- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Reparación de la Hernia 101

Si el médico le dice que usted tiene una hernia, pero usted no está seguro de lo que eso significa y está confundido acerca de las opciones de tratamiento, aquí hay algunas cosas que usted debe saber:

¿Qué es una hernia?

Cuando el tejido de su cuerpo se ensancha de su abdomen o en otro órgano – esta protrusión se denomina una hernia, según el Dr. Jorge Rabaza, M.D., cirujano general e integrante de Baptist Health Medical Group.

Hay varios tipos de hernia, dice el Dr. Rabaza:

inguinal: Protrusión en el área de la ingle. Este es uno de los tipos más comunes de hernia abdominal.

Umbilical: Ocurre cuando el tejido del abdomen o de una parte de uno de los órganos abdominales crea una protuberancia en el área del ombligo, según los Institutos Nacionales de Salud.

Incisional: Protrusión o protuberancia que se desarrolla después de la cirugía a lo largo del área de la incisión.

Femoral: Protrusión en la parte superior del muslo, justo debajo de la ingle. Este tipo de hernia es más común en las mujeres.

Hiatal: Un tipo de hernia en que parte del estómago se hernia en la zona del pecho.

¿Cuáles son los síntomas?

“A veces hay dolor, y a veces el paciente sólo siente el bulto”, dice la Dra. Rupa Seetharamaiah, M.D., cirujano general de West Kendall Baptist Hospital e integrante de Baptist Health Medical Group.

Otros síntomas incluyen:

• Malestar leve, ardor o dolor en la sensibilidad en la zona afectada.

• Debilidad o sensación de pesadez.

• Sensación de gorgoteo en el lugar del bulto.

• Reflujo ácido, dolor en el pecho y una sensación de ardor también pueden acompañar a las hernias de hiato, dice ella.

“No todo el mundo experimenta el dolor, pero el dolor es algo que debe atenderlo inmediatamente,” dice el Dr. Rabaza.

¿Cuáles son los riesgos para la salud?

Los riesgos aumentan si la hernia esté ya sea encarcelada o estrangulada, dicen los expertos médicos.

Una hernia encarcelada se produce cuando un órgano – generalmente los intestinos – también protruye a través del tejido que sobresale y no puede volver de nuevo al abdomen. Por ejemplo, los intestinos pueden protruir hacia fuera de una debilidad en la pared abdominal, según los NIH.

Una situación que amenaza la vida puede desarrollarse cuando la hernia encarcelada se convierte en una hernia estrangulada, cortando el suministro de sangre del órgano afectado. En ese caso, la cirugía de emergencia debe tener lugar, dice la Dra. Seetharamaiah.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

La cirugía se recomienda cuando un paciente tiene una hernia sintomática. Los pacientes necesitan cirugía de emergencia si tiene una hernia encarcelada o estrangulada.

Las hernias pueden ser reparadas por la cirugía tradicional abierta o laparoscópica. En ambos procedimientos, la hernia se encuentra, se le separa de tejido circundante; y luego se retira o se empuja de nuevo en su lugar. La debilidad en la pared del tejido circundante es reforzada por pequeñas suturas, o el cirujano inserta una malla hecha de tela sintética o materiales biológicos.

“La malla le proporciona protección adicional en esa zona y reduce la tensión en las paredes de tejidos u órganos circundantes”, dice la Dra. Seetharamaiah.

En la cirugía laparoscópica o asistida por robot, una pequeña cámara conectada a un tubo delgado se inserta a través de una pequeña incisión el tamaño de una moneda de diez centavos en la zona baja del abdomen. Pequeños instrumentos quirúrgicos se insertan a través de otras aberturas pequeñas y la hernia es o bien eliminado o reparado.

Varios factores, incluyendo el tamaño y la localización de la hernia, determinarán qué tipo de cirugía su médico le recomendará.

“Si la hernia no le está causando problemas, puede que no necesite cirugía. Sin embargo, estas hernias más a menudo no desaparecen por sí solas, y pueden volverse más grandes”, de acuerdo con los NIH.

“Por lo general, le digo a la gente conseguir que la hernia sea reparada para evitar complicaciones y prevenir problemas en el futuro,” dice el Dr. Rabaza.