Procediendo con cautela: Las personas de 65 años o más que caminan a sus perros pueden ser más susceptibles a las lesiones

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

10 de April de 2019


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Salir en una caminata vigorosa puede ser una rutina aeróbica ideal o una excelente manera de comenzar un programa de ejercicios. Sin embargo, los adultos de 60 años y mayores, o aquellos con problemas de equilibrio, deben tomar precauciones que incluyan ser evaluados por un médico para su riesgo de caídas.

Ahora, un nuevo estudio encontró que caminar un perro con una correa – lo cual normalmente es considerado un buen ejercicio tanto para el perro como para el dueño – puede aumentar el riesgo para las fracturas en los adultos mayores. Estas lesiones pueden ser serias e impactantes tales como fracturas de cadera – y estos tipos de accidentes al caminar a los perros están aumentando significativamente, según un estudio publicado en la revista médica JAMA Surgery. Las mujeres mayores que tienen perros que requieren ser caminados tenían un riesgo aún mayor para las lesiones, según los investigadores.

Desde el 2004 hasta el 2017, los investigadores dijeron que hubieron más de 32,000 casos de fracturas en las salas de emergencia de los hospitales, asociados con caminar a perros con correas entre personas de 65 años y mayores. Estos casos aumentaron de un estimado de 1,671 visitas a la sala de emergencia en el 2004 a 4,396 en el 2017 – eso es un aumento de un 62 por ciento.

La razón primaria por la cual los adultos mayores son más susceptibles a las fracturas incluyen una densidad ósea más baja a medida que envejecen y un aumento en la frecuencia de las caídas. Las mujeres mayores con perros que requieren ser caminados tienen un riesgo significativamente más alto para las lesiones, según el estudio. En general, los adultos mayores tienen una mayor tendencia para las lesiones relacionadas con las caídas debido a los reflejos más lentos, los problemas de equilibrio, la fortaleza muscular disminuida, la mala visión, las enfermedades, la deshidratación y las reacciones a los medicamentos que pueden incluir la pérdida del equilibrio o los mareos.

Sin embargo, otros adultos pueden beneficiarse bastante de un programa de ejercicio seguro con las precauciones adecuadas – y posiblemente con medicamentos para tratar los problemas de salud subyacentes los cuales pueden contribuir a las caídas, dicen los médicos y los expertos en ejercicios.

“Siempre es importante que las personas mayores se hagan sus chequeos médicos regulares, y si tienen alguna duda, que consulten con sus médicos acerca de cómo comenzar un programa de ejercicios”, afirmó Rozan Razzouk, M.D., doctora de medicina familiar con Baptist Health Primary Care. “Con la asistencia de un médico, ellos pueden determinar cuánto pueden tolerar”.

Como parte de un estudio principal el año pasado de personas que han hecho ejercicios durante toda la vida, los investigadores encontraron que los adultos en sus medianos 70 que habían estado activos durante la mayoría de sus vidas, tenían una salud cardiovascular similar a la de una persona de 40 a 45 años. Los beneficios del ejercicio regular, involucrando tanto los aeróbicos y las rutinas de fortaleza muscular, han sido ampliamente establecidos para ayudar a prevenir las condiciones crónicas, incluyendo la enfermedad cardiaca y la diabetes.

“El ejercicio regular puede ayudar a reducir el deterioro cognitivo a medida que envejecemos”, dijo la Dra. Razzouk. “La actividad física puede ayudar a agudizar la mente, así como también reducir o prevenir las enfermedades crónicas tales como la diabetes, la artritis, la presión alta y la enfermedad cardiaca”.

Aun así, el nuevo estudio de caminar a los perros resalta el tema de la seguridad para las personas de tercera edad que hacen ejercicios regularmente cuando sacan a caminar a sus perros. “Para los adultos mayores – especialmente para los que viven solos y tienen una densidad ósea reducida – los riesgos asociados con caminar a los perros con una correa ameritan consideración”, escribieron los autores del estudio. “Inclusive una sola lesión podría resultar en una posible fractura de cadera que puede ser mortal, en complicaciones de por vida o en la pérdida de la independencia”.

Pasos para prevenir las caídas

He aquí seis pasos principales que usted puede tomar para prevenir una caída, según el National Council on Aging:

  1. Busque un buen programa de equilibrio y ejercicios. Trate de aumentar su equilibrio, su fortaleza y su flexibilidad. Encuentre un programa que le guste y vaya con un amigo.
  2. Hable con su proveedor de atención de salud. Pida una evaluación de su riesgo para las caídas. Comparta su historial de caídas recientes.
  3. Repase sus medicamentos regularmente con su médico. Asegúrese que los efectos secundarios no estén aumentando su riesgo para las caídas. Tome sus medicamentos solamente como le han sido recetados.
  4. Chequéese la vista y la audición anualmente, y actualice su receta de espejuelos. Sus ojos y sus oídos son la clave para mantenerlo seguro en sus pies.
  5. Mantenga su hogar seguro. Quite cualquier cosa que pueda ponerle en peligro de tropezarse, aumente la iluminación, asegúrese que las escaleras sean seguras, instale barras de apoyo en áreas designadas.
  6. Hable con sus familiares. Pida su ayuda para tomar estos simples pasos para mantenerse seguro. Las caídas no son sólo un problema para los adultos mayores.

Directrices para adultos de 65 años o mayores
Si usted tiene 65 años o más, está en buena condición física y no tiene condiciones de salud que le limiten, puede seguir estas directrices de ejercicios, según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés):

Etiquetas:


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *