Regenerando el hígado antes de una cirugía de cáncer: La historia de una paciente agradecida

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

13 de junio de 2017


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

A los 26 años, Christina Neal fue diagnosticada con cáncer de seno. Dos años más tarde, se percató de que el cáncer se le había regado al hígado. El cáncer de hígado que inicialmente estaba solamente en un sitio, le creció a dos sitios luego de unos cuantos meses de terapia con hormonas, dijo ella.

Para tratar el cáncer, la Srta. Neal tendría que extirparse quirúrgicamente casi la mitad del hígado. Su cirujanos de Baptist Health, Ignacio Rua, M.D., sabía que extirparte esa porción tan grande del hígado probablemente le causaría una insuficiencia hepática. Entonces la refirió a Ripal Gandhi, M.D., un radiólogo intervencionista con Miami Cardiac & Vascular Institute al Baptist Hospital, quien tiene experiencia con un procedimiento vascular llamado embolización de vena porta.

“Mi primera reacción fue: ‘Dios mío, ¿será este mi fin? No quiero pasar de nuevo por esto. ¿Por qué yo?’”, recuerda Neal. “Porque cuando se escucha la palabra metástasis se escuchan cosas negativas. Entonces el Dr. Gandhi me dijo que iba a realizarme un procedimiento que me agrandaría el otro lado del hígado porque me iban a extirpar la mitad del hígado”.

El procedimiento mínimamente invasivo involucra una pequeña aguja insertada en la vena principal del hígado para cortar el suplido de sangre a la parte enferma del órgano. Esto permite que el otro lado del hígado puede regenerar más tejido saludable. Toma aproximadamente cuatro semanas para que el hígado se regenere y así el paciente pueda realizarse la cirugía del hígado. El hígado es el único órgano del cuerpo que puede regenerarse.

El procedimiento dura entre 2 y 3 horas y los pacientes pueden irse a casa el mismo día o pueden requerir una noche en el hospital. El Dr. Gandhi, quien también es profesor asociado de medicina en la Facultad de Medicina Herbert Wertheim de Florida International University, es uno de los pocos radiólogos intervencionistas que se especializan en el tratamiento de tumores hepáticos.

“Como radiólogos intervencionistas, tenemos muchos tratamientos terapéuticos que podemos ofrecerles a los pacientes con cáncer del hígado, incluyendo quemar o congelar el tumor (ablación del tumor), administrar quimioterapia y pequeñas cuentas directamente en el tumor (quimioembolización) y administrar pequeñas cuentas radioactivas directamente dentro de un tumor hepático por medio de un catéter (radioembolización con yttrium-90)”, dijo el Dr. Gandhi. “Trabajamos muy de cerca con nuestros colegas de medicina oncológica, radioterapia oncológica y cirugía oncológica en Miami Cancer Institute para determinar el mejor tratamiento para cada paciente”.

El Dr. Gandhi está muy complacido con los resultados de Neal. “A ella le fue muy bien con la cirugía y su recuperación le va bien”, dijo el Dr. Gandhi. “Estamos muy contentos con su situación”.

Neal, que hoy tiene 31 años, se siente agradecida por el tratamiento médico y la atención que ha recibido en Baptist Health a través de su batalla contra el cancer.

“Me he realizado 13 operaciones con Baptist y todo el mundo ha sido increíble”, dijo Neal. “Desde mis médicos hasta los enfermeros, asistentes de enfermería y todo el personal, todos me han atendido muy bien y me han hecho sentir bienvenida. Ellos quieren estar ahí para hacer a los pacientes sentirse calmados y cómodos”.