- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Reparando fracturas de compresión: Investigaciones claves han aumentado el éxito de los procedimientos mínimamente invasivos

Las fracturas vertebrales de compresión ocurren más a menudo en personas con osteoporosis severa que tienen huesos débiles y frágiles. Las actividades diarias comunes pueden causar que un segmento óseo de la columna vertebral se colapse, lo cual puede causar dolor severo, deformidad y pérdida de altura.

Estas llamadas fracturas de compresión también pueden ocurrir en pacientes de cáncer, más frecuentemente como resultado de los tumores que se han regado por las vértebras, los huesos de la espalda que están apilados uno arriba del otro. Afortunadamente para los pacientes que sufren de fracturas de compresión, los procedimientos mínimamente invasivos, cifoplastia y vertebroplastia, fueron introducidos en los años 1990 y han evolucionado hasta el punto que la mayoría de los pacientes no tienen que someterse a las complejas y potencialmente debilitantes cirugías invasivas, explicó Frank Vrionis, M.D., [1] director de Marcus Neuroscience Institute [2], localizado en Boca Raton Regional Hospital de Baptist Health.

“Ese es el factor más común en pacientes de cáncer con fracturas de compresión – cuando los cánceres se riegan a la columna de otras partes del cuerpo”, dijo el Dr. Vrionis. “Y al regarse, destruyen parte del cuerpo corporal. Y eso causa mucho dolor. A veces también puede causar problemas neurológicos y problemas de estabilidad”.

En la pasada década, el Dr. Vrionis ha estado involucrado en investigaciones pioneras que han reforzado la cifoplastia y la vertebroplastia como el procedimiento primario para las fracturas de compresión, ayudando a asegurar recuperaciones rápidas con mínimo dolor y mínimo trastorno en la calidad de vida para pacientes de cáncer y de osteoporosis.

Durante la cifoplastia, el neurocirujano infla uno o dos dispositivos parecidos a unos balones dentro de las vértebras rotas para restablecer parcialmente la altura de la vértebra. Los balones entonces pueden ser removidos o dejados en su lugar en la vértebra. Un material parecido al cemento se inyecta en la cavidad creada por los balones. Con la vertebroplastia no hay balones, solamente inyecciones de un material parecido al cemento dentro de la vértebra fracturada para hacerla más estable.

“Hace veinte años, estos tipos de fracturas eran tratadas con cirugías mayores, con instrumentación y con tornillos y varas”, explica el Dr. Vrionis. “Estas eran cirugías peligrosas, las cuales eran muy difíciles para los pacientes de cáncer”.

Pero hace 20 años, el Dr. Vrionis dice que habían “muchos negadores” que no creían que la cifoplastia era una alternativa válida para la cirugía mayor. Antes de unirse a Marcus Neuroscience Institute, el Dr. Vrionis tomó parte en muchas reuniones a través de los años en el tema de la cifoplastia y también coescribió estudios validando el éxito de los procedimientos mínimamente invasivos para pacientes con fracturas de compresión.

Dos artículos que él coescribió en inglés acerca de “temas controversiales” en Kyphoplasty and Vertebroplasty in Osteoporotic Vertebral Fractures [3] and Kyphoplasty and Vertebroplasty in Malignant Vertebral Fractures [4], ayudaron a desmentir dos ensayos aleatorios previos que alegaron que los dos procedimientos eran inefectivos.

“La evolución en el diseño del hardware y las propiedades del cemento permiten al operador realizar el procedimiento más rápido y con más seguridad”, concluyó uno de los estudios.

“Realizamos los estudios y comprobamos que la cifoplastia es algo que sí funciona y debe ser realizada en estos pacientes, en vez de las cirugías peligrosas y más extensas”, dijo el Dr. Vrionis. “Ahora, la cifoplastia y la vertebroplastia son el estándar de atención para estos pacientes, aquí en el Instituto y a través de los Estados Unidos”.