Olímpico senior vuelve a competir sin dolor en las rodillas luego de un tratamiento en Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

8 de September de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

David Host, maestro retirado que se convirtió en un “olímpico senior” cumplirá 70 este año. El Sr. Host, que sirve como ejemplo destacado de la aptitud física que desafía la edad, muestra una forma atlética superior mientras corre antes del lanzamiento de jabalina, o se prepara para tirar un disco.

En el 2017, ganó el decatlón senior de Alabama en la competencia bienal para hombres y mujeres de 50 años o más, organizada por la National Senior Olympics Organization. El decatlón de diez pruebas es sinónimo del título de “mejor atleta” en los Juegos Olímpicos tradicionales.

“Fui al decatlón senior en el 2017 y lo gané”, recuerda el señor Host. “Terminé ese año y gané el título All-American en cinco eventos. Y de repente, en enero del 2018, mis rodillas me dijeron: ‘¿Sabes qué? Ya no vas a poder hacer esto’. “

Por supuesto, sigue compitiendo, a pesar de lo que le dijeron sus rodillas. Sin embargo, antes de su tratamiento en el Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute, parte de Baptist Health, lidiaba con un dolor constante. “Compitiendo o no, me dolían constantemente, simplemente caminando”, dijo él. “Cualquier cosa en la que tuviera que doblar la rodilla me dolía”.

Frank García, PA-C, de la Clínica de Artritis del Instituto, dijo que el tratamiento del Sr. Host incluyó la modificación de las actividades de ejercicio, la continuación de los ejercicios de estiramiento, y la inyección de corticosteroides intraarticulares, una inyección que se coloca directamente en una articulación para aliviar el dolor.

La inyección de corticosteroides “proporcionó un gran alivio de sus síntomas”, explica el Dr. García. “El Sr. Host es un caso muy interesante. Hace ejercicio cinco veces a la semana y participa en el deporte de pista y campo, incluso a su edad. Vino a mi clínica para que le evaluaran las rodillas. Ha estado experimentando un dolor debilitante y una restricción de movimiento durante los últimos tres años”.

El Sr. Host estaba encantado con la rapidez con la que se le alivió su dolor. “Me puso una inyección esa tarde y esa misma noche supe que ya estaba funcionando”, dijo el Sr. Host. “Fue como, ‘Guau, ¿es esto lo que se siente? ¿No sentir dolor?’ Porque me sentí muy bien”.

Una semana más tarde, volvió a su competencia de pista y campo. “En mi tercer salto, ya había hecho 30 centímetros más de lo que había hecho antes”, recuerda el Sr. Host. “Ya estaba un pie por encima, y llegué a ganar el All-American … Me sentí así de bien; no me dolió nada. Y era como si estuviera flotando. Y pensé: ‘Guau, esto es fantástico’. “

Tags: