Nutrición para volver a la escuela: Comiencen con un desayuno saludable

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

20 de agosto de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

El verano ha llegado a su fin y han comenzado las clases. Para los padres, esto significa empacar los almuerzos cada mañana o confiar en las cafeterías escolares para proporcionarle a sus hijos una nutrición adecuada.

Sin embargo, con todo el caos que trae el nuevo año escolar, es fácil olvidar una regla importante cuando se trata de la nutrición: Comiencen su día con un desayuno saludable. Angie Placeres, dietista registrada con Baptist Health South Florida, dice que un buen desayuno antes de ir a la escuela ayuda a los niños a mantenerse alerta cuando lleguen a su primera clase.

“Yo sé que muchas veces estamos apurados por llegar a clase a tiempo por las mañanas”, dijo Placeres. “Pero también es importante tanto para los niños como para los padres despertarse unos 10 minutos antes de lo acostumbrado para comer un buen desayuno. Así cuando los niños llegan a la escuela, están listos y despiertos y pueden aprender de verdad. Es importante comer un desayuno balanceado por las mañanas que pueda perdurar hasta el almuerzo, el cual usualmente se sirve entre tres y cuatro horas después del comienzo del día escolar”.

Algunos ejemplos de un desayuno saludable, según Placeres, son cereal de granos enteros con leche baja en grasa y una fruta. “Y a los niños les encanta comen huevos y se pueden preparar rápidamente en la mañana”, añade ella. “Quizás un huevo revuelto con tostadas de trigo o con avena”. El yogur bajo en grasa con granola puede ser otra opción, según ella.

Cómo empacar un almuerzo saludable
El desayuno es importante, pero el almuerzo es una comida más completa con buenas oportunidades para comer opciones nutritivas, dice Lucette Talamas, dietista registrada con la unidad de Salud Comunitaria de Baptist Health South Florida.

“El almuerzo es importante para que los niños puedan reabastecer sus mentes para lograr el éxito en el salón de clase, así como también para los deportes extraescolares”, dice Talamas. “Puede ser abrumador empacar un almuerzo que sea saludable y que también les guste a los niños”.

Los padres tienen el control de las opciones alimenticias que forman parte de las loncheras de sus hijos, dice Talamas. “Proporcione el combustible requerido para un cuerpo en crecimiento siguiendo las directrices del gobierno en Mi Plato y así construir un almuerzo saludable basado en frutas y vegetales, granos enteros, proteínas magras y productos lácteos bajos en grasa”, dice ella.

Empaque una lonchera saludable

  1. Las loncheras seguras. Su hijo puede escoger una lonchera de moda, pero asegúrese de que esta esté insulada para mantener la comida segura. La regla es que se deben mantener los alimentos fríos, fríos y los alimentos calientes, calientes. Los alimentos fríos se pueden mantener fríos con bolsas o compresas de hielo o al congelar ciertos alimentos tales como el yogur. Los alimentos calientes se pueden mantener calientes en botellas insuladas como los termos.
  2. Los 5 grupos alimenticios. Incluye tantas opciones alimenticias como desee basado en las directrices de Mi Plato. He aquí algunas ideas:

    Vegetales: Añada vegetales a un sándwich, incluyendo pimientos o pepinillos en rebanadas o vegetales de hojas verdes. Empaque una bolsita de zanahorias cordatas o palitos de apio con un dip de frijoles como humus.
    Fruta: La lista es interminable. Alterne las opciones ofreciéndoles las frutas de temporada. ¡Además, no se limite a las manzanas y las bananas! Empaque de más para merendara después de la escuela.
    Proteína: Ofrezca una variedad de proteínas magras como pollo o pavo, huevos hervidos o atún. Otras opciones incluyen proteínas basadas en las plantas como frijoles y lentejas. (mmm chili).
    Granos: Ponga la meta de hacer que la mitad de sus opciones de granos sean granos enteros, incluyendo panes, arroces o pastas integrales. Tenga cuidado con los cereales y las barritas de granos enteros, ya que pueden estar repletos de azúcares añadidos.
    Productos lácteos: Si su hijo lleva un almuerzo empacado en cada, puede comprar un cartón de leche en la escuela. Puede incluir queso o yogur bajo en grasa en la lonchera también.

  3. Tenga cuidado con los azúcares añadidos. Las jaleas de frutas, las meriendas de frutas, las barritas de cereal y las bebidas azucaradas pueden tener demasiados azúcares añadidos para una sola lonchera. Antes de comprar los alimentos empacados, repase bien las etiquetas de nutrición para ver los gramos de azúcar y la lista de ingredientes para identificar productos con menos azúcar, o mejor aún, sin azúcares añadidos.

Etiquetas: