Cómo prevenir un segundo ataque cardiaco

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

28 de July de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Los ataques cardiacos o infartos de miocardio, ocurren cuando un coágulo de sangre o un pedacito de placa bloquea una de las arterias que lleva sangre al corazón. Este bloqueo de una arteria coronaria causa que un área del corazón sea depravada de oxígeno, lo cual daña el músculo y afecta su función adecuada.

La Asociación Americana del Corazón (AHA por sus siglas en inglés) reporta que un 90 por ciento de los 605,000 ataques cardiacos estimados que ocurren en los EE.UU. cada año son sobrevividos. Sin embargo, los ataques cardiacos subsecuentes – alrededor de unos 200,000 cada año, según las estadísticas más recientes – ocurren dentro de los primeros cinco años del ataque cardiaco inicial y pueden ser mortales. Por eso, prevenir un segundo ataque cardiaco puede salvarle la vida.

John Morytko, M.D., cardiólogo con Miami Cardiac & Vascular Institute

John Morytko, M.D., cardiólogo con Miami Cardiac & Vascular Institute, relata los seis consejos principales que él les da a sus pacientes para prevenir otro ataque cardiaco.

Núm. 1: La educación es clave

“Yo les dejo saber a mis pacientes que un segundo ataque cardiaco es algo probable”, dijo el Dr. Morytko. “Ellos piensan a menudo que no puede pasarles a ellos de nuevo, pero sí puede ocurrir y sí ocurre”.

El Dr. Morytko les dice a los pacientes de ataque cardiaco que hagan seguimiento con su cardiólogo después de su tratamiento inicial para hablar acerca de cómo reducir su riesgo para sufrir otro ataque cardiaco.

“Reducir el riesgo es un proceso constante, y sabemos que las formas más eficaces de reducir los riesgos son a través de las modificaciones al estilo de vida”, dijo él.

Núm. 2: Tomen sus medicamentos

El Dr. Morytko también enfatiza la importancia de tomar los medicamentos recetados como sean indicados después de un ataque cardiaco. La aspirina de dosis baja, especialmente, se ha demostrado que previene otros ataques cardiacos, dice él. Además, él aconseja a sus pacientes de ataques cardiacos que se tomen sus estatinas para reducir el colesterol, y así evitar los ataques cardiacos futuros.

“Es esencial que las personas cumplan con la toma de sus medicamentos después de un ataque cardiaco”, dijo él. Vemos pacientes, especialmente los pacientes más jóvenes, que dejan de tomarse sus medicamentos cuando empiezan a sentirse bien. Esa es una práctica peligrosa que puede llevar muy fácilmente a otro ataque cardiaco”.

Núm. 3: Mejoren su nutrición y sus hábitos de ejercicios

Los estudios han demostrado que los estilos de vida con sobrepeso, obesidad y los estilos de vida sedentarios desempeñan papeles importantes en panorama de los ataques cardiacos. Por eso, el Dr. Morytko urge a sus pacientes a que consuman una dieta saludable y que hagan ejercicios moderados regularmente.

Él sugiere consumir alimentos bajos en sodio, grasas trans y colesterol, y limitar el consumo de carbohidratos, especialmente los que se derivan de los alimentos procesados y altos en azúcar. Él recomienda la Dieta de la Asociación Americana del Corazón y la Dieta Mediterránea, ambas de las cuales recomiendan el consumo de alimentos basados en las plantas tales como frutas, vegetales, granos enteros, frijoles y nueces, así como también un consumo moderado de pescado y aves, y solamente el consumo ocasional de productos de carne roja y productos lácteos.

El Dr. Morytko también recomienda que los pacientes de ataque cardiaco aumenten su nivel de actividad. Para lograrlo, él recomienda que se inscriban en un programa de rehabilitación cardiaca para fortalecer su músculo cardiaco y su sistema cardiovascular, mientras mejoran su salud en general. Después del programa recomendado de 12 semanas de rehabilitación, él recomienda que los pacientes se adhieran a las directrices de ejercicios de la Asociación Americana del Corazón y que se ejerciten a una intensidad moderada, donde aún se puede tener una conversación, por 150 minutos cada semana.

Núm. 4: Manejen el estrés

Los ejercicios que recomienda el Morytko tienen el beneficio adicional de ayudar a manejar el estrés, mejorar el sueño y reducir la ansiedad y la depresión.

“El estrés es un contribuidor conocido para los ataques cardiacos”, dijo él. “Al reducir y manejar su estés, usted también reduce significativamente su riesgo para un ataque cardiaco”.

El Dr. Morytko señala a la mala higiene del sueño como un factor contribuidor al aumento en los niveles de estrés y les urge a las personas que tomen pasos para dormir bien por las noches. Estos incluyen acostarse y despertarse a la misma hora diariamente, mantener un dormitorio fresco, apagar los aparatos electrónicos por lo menos una hora antes de acostarse y evitar la cafeína. Él también recomienda evitar el consumo de alcohol a menos de dos tragos al día.

Núm. 5: Controlen la presión sanguínea y la diabetes

La hipertensión, o la presión alta, ocurre cuando el músculo del corazón tiene que trabajar más duro para bombear sangre a través del cuerpo. Esa presión constante en las paredes de las arterias y las venas que llevan la sangre puede causar daños que pueden llevar a un ataque cardiaco, un infarto cerebral y otros problemas circulatorios. De manera similar, los altos niveles de azúcar en la sangre que se ven en la diabetes debilitan la circulación y la función del corazón.

El Dr. Morytko dice que controlar tanto la presión sanguínea como los niveles de azúcar en la sangre, es algo crucial para prevenir un segundo ataque cardiaco.

“Las dietas saludables y tomar los medicamentos prescritos para controlar estos factores también son importantes”, dijo él. “Trabajar con su médico de atención primaria o su endocrinólogo puede ayudarle a lograr un control óptimo y a reducir significativamente sus probabilidades de sufrir un segundo ataque cardiaco”.

Núm. 6: Dejen de fumar

El Dr. Morytko también recomienda encarecidamente que la gente deje de fumar o de hacer vaping.

“Si usted no deja de fumar, va a tener otro evento vascular. Sólo se trata de cuándo”, advirtió él.

Los programas para dejar de fumar y las terapias de reemplazo de nicotina están disponibles a través de los proveedores de seguro y los programas de salud comunitarios. El Dr. Morytko dice que encontrar estos recursos a través de su médico o de su proveedor de seguro debe ser el primer paso para reducir su riesgo si usted fuma o hace vaping.

Al seguir estas seis recomendaciones, el Dr. Morytko dice que las probabilidades de sufrir un segundo ataque cardiaco se reducen exponencialmente.

“Estos consejos son basados en la evidencia, respaldados por la ciencia y además funcionan”, dijo él. “Reducir los riesgos es un proceso constante que es necesario para prevenir otro ataque cardiaco que podría resultar mortal”.

Tags: , ,


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *