De regreso a lo básico: Cómo prevenir y tratar el dolor en la parte baja de la espalda

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

3 de agosto de 2016


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

La ciencia ha validado lo que han visto los médicos de las salas de emergencia y los de atención primaria a través de los años: Más personas están buscando atención médica debido a los episodios de dolor en la parte baja de la espalda.

De hecho, utilizando el Global Burden of Disease Study en el 2010, los investigadores han notado que la incidencia de dolor en la parte baja de la espalda aumentó por un 43 por ciento a nivel mundial – de 58.2 millones a 83 millones – entre el 1990 y el 2010. Y en los Estados Unidos, el dolor en la parte baja de la espalda representa más de un 3 por ciento de las visitas a las salas de emergencia, según un estudio publicado en la revista The Spine Journal. Además, un estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) demuestra que los dolores de espalda y los dolores de cabeza han sido citados como la causa número uno de las ausencias del trabajo.

Hanif Williams, M.D., médico de Baptist Health Medical Group con Baptist Health Primary Care  y director del Departamento de Medicina Familiar de Baptist Hospital, dice que la mayoría de sus pacientes que buscan atención médica para sus dolores en la parte baja de la espalda sufren de tensión muscular causada por la actividad física exagerada.

“Lo que estamos viendo con la población más joven es que la gente está tratando de ponerse en forma, pero no tienen el tiempo suficiente durante la semana”, dijo él. “Entonces lo hacen todo durante el fin de semana y terminan lesionándose. Las lesiones también ocurren cuando la gente se pone a hacer trabajos físicos que no hacen usualmente y no conocen la mecánica corporal adecuada para realizar esos trabajos”.

El tratamiento efectivo y la prevención de los dolores en la parte baja de la espalda

Una nueva serie de investigaciones sugiere que seguir los pasos más simples puede ser la mejor manera de tratar y de prevenir las futuras lesiones o episodios de dolor en la parte baja de la espalda. Un artículo reciente en la revista JAMA Internal Medicine examinó las maneras más efectivas de prevenir los dolores en la espalda baja. Se encontró que el ejercicio regular, junto con la educación acerca de la anatomía de la espalda, las técnicas para levantar o alzar apropiadamente y la postura, eran las maneras más efectivas para prevenir el dolor de la parte baja de la espalda. Además, un estudio publicado en JAMA el pasado año concluyó que los analgésicos tales como el acetaminofén y los medicamentos antiinflamatorios tales como naproxen eran más eficaces para tratar el dolor en la espalda baja que los medicamentos opioides, los cuales pueden ser altamente adictivos.

Ejercicio

El Dr. Williams está de acuerdo con estos hallazgos. Él comienza el tratamiento para el dolor en la parte baja de la espalda causado por la tensión muscular recomendando un programa de ejercicio enfocado en el fortalecimiento de la zona abdominal, incluyendo los músculos de la espalda. Él dice que estos ejercicios, combinados con un analgésico ligero o con un medicamento antiinflamatorio y con aplicaciones de hielo entre dos y tres veces por día, a menudo ayudan a remediar la lesión inmediata. El programa de ejercicio también tiene el beneficio adicional de prevenir lesiones futuras a medida que los músculos se van fortaleciendo. En los casos más severos, el Dr. Williams envía a los pacientes a un fisioterapeuta para ayudarles a recobrar la función además del enfoque en el fortalecimiento del los músculos del área abdominal.

Terapia física

Si un corto régimen de ejercicio o de fisioterapia no es de ayuda, o si el paciente ha experimentado tensión muscular recurrente en la parte baja de la espalda, el Dr. Williams puede referir a sus pacientes a un especialista como Christine Villoch, M.D., una fisiatra de Baptist Health Medical Group con el Baptist Center for Spine Care, quien a menudo trata a pacientes debido a los dolores crónicos de la parte baja de la espalda que no mejoran con los tratamientos iniciales.

“Cuando el dolor ha durado unas cuatro semanas o recurre varias veces durante el transcurso de un año y el paciente no tiene ningún déficit neurológico ni tiene una causa traumática, yo recomiendo la fisioterapia por hasta seis semanas”, dijo la Dra. Villoch. La terapia se enfoca en fortalecer en área abdominal y en aumentar la flexibilidad en los músculos flexores de la cadera y en los tendones de la corva, los cuales apoyan a los músculos de la espalda. Además, ella recomienda un programa ejercicio en casa basado en los principios de estiramiento y de fortalecimiento del yoga y del Pilates. Ella también recalca la importancia de mantener un peso saludable, con menos grasa abdominal, y una postura correcta y técnicas apropiadas para levantar o alzar objetos.

Medicamentos

Como el Dr. Williams, la Dra. Villoch a menudo comienza recetándole a sus pacientes un medicamento antiinflamatorio que puede reducir la inflamación que causa los movimientos dolorosos. Ella también puede recomendar relajantes musculares para aliviar los síntomas. En los casos más severos, ella podría utilizar los bloqueos epidurales o los bloqueos de facetas lumbares para reducir el dolor y ayudar al paciente a funcionar mejor.

Opioides

Es rara la vez que tanto el Dr. Williams como la Dra. Villoch receten tratamiento de opioides cuando no exista un trauma a la espalda o un dolor debilitante. Esto es consistente con las directrices de los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades(CDC por sus siglas en inglés) para recetar analgésicos opioides para el dolor crónico.

“Los opioides no tratan el problema subyacente”, dijo el Dr. Williams. Nuestro enfoque es el de ayudar al paciente a funcionar nuevamente, mientras se evita la dependencia que puede desarrollarse rápidamente del uso de los analgésicos opioides y la tolerancia que también ocurre”.

La Dra. Villoch está de acuerdo y añade que los pacientes que deben someterse al tratamiento con opioides deben hacerlo por un período de tiempo muy limitado para evitar la adicción.

Con las tendencias a vivir estilos de vida sedentarios, las poblaciones con sobrepeso y obesidad y los “guerreros de fin de semana” quienes están tratando de compensar por el tiempo de ejercicio perdido, los dolores en la parte baja de la espalda seguro que continuarán a amenazar el bienestar y la productividad de los estadounidenses. Pero con conocimiento y con algunos pasos simples, podemos ayudar a prevenir el dolor y las lesiones de la parte baja de la espalda simplemente regresando a lo básico.

Etiquetas: , ,


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *