplemente por causa de los años, por artritis o por algún problema ortopédico.

¿Cómo se trata la EAP?

Si usted es diagnosticado con EAP, su tratamiento dependerá de su severidad, de la ubicación y de su salud general. Los médicos primero quieren asegurarse que su enfermedad no progrese, así que a los pacientes se les recetan esteroides, así como medicamentos para reducir la presión y el colesterol. A usted también le pueden dar medicamentos para prevenir la formación de coágulos, los cuales pueden ocurrir cuando se estrecha un vaso sanguíneo. Finalmente, a usted se le puede pedir que haga cambios a su estilo de vida tales como dejar de fumar, bajar de peso si usted tiene sobrepeso, hacer más ejercicios y beber más agua.

Las opciones para las intervenciones incluyen un procedimiento mínimamente invasivo llamado una angioplastia, donde se ensarta un pequeño catéter a través de una arteria en la ingle hasta llegar al bloqueo y se infla un balón que empuja la placa contra las paredes de las arterias. Algunos pacientes pueden necesitar una aterectomía done la placa es removida de la arteria. En ambos casos, un pequeño tubito de maya o de metal, llamado stent, puede ser puesto en ese lugar para que la arteria permanezca abierta. Otras personas pueden tener que someterse a un procedimiento de baipás usando un vaso sanguíneo de otra parte del cuerpo o un vaso sintético.

Lo que usted debe hacer

Si usted tiene cualquier tipo de dolor o incomodidad recurrente, o si tiene diabetes u otros factores de riesgo, hable con su proveedor de atención de salud. Podría salvarle la vida o una extremidad. “La concientización ha estado aumentando”, dice el Dr. Del Conde. “Pero aún hay más por hacer”.

Miami Cardiac & Vascular Institute lidera y participa en numerosos ensayos clínicos relacionados con la EAP y con otros problemas cardiovasculares. Para más información acerca de los ensayos clínicos, haga clic aquí.

Tags: ,