Respuestas a las cinco preguntas principales de salud en Google

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

17 de enero de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Casi todo el mundo ha buscado respuestas en Google a preguntas relacionadas con la salud en algún momento dado, por lo menos semi-regularmente. Mientras tanto, el gigante del Internet está al tanto de las preguntas de salud más comunes.

Inclusive aquellos que hacen una cita para ver a sus médicos, tomarán algún tiempo para investigar un síntoma o condición, una práctica que está retando a la industria de la atención de la salud a ser más interactiva con los pacientes, dice David Mishkin, M.D. director médico de Care On Demand de Baptist Health, una plataforma que le ofrece a los pacientes acceso inmediato a un médico certificado por la Junta por medio de una aplicación.

“Los pacientes van a comenzar a hacer sus propias investigaciones, al igual que ocurre en otras industrias del consumidor”, dice el Dr. Mishkin. “La industria de la atención de la salud es un poco distinta. Los pacientes son muy inteligentes y han hecho sus investigaciones. Pero buscar en la red tiene sus riesgos ya que mucha de la información que se encuentra en el internet no es completa y puede que no sea confiable”.

El Dr. Mishkin and y otros profesionales de la salud alertan a los pacientes a que no tomen acción basada en sus búsquedas por internet. Siempre se debe consultar con un médico.

Con eso en mente, he aquí las respuestas a las 5 preguntas de salud más comunes en Google:

 

5. ‘¿Cuánto tiempo dura la influenza?’

La temporada de influenza de este año ha sido bastante activa. Si usted es diagnosticado con influenza, puede esperar que sus síntomas duren entre una y dos semanas después de su inicio. Cada persona, sea niño o adulto, tiene un resultado distinto en cuanto se trata de la duración de la influenza. La mayoría de las personas que se enferman de influenza se recuperan en entre unos cuantos días y menos de dos semanas, pero algunas personas desarrollan complicaciones (tales como neumonía e infecciones de los senos paranasales o los oídos) como resultado de la influenza. Las complicaciones pueden prolongar los síntomas tales como tos, nariz tupida, fatiga, dolores de cabeza, dolor de garganta y fiebre. Las personas en más alto riesgo de una enfermedad prolongada incluyen a las personas mayores de 65 años, las personas de cualquier edad con ciertas condiciones crónicas de salud (como asma, diabetes o enfermedad cardiaca), las mujeres embarazadas y los niños pequeñitos.

 

4. ‘¿Por qué me siento tan cansado?’

Sentirse cansado o exhausto es algo común en varias ocasiones durante la vida de una persona. Sin embargo, cuando el cansancio o la fatiga es frecuente, es hora de chequearse con su médico. Hay muchos factores que pueden hacer que usted se sienta cansado. Existen causas bien establecidas, tales como la anemia y los trastornos de la tiroides. Algunas enfermedades crónicas pueden causar cansancio frecuente, como la diabetes, la intolerancia a los alimentos y el trastorno del sueño conocido como apnea del sueño. Estar en sobrepeso o bajo de peso también puede causar el cansancio. Así como también la falta de ejercicio regular o un estilo de vida demasiado sedentario. Cuando una persona no está en forma, es más difícil para el cuerpo realizar las actividades normales de todos los días. Eso puede causar que alguien se canse más rápidamente y con más intensidad. Usted también puede sentirse cansado si está bajo de peso ya que probablemente tenga menos fortaleza muscular.

El síndrome de fatiga crónica (CFS por sus siglas en inglés) es un trastorno complicado caracterizado por una fatiga extrema que no tiene ninguna condición de salud subyacente. La causa del síndrome de fatiga crónica es desconocida. Algunos expertos médicos especulan que el síndrome de fatiga crónica podría ser causado por una combinación de factores. El tratamiento del CFS se enfoca en aliviar los síntomas comunes, tales como la falta de sueño, la fatiga general y frecuente, la pérdida de la memoria, los dolores de cabeza y el dolor muscular o de las articulaciones.

 

3. ‘¿Qué causa las piedras renales?’

Una de cada 20 personas desarrollará piedras renales en algún momento de sus vidas. Las piedras renales, que consisten de un material mineral duro y cristalino, usualmente se forman cuando hay una reducción en el volumen de orina. Esto hace que la deshidratación sea un gran factor de riesgo para el desarrollo de las piedras renales. El bajo volumen de orina puede ser causado por no tomar suficientes líquidos, especialmente después de hacer ejercicios, actividades físicas excesivas de cualquier tipo, o estar afuera en el calor por demasiado tiempo. La obesidad también es otro factor de riesgo para las piedras renales. El exceso de peso puede cambiar los niveles de ácido en la orina, causando la formación de las piedras. Algunas condiciones médicas y los antecedentes familiares de piedras renales también pueden aumentar su riesgo. Algunos medicamentos y suplementos vitamínicos pueden causar el desarrollo de piedras renales.

Las piedras renales pueden ser una condición muy dolorosa. El dolor puede ser severo o súbito en el abdomen y en la espalda o el lado del cuerpo, a veces acompañado de nausea o vómitos. El dolor también puede ocurrir durante el proceso de orinar. Es importante ver a su médico si usted tiene algún síntoma.

 

2. ‘¿Cómo puedo dejar de roncar?’

Hay varios pasos que usted puede tomar para dejar de roncar, según la American Sleep Association y los expertos en trastornos del sueño.

    1. Trate de no dormir boca arriba. Los ronquidos casi siempre son peores cuando usted duerme boca arriba. Trate de dormir de lado o de hacer ajustes con almohadas grandes para evitar el ponerse boca arriba.
    2. Mantenga un peso saludable. El exceso de peso puede ser un factor en sus ronquidos. Las personas obesas o en sobrepeso tienen a menudo el tejido de la garganta grueso. Los factores genéticos también pueden contribuir al exceso de tejido en la garganta, así como también las amígdalas engrandecidas, los adenoides engrandecidos o el paladar blando largo – todas condiciones que pueden causar los ronquidos. Perder el exceso de peso es bueno para la salud en general, lo cual puede incluir la reducción o la eliminación de los ronquidos.
    3. Respire por la nariz. Muchas personas roncan cuando respiran por la boca. Trate de respirar a través de la nariz, posiblemente con la ayuda de esas “tiritas nasales” que ayudan a abrir los conductos nasales para poder respirar más fácilmente mientras duerme.
    4. Duerma lo suficiente. Dormir lo suficiente, entre siete y ocho horas cada noche para la mayoría de los adultos, ayuda a prevenir los ronquidos. No dormir lo suficiente hace que el cuerpo requiera un sueño más profundo y el resultado de esto es que los ronquidos pueden ser mucho peores.
    5. Consulte con un especialista del sueño. Un estimado de 18 millones de estadounidenses con apnea obstructiva del sueño, dejan de respirar numerosas veces mientras duermen, causando ronquidos pesados, dolores de cabeza matutinos, dolor de garganta y somnolencia durante el día. Es importante recibir el tratamiento adecuado si un trastorno del sueño le impide tener un sueño saludable y regular – y ese trastorno del sueño puede causar sus ronquidos.

 

1. ‘¿Qué causa el hipo?’

El hipo es el resultado de las contracciones involuntarias del diafragma, el músculo en la base de los pulmones que se mueve a la vez que usted respira. Cada contracción es seguida por un cierre repentino de las cuerdas vocales, lo cual produce el sonido del hipo. El hipo puede ser causado por comer una comida demasiado grande o por comer demasiado rápido, consumir un exceso de bebidas alcohólicas o carbonatadas o por beber demasiado rápido, e inclusive por un período repentino de emoción o de estrés. A veces, pero muy rara vez, el hipo puede ser síntoma de una condición médica subyacente como la enfermedad de reflujo gastroesofágico, también conocida como ERGE. Un episodio de hipo usualmente dura sólo unos minutos. Vea a su médico si su hipo dura más de 48 horas o si es tan intenso que le causa problemas para comer, dormir o respirar.