Para personas con artritis, es muy importante hacer ejercicio de forma regular y segura

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

14 de December de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Si usted tiene algún grado de artritis, como se estima que lo tiene una cuarta parte de la población adulta de los Estados Unidos, participar en una actividad física regular que no haga daño a las articulaciones puede mejorar el dolor relacionado con la artritis, la función y su calidad de vida en general.

Los médicos de Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute, parte de Baptist Health, quienes tratan a pacientes con artritis sin duda tendrán una discusión sobre la incorporación de ejercicio regular en sus vidas, con ciertas consideraciones para evitar lesiones por uso excesivo o agravar las condiciones existentes. Incluso los cirujanos más cualificados aconsejarán a los pacientes sobre la actividad física, con la esperanza de evitar la cirugía.


Alexander van der Ven, M.D., cirujano ortopeda con Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute.

“Es la primera conversación que tengo con cada persona que entra por la puerta. ¿Qué hace para hacer ejercicio? ¿Qué hace para mantenerse en forma?”, explica Alexander van der Ven, M.D., cirujano ortopeda con Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute. “Y cuando dicen no hago nada, no importa lo que necesiten, los enviamos al gimnasio, o los referimos a un entrenador, o a un fisioterapeuta. Les damos instrucciones. Básicamente intentamos darles poder. Intentamos darles confianza e instruirles sobre cómo hacer ejercicio y por qué es importante”.

Durante décadas, los beneficios del ejercicio para todos están bien documentados. La actividad física regular es vital para el control del peso, la salud cardiovascular y la prevención de enfermedades crónicas como las cardiopatías, la diabetes e incluso algunos tipos de cáncer, según han demostrado los estudios a través de los años. 

Tener sobrepeso u obesidad

Las personas con sobrepeso u obesidad tienen más probabilidades de desarrollar artrosis de rodilla que las personas sin sobrepeso. Además, la actividad física puede disminuir el dolor y mejorar la función física en un 40 por ciento aproximadamente, dicen los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC).  Aun así, 1 de cada 3 adultos con artritis es inactivo.

“Sabemos que las personas con artritis que hacen ejercicio se sienten mejor que las personas con artritis que no hacen ejercicio”, dijo el Dr. van der Ven, que supervisa el programa de cirugía de reemplazo de articulaciones de Doctor’s Hospital. “Sabemos que las personas obesas tienen más inflamación. Las llaman citoquinas y adipoquinas, que son marcadores inflamatorios que liberan las células grasas. Y cuanto más sobrepeso se tiene, más inflamación se genera, lo que también provoca la progresión de la artritis.”

Alrededor de 55 millones de hombres y mujeres estadounidenses sufren de artritis, según los CDC. Es una de las causas principales de discapacidad, y contribuye al dolor, la rigidez y la inflamación de las articulaciones. La osteoartritis es el tipo más común de artritis. Se le ha llamado “artritis por desgaste”. Esta se desarrolla cuando el cojín suave que se encuentra entre los huesos (cartílago) se desgasta y las articulaciones se vuelven dolorosas, se inflaman y son difíciles de mover.

‘Mejor que los medicamentos’

El ejercicio funciona casi tan bien, “si no mejor, que el manejo con medicamentos para suprimir el dolor en nuestros cuerpos, dice el Dr. van der Ven.

Sin los beneficios del ejercicio, muchas personas pueden desarrollar “rutinas de mala compensación”, dice él.

“Si les duele la rodilla, empiezan a caminar de forma extraña y comienzan a utilizar músculos accesorios; entonces empiezan a tener bursitis en la cadera, empiezan a lastimarse la espalda y empiezan a tener bursitis en la rodilla”, explica el Dr. van der Ven. “Entonces se empieza con una condición y se empieza a crear otras dos o tres condiciones porque no están tratando esa condición correctamente”.

Cómo comenzar con seguridad

Los CDC tienen una sección dedicada para ayudar a las personas con artritis a empezar a hacer ejercicios. “Empiecen despacio y presten atención a cómo lo tolera su cuerpo”, afirman los CDC. “Las personas con artritis pueden necesitar más tiempo para que su cuerpo se adapte a un nuevo nivel de actividad”. Llegar a una rutina que se pueda hacer al menos tres veces por semana es crucial, dice el Dr. van der Ven.

“Por lo general, se va a crear un plan de ejercicios, que va a ser una rutina regular, de tres a cuatro veces a la semana de actividad de nivel moderado”, dice el Dr. van der Ven. “Usted querrá aumentar el ritmo cardíaco, siempre y cuando lo autorice el médico. Hay que generar esas endorfinas y ponerlas en marcha. Un poco de molestia está bien, pero el dolor no lo está. Hay que evitar las cosas que realmente duelen, pero se pueden encontrar actividades que no duelan, como la bicicleta estática, algo de entrenamiento con pesas, yoga, Pilates”.

Lo ideal es trabajar con un fisioterapeuta o entrenador, dice él. Pero su médico puede ponerle en marcha con la orientación adecuada.

“Para las personas con artrosis de grado bajo o moderado, ya sea de cadera, rodilla, espalda o tobillo, yo diría que probablemente el 80 por ciento va a responder con cierto éxito”, explica el Dr. van der Ven. “No estamos intentando que sean perfectos. Pero si podemos hacer que alguien mejore en un 75 por ciento de lo que estaba cuando vino por primera vez, creo que eso es un éxito”.

Evite las lesiones por sobreuso

Probar una combinación de rutinas de ejercicio es crucial para evitar las lesiones por sobreuso, explica el Dr. van der Ven. Si la actividad física causa episodios artríticos, la Clínica de Artritis de Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute se enfoca en ayudar a las personas artríticas y lesionadas a volver a sus actividades diarias y a un nivel de vida funcional utilizando técnicas no quirúrgicas y medicina ortopédica.

“Lo importante es que hay que cambiar”, dice el Dr. van der Ven, “no se puede hacer la misma actividad una y otra vez, o se producirá una lesión por sobreuso. Incluso caminar acabará creado lesiones por sobreuso. Hay que probar una combinación de cosas que aumenten el ritmo metabólico. Hay que aumentar la flexibilidad. Es necesario trabajar en la fuerza de los músculos centrales. Se debe seguir cambiando la rutina de ejercicios para evitar esas lesiones por sobreuso. Eso es muy importante”.

El primer reto al que se enfrentan muchos médicos cuando consultan a un paciente con artritis es cambiar la mentalidad de que el ejercicio es algo que no pueden o no deben realizar.

“Es cuestión de darles confianza”, dice el Dr. van der Ven, “Tenemos que aclarar sus ideas erróneas y aclarar lo que quizá alguien les dijo una vez, o leyeron una vez, o quizá ayudar a corregir los efectos de una experiencia traumática. Tal vez practicaron un deporte y luego se lesionaron la rodilla, y tienen tanto miedo que creen que eso les hará retroceder.

“Pero sabemos que las personas con artritis que hacen ejercicio se sienten mejor que las personas con artritis que no hacen ejercicio. Eso está universalmente aceptado y el ejercicio regular es fundamental para tratar sus síntomas”.

Tags: ,