El Premio Nobel ‘Ritmo Circadiano’ destaca la salud del sueño

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

5 de October de 2017


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Los ganadores del Premio Nobel  Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young. (AFP photo/Chinese University of Hong Kong CUHK)

Para muchas personas, el ritmo circadiano es sinónimo con los patrones de sueño o con la depravación del sueño. Sin embargo, antes de los 1980 y los 1990, pocos entendían los ciclos de dormir y despertar del cuerpo, regulados por lo que ahora se conoce como una especie de reloj interno.

Esta semana, tres investigadores estadounidenses quienes identificaron cómo la productividad de nuestros cuerpos fluctúa con el movimiento rotativo de la tierra, fueron reconocidos con el Premio Nobel 2017 en Fisiología o Medicina. Jeffrey C. Hall y Michael Rosbash, de Brandeis University en Boston, y Michael Young de Rockefeller University in New York, fueron honrados por su labor al identificar los genes que regulan la actividad de nuestras células, dependiendo de las fluctuaciones diarias entre el día y la noche.

“Estos investigadores nos han dado el conocimiento de cómo nuestros cuerpos están programados para funcionar de forma distinta durante las horas del día en comparación con las horas de la noche”, dijo el neurólogo y especialista de sueño David Seiden, M.D.,  director médico del Baptist Sleep Center at Pembroke Pines.

Los tres investigadores realizaron una serie de experimentos en los 1980 y los 1990 que cambiaron significativamente nuestro entendimiento de cómo el ritmo circadiano impacta nuestra salud y nuestro bienestar. Utilizando moscas de la fruta, ellos aislaron un gen que controla una proteína que se acumula en las células durante la noche y se disipa durante el día. También identificaron los componentes adicionales de proteína que controlan el mecanismo de relojería de las células.

Su trabajo estableció el campo que hoy se conoce como la biología circadiana. Ahora podemos reconocer que estas fluctuaciones de proteínas en nuestras células regulan nuestros patrones de sueño y afectan otras funciones de nuestros cuerpos.

“Debido a su trabajo, el campo de la cronobiología ha avanzado y esto ha llevado a importantes descubrimientos acerca de la relación entre el sueño y la salud”, afirmó el Dr. Seiden. “Cuando nuestro ritmo circadiano no está sincronizado, esto afecta a nuestra salud”.

Un ejemplo bien documentado del impacto de la interrupción del ritmo circadiano del cuerpo es el jet lag, que experimentamos cuando cambiamos las zonas horarias. El cuerpo debe adaptar su reloj interno en respuesta a la luz del sol y a la oscuridad de la noche. Ese proceso puede tomar unos días, resultando en una sensación de cansancio durante el día y de desvelo durante la noche.

Los estudios recientes han indicado que esa interrupción del ritmo circadiano puede tener un efecto significativo en nuestra salud. Los estudios de trabajadores de turno indican una incidencia más alta de enfermedad por úlceras pépticas, enfermedad de las arterias coronarias y trastornos del embarazo, según un estudio publicado en el 2003 por la revista Occupational Medicine. Además, las investigaciones publicadas en la revista Immunology también demuestran que los sistemas inmunológicos de las personas con trastornos del ritmo circadiano también se ven significativamente afectados, lo cual se ha demostrado que aumenta la susceptibilidad a las infecciones y también impacta las respuestas inflamatorias y metabólicas del cuerpo. Estas respuestas han sido estudiadas debido a su relación con la diabetes, la enfermedad de Alzheimer y la obesidad.

El trabajo del Dr. Seiden ha sido beneficiado por los hallazgos de décadas de estudios por los tres laureados con el Premio Nobel. Él también elogia su reconocimiento por aumentar la conciencia acerca de la importancia de la cronobiología y la relación tan importante entre el sueño y la buena salud.

“Sus descubrimientos han ayudado a establecer el campo de la cronobiología y tendrán implicaciones mayores para las investigaciones de salud del futuro”, dijo él.

Etiquetas: , ,


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *