- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Reestableciendo el jardín Grow2Heal de Homestead Hospital después de Irma

Dos semanas después que el Huracán Irma pasara por el Sur de la Florida, la mayoría de las rutinas escolares y de trabajo ya se han vuelto a comenzar. Sin embargo, en Homestead, localizado en el extremo sur del Condado Miami-Dade, hay algunos negocios agrícolas que se han demorado un poco más en volver a funcionar. Durante esta época de transiciones de temporada, algunas personas como Thi Squire, administradora del jardín comunitario Grow2Heal de Homestead Hospital [1], se encuentran haciendo limpieza en vez de preparándose para la temporada del otoño.

El agua de lluvia del Huracán Irma inundó el jardín Grow2Heal, un jardín orgánico y sustentable localizado en un terreno propiedad del hospital, adyacente a Homestead Hospital. El terreno y los pisos de su pabellón y su caseta de almacenaje fueron cubiertos por alrededor de dos pies de agua, dijo Squire. Los materiales agrícolas y las mesas del pabellón fueron llevados por la corriente hasta el terreno. El toldo del invernadero se desgarró, pero la estructura siguió en pie. Afortunadamente, la mayoría de los cultivos de verano ya habían sido cosechados, pero perdimos todas las flores y toda la vegetación, añadió ella.

“Tenemos algunos chícharos, pero perdimos la mitad del cultivo”, dijo Squire. “Me llevé algunas semillas de vegetales a mi casa antes de la tormenta y tenemos esas, pero no estoy segura lo que vamos a tener para cosechar”.

Las frutas, vegetales, hierbas, árboles de frutas y flores nativas son cosechados para ofrecer mejores opciones de salud y bienestar para los pacientes del hospital, los visitantes, empleados y para las organizaciones que lo necesiten. Squire, quien cuenta con voluntarios de la comunidad para ayudar a cosechar los cultivos durante todo el año, se enfrentó con el gran reto de limpiar y reestablecer la finca. Como muchos otros que pasaron por lo mismo, ella tomó fotos de los daños. Cuando ella puso una foto del terreno inundado en los medios sociales, recibió una oferta de ayuda por parte de los empleados que trabajan en el departamento de bienestar corporativo de Baptist Health.

Reestableciendo el jardín Grow2Heal de Homestead Hospital

“Cuando nos enteramos que el jardín Grow2Heal había sido destruido por el Huracán Irma, sabíamos que teníamos que ayudar de alguna manera”, afirmó Henry Guzman, director de estrategias de bienestar de Baptist Health. “Juntamos a nuestro equipo y salimos a limpiar los escombros y a arreglar los daños iniciales causados por la tormenta. El jardín representa nuestra misión de muchas maneras – tener los empleados más saludables de todo el país. Los alimentos que salen de nuestro jardín orgánico no pueden ser más frescos ni más nutritivos”.

El Sr. Guzman y sus colegas se pasaron todo un día trabajando arduamente para reestablecer el jardín. Se alejaron temporeramente de sus trabajos de aconsejar empleados acerca de la salud y de trabajar en sus iniciativas saludables para limpiar los escombros, recoger los materiales que se había llevado la corriente y poniendo una cerca que voló durante la tormenta.

“El jardín Grow2Heal Garden es una rama importante de nuestra filosofía de alimentación aquí en Baptist Health”, afirmó Natalie Castro, dietista principal de bienestar para el departamento de bienestar corporativo de Baptist Health South Florida. “Siempre tratamos de ofrecer un entorno de buena alimentación para que nuestros pacientes, visitantes y empleados puedan practicar mejores hábitos de estilo de vida”.

Debido a los daños en el jardín, la siembra de los cultivos de otoño se atrasará alrededor de un mes, según Squire. Cuando la tierra esté lista, se sembrarán las semillas para un sinnúmero de productos incluyendo tomates, pepinos, lechuga, acelgas, judías verdes, zanahorias y remolachas. Una vez que limpiemos todos los escombros, los próximos pasos son los de eliminar las malas hierbas, poner la tierra y comenzar a poner las semillas en las camas del jardín.

También hay una colmena de abejas localizada en el terreno del jardín que se usa para cosechar miel. Squire, que no sabía si esta podría sobrevivir la tormenta, la aseguró lo mejor que pudo con bloques de concreto y amarraduras. Tuvo la agradable sorpresa de encontrar la colmena intacta después de la tormenta. Su próximo reto es el de alimentar a los miles de abejas que viven adentro.

“He tenido que recurrir a medidas de emergencia para alimentarlas con agua de azúcar ya que ellas usualmente comen el néctar de las frutas, los vegetales y las flores que ya no están aquí”, dijo Squire. “Parte de mi preparación para el huracán fue comprar azúcar porque sabía que las abejas podrían necesitarla para sobrevivir”.