Ola de calor: Cómo mantenerse saludable al subir las temperaturas

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

11 de July de 2019


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

El verano suele ser la temporada del año en la cual estamos más despreocupados. Sin embargo, el verano está asociado con un aumento en las lesiones y las enfermedades, según demuestran las estadísticas.

“Mucho de eso está relacionado con el calor, el sol y los accidentes”, afirmó Andrew Savin, M.D., doctor de medicina interna con Bethesda Hospital Physician Group en Wellington. “Puede ser porque los niños no están en la escuela. Hay muchos esguinces, torceduras, huesos rotos y accidentes durante el verano – accidentes de auto, accidentes de bicicleta, accidentes marítimos y accidentes de motocicleta”.

Mientras que nadie puede prevenir todos los percances, siempre es bueno tomar precauciones y, más que nada, usar el sentido común. “Cuando la gente tiene calor, no siempre piensan en todo”, dijo el Dr. Savin.

El verano apenas comienza. He aquí algunas cosas para tener en mente a medida que aumentan las temperaturas:

  1. Coma con precaución
    Antes de saborear esa ensalada de papa – o cualquier otro platillo que sirvan en el asado junto a la piscina o en la playa – considere cuánto tiempo ha estado ese plato al aire libre. Las enfermedades transmitidas por los alimentos aumentan durante el verano, cuando las temperaturas causan que las bacterias se multipliquen. Aunque algunas directrices estiman que los alimentos se pueden dejar en exteriores por alrededor de dos horas, eso no se aplica al verano en el Sur de la Florida. “Yo no lo dejaría afuera ni tan siquiera una hora”, dijo el Dr. Savin, quien aconseja la precaución especial con cualquier ensalada o plato que contenga mayonesa. Practique la buena higiene alimenticia lavando todas las superficies y todos los utensilios después de cada uso, cocinando las carnes por completo, refrigerando los alimentos de inmediato y haciendo es esfuerzo de no contaminar nada con los jugos de las carnes crudas. Y si no está seguro, bótelo a la basura. “Yo he tenido pacientes que me han dicho, “Si, sabía un poco raro, pero me lo comí de todas formas”, dijo el Dr. Savin. “Luego se enferman”.
  2. Manténgase fresco e hidratado
    Su cuerpo normalmente se refresca naturalmente a través del sudor. Sin embargo, a veces eso no es suficiente. Las enfermedades relacionadas con el calor – incluyendo los calambres de calor, el agotamiento por el calor y el golpe de calor – ocurren cuando la temperatura de una persona aumenta a niveles peligrosos y los fluidos del cuerpo se desequilibran. El golpe de calor es más prevalente entre los adultos mayores, pero inclusive las personas jóvenes y saludables pueden verse afectadas. Ponga atención a las señales de su cuerpo. Tómelo con calma, beba más agua de lo normal y limite las actividades al aire libre cuando el calor y la humedad se sientan insoportables. Ciertos medicamentos y ciertas enfermedades y condiciones crónicas tales como la enfermedad cardiaca, la mala circulación y la obesidad, pueden interrumpir la capacidad de una persona para refrescarse. “Las personas mayores y las personas que tomen medicamentos para controlar la presión sanguínea o diuréticos pueden desmayarse al salir al calor”, dijo el Dr. Savin. “Pueden lastimarse o algo peor”.
  3. Tenga cuidado en el agua
    Aunque parezca refrescante, el agua puede enfermarle. Las áreas públicas de natación pueden ser refugio de bacterias que causan infecciones gastrointestinales, de la piel, los oídos, infecciones respiratorias, de los ojos e infecciones en las heridas. Las bacterias pueden vivir por días, inclusive en piscinas adecuadamente cloradas. Las áreas de salpicar y las fuentes interactivas también pueden representar un riesgo. “Los administradores tratan de mantener estos lugares limpios, pero puede ser difícil lograrlo”, dijo el Dr. Savin. Los cuerpos de agua naturales, especialmente los estanques y los lagos pueden verse contaminados por derrames de aguas negras y por desperdicios animales. O, como vimos el año pasado en las costas de la Florida, las flores de alga pueden proliferarse en el verano y causar la tóxica marea roja. Esté consciente del agua antes de meterse. Y no importa donde nade, enséñele a los niños a mantener la boca cerrada y a que eviten el tragar agua.
  4. Combata los mosquitos
    Esos fastidiosos mosquitos no solamente causan picaduras. También pueden transferir un sinnúmero de enfermedades, incluyendo el Virus del Nilo Occidental, el Zika, el dengue y la chikungunya. Proteja a su familia con repelente contra insectos, el cual se considera seguro inclusive para las mujeres embarazadas y para los bebés mayores de 2 meses. Lea la etiqueta cuidadosamente. Para mayor eficacia, elija un repelente registrado con la Environmental Protection Agency (EPA), y asegúrese de que ofrezca la fuerza y la protección correcta para la cantidad de tiempo que usted pasará al aire libre. No aplique repelente en las manos de los niños ya que a menudo se las llevan a la boca o se tocan los ojitos. Aplique protector solar primero, seguido por el repelente.
  5. Respete las reglas
    Asegúrese que esos adolescentes nuevamente independientes sigan las reglas para manejar con seguridad – los accidentes automovilísticos siempre aumentan durante el verano. Use equipo de seguridad cuando monte bicicleta, cuando salga a pasear en bote, al patinar o al disfrutar de cualquier otra actividad. Use protector solar todos los días, especialmente al nadar o al sudar al aire libre. Nunca deje a los niños solos o bajo el cuidado de otros niños alrededor del agua. En las reuniones, asigne a un adulto el trabajo específico de enfocarse en los niños en vez de socializar. Los accidentes pueden ocurrir en solo segundos. En otras palabras, no deje que sus buenos instintos se vayan de vacaciones solo porque es temporada de verano.


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *