Reduzca su riesgo para el cáncer conociendo su genética

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

25 de February de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Su composición genética, la mitad de su madre y la mitad de su padre, es responsable por el color de su cabello y de sus ojos. Sin embargo, explorar su árbol genético es mucho más que una curiosidad. Hoy en día, hasta un 15 por ciento de los cánceres tienen vínculos genéticos. Conocer sus genes puede ayudar a reducir sus riesgos para el cáncer.

Febrero es el Mes Nacional de la Prevención del Cancer. Para salvar vidas, los expertos de Lynn Cancer Institute y Miami Cancer Institute quisieran crear más conciencia acerca del valor de las evaluaciones y pruebas genéticas.

Los científicos han identificado muchas mutaciones que pueden aumentar el riesgo para los cánceres de seno y cánceres ginecológicos, el cáncer de colon, algunos cánceres gastrointestinales, el cáncer renal y más. Y porque el campo de la genética se mueve a un paso tan veloz, los descubrimientos pueden impactar todo desde las directrices para las pruebas de detección del cáncer hasta las opciones de tratamiento para las personas con cáncer.

La información es clave

“Mientras más precisa sea nuestra información, mejor será nuestra guía para la prevención”, dice Louise Morrell, M.D., especialista en genética del cáncer y directora médica de Lynn Cancer Institute. “En la genética, a diferencia de otras áreas, el beneficio se extiende a los miembros de la familia y quizás a las generaciones por venir”.

Los investigadores han estado trabajando durante décadas para descubrir el vínculo entre las mutaciones genéticas y el cáncer, pero el conocimiento del público aumentó cuando la actriz Angelina Jolie se removió los dos senos en el 2013, y luego los ovarios en el 2015, porque era portadora de la mutación genética BRCA1 que está vinculada con un riesgo más alto para el cáncer de seno y el cáncer ovárico. Las mismas mutaciones de BRCA1 y BRCA2 que aumentan el riesgo para el cáncer de seno en las mujeres, también aumentan las probabilidades para el cáncer de mama en los hombres por ocho veces, según la American Cancer Society, y también aumentan las probabilidades para el cáncer prostático.

La madre, la abuela y la tía de Jolie habían muerto de cáncer y su decisión de removerse los senos, los ovarios y las trompas de Falopio para reducir su riesgo para el cáncer vino luego de múltiples pruebas y conversaciones con expertos. Además de la historia pública de Jolie, los avances tecnológicos han hecho posible poder evaluar más genes, hacer las pruebas más rápidas y hacerlas menos costosas. Las respuestas de las pruebas genéticas también pueden ayudar a guiar el tratamiento y las decisiones quirúrgicas en personas que ya han sido diagnosticadas con cáncer.

De dónde vienen sus genes

Sin embargo, usted no solamente debe estar consciente del historial genético de su madre, dice Arelis Mártir-Negrón, M.D., genetista médica y jefa del programa de genética clínica de Miami Cancer Institute. “Tantos los hombres como las mujeres pasan esas mutaciones genéticas a sus hijos. Eso significa que usted debe estar tan consciente del historial de cáncer de la familia de su padre como del de su madre. Conozca sus antecedentes familiares. Haga preguntas”. Todo el mundo hereda dos copias de cada gene: una de su madre y una de su padre. Las variaciones en los genes son normales y son lo que nos da nuestra diversidad. Pensar en la genética como una receta puede ayudar a algunas personas a entenderla mejor, según los asesores genéticos. Un cambio sutil en la receta puede que no haga mucha diferencia, pero añadir un ingrediente incorrecto o tener demasiado o muy poco de otro ingrediente puede cambiar la receta de forma drástica.

Dos artículos publicados recientemente en la revista New England Journal of Medicine resaltan el riesgo de cáncer asociado con genes específicos que fueron examinados en poblaciones grandes. La investigación es importante, dice la Dra. Morrell, ya que no todas las mutaciones genéticas conllevan el mismo riesgo. “Una mutación de BRCA puede tener un riesgo de un 80 por ciento para el cáncer de seno, pero una mutación de ATM puede tener un riesgo vitalicio de un 20 por ciento”, dice ella. “Con cosas muy distintas y es por eso que tener esta información es tan valioso”.

Los equipos genéticos de Lynn Cancer Institute y Miami Cancer Institute ofrecen una atención multidisciplinaria para sus pacientes, a menudo también a los miembros de su familia que también puedan estar afectados, para entender mejor sus riesgos, ayudarles a determinar si las pruebas genéticas serían beneficiosas y asistirle para entender los resultados, ya sean positivos, negativos o inconclusos.

El equipo también desarrolla planes de prevención personalizados para “previvientes”, el término que se usa para las personas con una predisposición para el cáncer. Los planes pueden incluir cambios de estilo de vida, tales como dietas específicas, ejercicio y recomendaciones para reducir el estrés, o liderar una discusión acerca de las opciones de medicamentos o incluso acerca de la cirugía preventiva.

¿Quién debe considerar las evaluaciones genéticas?

Además de ver a más hombres, quienes no vienen a menudo para hacerse evaluaciones genéticas y a veces no entienden las implicaciones para los miembros de su familia, los médicos quisieran en especial que la gente considera las evaluaciones genéticas si ellos:

  • Han tenido cáncer personalmente
  • Tienen una edad temprana para el comienzo del cáncer en su familia
  • Tienen un miembro de la familia con múltiples tipos de cáncer
  • Tienen un árbol familiar con múltiples tipos de cáncer, especialmente de un lado o del otro
  • Son miembros de ciertos grupos ancestrales con tasas más altas de algunas mutaciones genéticas, incluyendo aquellas personas con descendencia judía de Europa del este

Las parejas que tienen antecedentes familiares de cáncer y están considerando tener hijos también aprovechan frecuentemente la asesoría genética. “Si usted verdaderamente quiere poder decirles a sus hijos que no están en riesgo para una mutación en particular, ambos padres deben hacerse las pruebas”, dice la Dra. Morrell. “El descendiente solamente puede heredar una mutación que tengan los padres. Las mutaciones no saltan una generación y no se mueven entre un abuelo y un nieto sin el padre o la madre tenerlas también”.

Para más información acerca de las evaluaciones y pruebas genéticas y acerca de la asesoría genética en el Morgan Pressel Center for Cancer Genetics at Lynn Cancer Institute, haga clic aquí. Para información acerca del programa de genética clínica de Miami Cancer Institute, haga clic aquí.

Tags: