- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Para el médico del equipo de los Miami HEAT, no hay tiempo libre para tratar/prevenir lesiones en atletas profesionales y recreativos

La destacada temporada de los Miami HEAT llegó a un abrupto final en el último partido de las finales de la Conferencia del Este, pero el trabajo de mantener a los jugadores saludables y en forma para la próxima temporada continúa para su inquebrantable médico de equipo.

Harlan Selesnick, M.D. [1], cirujano ortopédico de Baptist Health Orthopedic Care [2], ha sido el médico del equipo de los Miami HEAT desde que la franquicia comenzó en el 1988. (El Miami HEAT Sports Medicine Center está localizado en el recinto de Doctor’s Hospital de Baptist Health [3] en Coral Gables.)

Los jugadores de los HEAT ahora pasan por “exámenes físicos de salida”, dijo él.


Harlan Selesnick, M.D., cirujano ortopédico de Baptist Health Orthopedic Care, ha sido el médico del equipo de los Miami HEAT desde que la franquicia comenzó en el 1988.

“Tratamos de identificar cualquier área inquietante desde el punto de vista ortopédico”, explica el Dr. Selesnick. “Digamos que para algunos, podemos mejorar su flexibilidad, o mejorar la fuerza de sus cuádriceps, para que sea menos probable que tengan una rodilla de saltador durante el año. Identificamos áreas de posibles anomalías o debilidades. Y tenemos la temporada baja para tratar de trabajar realmente en esas condiciones con ellos, para que sea menos probable que se lesionen y tengan molestias la próxima temporada”.

Para los que no estén muy familiarizados con la medicina deportiva, he aquí algunas aclaraciones. Los cuádriceps son los cuatro músculos de la parte delantera del muslo. Trabajan juntos para ayudar a flexionar (o levantar) el muslo y extender (o enderezar) la rodilla. La “rodilla de saltador” se refiere a una lesión en el tejido que conecta la rótula con la tibia, o el tendón rotuliano que ayuda a los músculos a extender la rodilla.

La fama del Dr. Selesnick como cirujano ortopédico y especialista en medicina deportiva atrae a muchos pacientes no deportistas a su consulta. Algunos de ellos son “guerreros de fin de semana” activos que han oído hablar – o están muy familiarizados – con su trabajo con una serie de atletas profesionales que necesitan atención ortopédica.

“Tratamos a todo el mundo como alguien especial y tratamos de darle la misma atención al deportista recreativo que viene, como a nuestros deportistas profesionales, con las mismas oportunidades de diagnóstico por imagen, rehabilitación e intervención quirúrgica”, dijo el Dr. Selesnick.

Las lesiones: Agudas vs. de sobreuso

En su trabajo con los HEAT, los cuádriceps y la rodilla de saltador son sólo dos de varias condiciones que el Dr. Selesnick trata regularmente. Él divide los tipos de lesiones en dos categorías principales: agudas y de sobreuso.

“Las lesiones agudas no se pueden prevenir necesariamente”, dice él. “Si alguien se cae sobre la muñeca y se la rompe, no hay nada que se pueda hacer para evitarlo, o en el caso de alguien que se engancha el pulgar en el aro y se rompe un ligamento. No hay nada que se pueda hacer necesariamente para evitarlo”.

Y luego están las lesiones de sobreuso. “Esto no sólo ocurre con los jugadores de baloncesto. Es cierto para todos los deportes. Y esas lesiones por uso excesivo son cosas que nosotros, como médicos, podemos ayudar a prevenir. Por ejemplo, si alguien ha tenido un historial de lesiones en la pantorrilla o en los tendones de la corva, podemos trabajar en su flexibilidad. Y un calentamiento adecuado con estiramientos es muy importante”.

Cuando el Dr. Selesnick menciona “todos los deportes”, habla desde su experiencia, que va más allá del baloncesto.

También es el primer médico de equipo para el Inter Miami CF, el club de fútbol profesional estadounidense con sede en Miami. El Dr. Selesnick también es evaluador médico independiente y consultor de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) y de la Asociación de Jugadores de la NFL.

El Dr. Selesnick y otros médicos de Baptist Health Orthopedic Care también colaboran con los Miami Dolphins, los Florida Panthers, Florida International University, Florida Atlantic University y las escuelas públicas del Condado de Miami-Dade para ayudar a monitorear y tratar a sus atletas. También dirigen los equipos médicos en los principales eventos deportivos, como el torneo de tenis Miami Open en el Hard Rock Stadium de Miami Gardens y el Life Time Miami Marathon & Half Marathon.

Las lesiones más comunes

¿Cuáles son las lesiones agudas más comunes en el baloncesto? “Las más comunes que vemos son los esguinces de tobillo y los atascos de dedos, que son lo que se espera. Y a veces una distensión en la pantorrilla, o en los cuádriceps o en los tendones de la corva, aunque son menos probables en el baloncesto. Por ejemplo, vemos más de esas lesiones en los jugadores de fútbol”.

¿Las lesiones de sobreuso más comunes? “Las lesiones de sobreuso más comunes que realmente vemos en el baloncesto son las rodillas de saltador, lo que no es una gran sorpresa”, explica el Dr. Selesnick. “Eso puede abarcar la rótula o la tendinitis de la rótula. Se trata de una lesión por uso excesivo que es de esperar con la combinación de carreras, saltos y entrenamiento con pesas”.

En cuanto a correr de ida y vuelta, es un movimiento constante distinto entre los jugadores de baloncesto y los de fútbol, señala él. “Hay un movimiento constante en otros deportes, pero no necesariamente el vaivén que se ve en el baloncesto, y el movimiento lateral y la torsión que se ve”.

Aunque el Dr. Selesnick atiende tanto a atletas profesionales como a pacientes regulares, los tratamientos que prescribe pueden diferir significativamente basado en varios factores, como la edad, el alcance de la lesión y su estatus como deportistas.

“Por ejemplo, una rotura del LCA (tejido que conecta el hueso del muslo con la espinilla en la rodilla) en alguien de 45 años y que es un atleta recreativo que se lesionó esquiando no requiere necesariamente cirugía. Mientras que si se trata de un jugador de fútbol de élite de 20 años, sí que habría que operar. Así que se puede tener el mismo diagnóstico y no siempre el mismo tratamiento. Pero nos gusta intentar tratar a todo el mundo con la misma pericia diagnóstica y las mismas opciones de tratamiento que sean las mejores para ellos”.