Peligro en el botiquín: Sus hijos pueden estar en riesgo

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

28 de febrero de 2017


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Usted tiene tos o catarro y todo lo que desea es aliviarse de los molestos síntomas. Entonces va a la farmacia, compra un remedio sin receta y el cajero le pide ver su licencia de conducir. ¿Para un medicamento para la toz? ¿En serio?

La Florida se convirtió en el 10mo estado del país en prohibir la venta de dextrometorfano a los menores de edad con una nueva ley que entró en vigor en enero. El esfuerzo tiene el propósito de reducir la cifra de jóvenes que usan el medicamento para endrogarse. Dicho medicamento está presente en más de 100 productos para aliviar la toz y el catarro en los Estados Unidos. Eso significa que muchas tiendas de la Florida pueden pedirle a los consumidores identificación cuando vayan a comprar estos productos. Y aunque no es requerido, algunas tiendas pueden comenzar a mantener estos medicamentos detrás del mostrador de la farmacia, como ya lo hacen con la seudoefedrina, otro medicamento sin receta que se abusa con frecuencia.

Considerando estos pasos, los padres pueden preguntarse a si mismos si ellos también están haciendo lo suficiente en casa como para restringirle el acceso a sus hijos a esta y a otras drogas potencialmente peligrosas.

El problema: Son fáciles de conseguir

Los chicos que deseen experimentar con sustancias no tienen que comprárselas a un narcotraficante. Más de un 40 por ciento de los adolescentes que admiten el abuso o el uso indebido de las drogas dicen que las encontraron en el botiquín de medicamentos en sus propias casas, según una encuesta por el National Institute on Drug Abuse (NIDA).

El fácil acceso le permite a los jóvenes comenzar temprano. Por ejemplo, los estudiantes de octavo grado que admitieron haber usado drogas reportaron un aumento de un 61 por ciento en el uso indebido de los medicamentos sin receta para la toz el año pasado, según la encuesta de la NIDA.

“Sí vemos efectos segundarios de los remedios para la toz y el catarro que están fácilmente disponibles sin receta”, afirmó Fernando Mendoza, M.D., director médico del departamento de emergencia de Baptist Children’s Hospital. “Y los preadolescentes están experimentando más a menudo con estos comportamientos riesgosos”.

Es una realidad que puede ser difícil de aceptar para algunas familias. Los mismos padres que una vez fueron tan vigilantes para mantener sus medicamentos fuera del alcance de sus chiquitines, a menudo se relajan a medida que sus hijos van creciendo y el consumo accidental ya no resulta ser un riesgo.

“No baje la guardia solamente porque ya sus hijos pasaron esa edad de ser bebés o niños pequeños”, aconseja el Dr. Mendoza. “Sus hijos exploraron cuando eran pequeños, y siguen explorando a medida que van creciendo. Los preadolescentes y los adolescentes son curiosos por naturaleza – ya sea con el alcohol, las drogas, los vapores o los medicamentos que mantenemos en casa”.

Detalles acerca de los medicamentos para la toz

Aunque la nueva ley de la Florida pone restricciones en la venta de dextrometorfano, también conocido como DXM, la droga no ha sido prohibida. Y eso significa que las familias seguirán teniéndola en sus botiquines. De hecho, la mayoría de las familias probablemente tienen algunos productos que contienen DXM en sus hogares en este momento, tomando en consideración que es el supresor de tos de mayor venta en los Estados Unidos, según la Consumer Healthcare Products Association. El dextrometorfano se puede encontrar en medicamentos como Robitussin, Dimetapp, Dayquil, Nyquil, Triaminic, Vicks Formula 44, Comtrex, Contact, Theraflu, Mucinex, Pediacare – y muchos otros. Está presente no solamente en los jarabes para la tos y en los líquidos para el catarro, pero también en las tabletas y en las cápsulas.

DMX, que fue aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos en los años 1950, es una sustancia sintética que está relacionada químicamente con la codeína. La sustancia trabaja para reducir el límite para el reflejo de tos en el cerebro. Es considerada una droga segura a dosis recomendadas, pero se sabe que los preadolescentes y los adolescentes consumen la dosis recomendada multiplicada por cientos para drogarse.

Las personas que han abusado del dextrometorfano describen distintos “niveles” que van desde las leves distorsiones de sus alrededores, a las alucinaciones visuales y las sensaciones “fuera del cuerpo”. Los efectos secundarios incluyen vómitos, mareos, visión borrosa, dificultades del habla, la pérdida de coordinación física y más. DXM puede causar daños al corazón o al sistema nervioso según el Florida Poison Control Center. Los efectos pueden empeorar a medida que aumenta la dosis. El peligro también aumenta si el producto es consumido como un remedio para síntomas múltiples que contiene ingredientes activos adicionales, o si se combina con el alcohol.

Un exceso de dependencia en los medicamentos para la tos y el catarro

Muchos adolescentes prueban el DXM porque asumen incorrectamente que aún en dosis altas, el medicamento aún debe ser más seguro que las drogas ilícitas. Y porque la droga es tan común, los padres también tienden a subestimarla, según los expertos de la NIDA y de otras organizaciones.

“Solamente porque está fácilmente disponible no significa que es segura”, dijo el Dr. Mendoza.

Algunos defensores de la salud y otros expertos médicos han cuestionado la dependencia estadounidense en los medicamentos para la tos y el catarro, aún cuando existe una enfermedad legítima. “Tenemos que recordar que las preparaciones para la tos y el catarro están hechas para tratar los síntomas y no la causa”, dijo el Dr. Mendoza.

Efectos secundarios y restricciones de edad

Debido a los posibles efectos secundarios, los medicamentos para la tos y el catarro no son recomendados para niños menores de 4 años según la American Academy of Pediatrics, y dicha organización médica está considerando aumentar la edad de la recomendación para cubrir a los niños menores de 6 años, dijo el Dr. Mendoza.

Los padres siempre deben estar al tanto y buscar el consejo de un médico si los síntomas de tos o catarro empeoran o si hay cualquier señal de dificultades para respirar, deshidratación y fiebres persistentes, dijo el Dr. Mendoza. Sin embargo, si se trata de un catarro típico, los síntomas se resuelven por si solos con un poco de tiempo y de descanso, dijo él.

“Nuestras expectativas para una rápida resolución de estas enfermedades virales deben ser atenuadas por la realidad de que a veces lo único que podemos hacer es dejarlas seguir su curso”, dijo el Dr. Mendoza. “A menudo los remedio caseros, tales como usar la miel de abeja para los niños mayores con tos pueden ser sorprendentemente eficaces, como fue comprobado en un estudio reciente”.

En vez de hacer eso, y con la esperanza de sentirnos mejor o de ayudar a nuestros niños a sentirse mejor,  a menudo buscamos productos tales como los que contienen DXM. Y una vez que pasa la enfermedad, los guardamos para la próxima, lo cual abre la puerta a un problema completamente distinto.

“Los padres pueden estar influenciados por los anuncios dirigidos a los consumidores, los cuales pueden hacer parecer que estos medicamentos sin receta son efectivos e inofensivos”, dijo él. “Sin embargo, el deseo de aliviar los síntomas puede venir acompañado de un costo, con efectos secundarios inesperados”.

 


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *