Preguntas al psiquiatra: El efecto de los fuegos artificiales sobre el estrés y la ansiedad a menudo se pasa por alto

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

30 de June de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Los espectáculos de fuegos artificiales son una parte importante de muchas celebraciones del 4 de julio y de Víspera de Año Nuevo, y emocionan a las multitudes cuando llenan el cielo de destellantes cohetes, estallidos de estrellas y estruendos que hacen temblar el suelo. Pero esos estruendos pueden presentar un problema, y no sólo para nuestros amigos de cuatro patas, según una psiquiatra especializada en el tratamiento del trastorno de estrés postraumático (PTSD por sus siglas en inglés) y otros trastornos emocionales.

Rachel Rohaidy, M.D., psiquiatra de Baptist Health Primary Care y directora de The Recovery Village en Baptist Health

“Los perros no son los únicos que pueden aterrorizarse con el sonido de los fuegos artificiales”, dice Rachel Rohaidy, M.D., psiquiatra de Baptist Health Primary Care, que también es directora de The Recovery Village en Baptist Health. “Para algunas personas con ciertos trastornos de ansiedad o PTSD, los ruidos fuertes y los estallidos pueden aumentar su ansiedad y provocar mucho miedo”.

La Dra. Rohaidy reconoce que este 4 de julio es especial. “Siempre hay mucha emoción porque esperamos reunirnos y celebrar con la familia, los amigos y nuestra comunidad, especialmente este año después de más de dos años de aislamiento social”, dice ella. Pero, añade, que también hay más ansiedad y estrés.

“Desafortunadamente, muchos pacientes actuales presentan más estrés y trastornos de ansiedad que antes estaban controlados y ahora reaparecen, y también aparecen pacientes con nuevos trastornos”, dice la Dra. Rohaidy. Según la American Psychological Association (APA), un tercio de las mujeres y un cuarto de los hombres sienten ansiedad durante las fiestas”.

“Las fiestas como el Día de la Independencia, el Día de Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo añaden otro nivel de estrés que no tienen otras fiestas, y nos afecta a nosotros y a los que nos rodean”, advierte la Dra. Rohaidy. La doctora ofrece algunos consejos útiles para minimizar el estrés y disfrutar del 4 de julio o de cualquier otra celebración.

Consejos para controlar el estrés y la ansiedad de las fiestas

Practique el autocuidado y saque tiempo para usted:

Dedicar tiempo a uno mismo puede ser tan sencillo como tomarse 15 minutos para hacer yoga, meditar o rezar, escribir un diario, tejer o leer un libro. Esos 15 minutos son para usted. Es bueno tener las cosas escritas para poder ver lo que tiene por delante y mantenerse al tanto de su propia salud mental.

Programe tiempo para las preocupaciones:

No tiene que preocuparse todo el día. Programe un tiempo para preocuparse cada día. Anote sus preocupaciones y piense en cosas razonables que pueda hacer para superarlas o resolverlas y designe un momento para ocuparse de sus preocupaciones. No deje que se multipliquen.

No se complique: 

¿A quién no le gusta una buena fiesta? Sin embargo, preparar una fiesta puede ser agotador. Planifique con anticipación para ayudar a reducir el estrés y no sienta que tiene que hacerlo todo usted mismo, permita que otros le ayuden. Haga un pedido por Internet, pida que le traigan la comida a casa o planifique una fiesta en grupo. Enfóquese en lo que es realmente importante para usted: reunirse con las personas que le importan y celebrar una fiesta u ocasión importante. Recuerde también que la gente va a su casa porque les gusta y quieren estar con usted.

Replantee su estrategia de regalos: 

A todos nos gusta dar y recibir regalos. En lugar de preocuparse por lo que va a comprar, cambie su pensamiento por el de “qué bonito que esta persona haya pensado en mí”, y sabe que ellos sienten lo mismo por usted. Y hágalo divertido: haga un intercambio de regalos en el que la gente se turne para elegirlos. Los mejores regalos rara vez acaban en manos de quienes los seleccionaron primero, y la cosa puede volverse bastante reñida a medida que se abren más regalos”.

Establezca sus límites: 

Priorice su salud y sus necesidades. Su propia salud mental mejorará su salud y bienestar general. Coma sano, haga ejercicio y practique la higiene del sueño. Piénselo dos veces antes de abusar del alcohol. Si está tras una infección por COVID, aléjese de las toxinas.

Diga “¡NO!” (Y sepa que está bien decir “¡NO!”):

Reconozca que si las cosas no están bien para usted, no están bien para usted. Fin del cuento. Si no quiere que alguien vaya a su casa, o que se discutan ciertos temas, hágaselo saber a la gente.

Identifique sus desencadenantes:

Si conoce sus factores desencadenantes (por ejemplo, las explosiones fuertes) y puede identificar la fuente (sus vecinos lanzan fuegos artificiales todos los años el 4 de julio), mantenga una conversación con el vecino y sea tan abierto y honesto como pueda. Si no se siente cómodo quedándose para ver el “gran espectáculo”, tal vez pueda ir a casa de un amigo donde no haya fuegos artificiales.

Haga un plan:

Todos hemos pasado por muchos cambios en los últimos años y planificar con anticipación reduce el estrés, ya que le ayuda a estar al tanto de sus desencadenantes y a evitar situaciones difíciles. ¿Le incomoda salir? Quédese en casa o invite a alguien a su casa. O únase a un grupo de Facebook y mire lo que el grupo está planeando: siempre puede encontrar cosas que hacer con la gente virtualmente si se siente solo. Si le invitan a algún lugar y siente que debe asistir, lleve a su pareja o a un amigo. Cree un código para salir de la reunión cuando alguno de los dos sienta que ya ha tenido suficiente. Practique estas cosas con regularidad y le ayudarán a aliviar la ansiedad y el estrés.

Pida apoyo:

Está bien sentirse abrumado. Conozca sus limitaciones y adelántese a sus desencadenantes y a las cosas que le incomodan. Acuda a su familia, a sus amigos y a su comunidad y hágales saber con lo qué está luchando para que le entiendan. Fije sus objetivos y pida ayuda.

Tags: , , , , ,