Nuevos tratamientos ofrecen esperanza para los cánceres urológicos

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

30 de April de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Mientras que el mes de abril es el Mes de la Concientización del Cáncer Testicular, ésta es sólo una de las enfermedades que pueden afectar el sistema urológico de una persona. Los cánceres se pueden desarrollar en la próstata, la vejiga y los riñones, dice David A. Taub, M.D., director de oncología urológica con Lynn Cancer Institute de Boca Raton Regional Hospital.

El cáncer testicular: raro, pero extremadamente curable

Según los National Institutes of Health (NIH), solamente unos 9,470 nuevos casos de cáncer testicular serán diagnosticados este año, menos de la mitad de un por ciento de todos los casos de cánceres nuevos. Es diagnosticado más frecuentemente en los hombres entre las edades de 30 a 34 años, dicen los NIH.

El Dr. Taub dice que los factores de riesgo para el cáncer testicular incluyen:

David A. Taub, M.D., director de oncología urológica con Lynn Cancer Institute de Boca Raton Regional Hospital
  • Tener criptorquidia (un testículo sin descender) o un testículo que no es normal de alguna forma.
  • Tener carcinoma testicular in situ, lo que significa un grupo de células anormales que permanecen donde fueron formadas y no se regaron.
  • Ser caucásico.
  • Tener antecedentes personales o familiares de cáncer testicular.
  • Tener el síndrome de Klinefelter, un trastorno genético masculino causado por tener una o más cromosomas X de más.

“Lo bueno es que la mayoría de los cánceres testiculares se pueden curar, incluso si se detectan tarde”, dice el Dr. Taub. “Con el tratamiento adecuado, aproximadamente un 95 por ciento de los hombres diagnosticados con la enfermedad la sobrevivirán y vivirán vidas largas y saludables”.

Las opciones de tratamiento para el cáncer testicular incluyen cirugía, radioterapia y quimioterapia, dice él. “Aquí en Lynn Cancer Institute, ofrecemos atención personalizada y desarrollamos los planes de tratamiento más apropiados para los pacientes individuales”.

El cáncer prostático está entre los cánceres más comunes entre los hombres

Aparte del cáncer de la piel no melanoma, el cáncer prostático es el cáncer más común entre los hombres en los Estados Unidos, según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y es una de las causas principales de muertes de cáncer entre los hombres de todas las razas y poblaciones de origen hispano.

Uno de cada ocho hombres estadounidenses será diagnosticado con cáncer prostático durante su vida, dicen los CDC con la edad de diagnóstico promedio de 66 años.

Los que están en más alto riesgo para desarrollar cáncer prostático son:

  • Los hombres mayores (“La edad es el factor de riesgo más común para el cáncer prostático”, dice el Dr. Taub.)
  • Los hombres afroamericanos (33 por ciento de probabilidad de desarrollar cáncer prostático durante sus vidas.)
  • Los que tienen antecedentes familiares (especialmente si esos incluyen a un padre o un hermano con la enfermedad).

Las tasas de mortalidad para el cáncer prostático han bajado desde los 1990, según el Dr. Taub. “Mientras que las pruebas de detección que analizan los antígenos prostáticos específicos (PSA por sus siglas en inglés) han ayudado con la detección temprana y han aumentado la cifra de hombres diagnosticados con la enfermedad, los nuevos y eficaces tratamientos están reduciendo la mortalidad y están ayudando a muchos pacientes a vivir vidas largas y activas”, dice él.

La prostatectomía robótica ha sido el enfoque quirúrgico tradicional para tratar el cáncer prostático, según el Dr. Taub, pero las nuevas técnicas quirúrgicas como el Ultrasonido Enfocado de Alta Intensidad (HiFU) están comprobando ser eficaces. “Para pacientes con enfermedad avanzada, también estamos viendo mejores resultados con terapias hormonales que utilizan medicamentos anti-andrógenos para arrestar la producción de la testosterona, la cual puede alimentar el crecimiento de células cancerosas en la próstata”.

El cáncer de vejiga afecta mayormente a los hombres, pero las mujeres también lo desarrollan

Cada año, según la American Cancer Society, alrededor de 80,000 nuevos pacientes son diagnosticados por cáncer de vejiga, y alrededor de 17,500 mueren por causa de la enfermedad. Más de un 75 por ciento de las personas diagnosticadas son hombres y un 90 por ciento son mayores de 55 años. La edad promedio de diagnóstico es de 73 años.

El factor de riesgo principal para el cáncer de vejiga es el uso del tabaco, pero los hombres mayores y los caucásicos también tienen mayores probabilidades de desarrollar la enfermedad, dicen los CDC. Otros factores de riesgo incluyen:

  • Tener antecedentes familiares de cáncer de vejiga o cáncer urotelial.
  • Tener ciertas mutaciones genéticas tales como el Síndrome de Lynch, un trastorno hereditario en el cual las personas afectadas tienen una probabilidad más alta de lo normal de desarrollar cáncer colorrectal y ciertos otros tipos de cáncer, a menudo antes de los 50 años.
  • Trabajar con químicos orgánicos, tales como los que se usan en las industrias de textiles, tintes, pinturas, cuero, imprenta o goma.
  • Tomar ciertas drogas de quimioterapia o medicamentos para la diabetes como pioglitazona.
  • Recibir tratamiento de quimioterapia o radioterapia.
  • Tener infecciones crónicas del conducto urinario.
  • Tomar agua de pozo contaminada con arsénico.

Según el Dr. Taub, el cáncer de vejiga puede ser difícil de detectar y los tumores pueden no ser encontrados en un 25 por ciento de los casos. “Usamos la cistoscopia de luz azul, un procedimiento simple e indoloro en el cual cualquier tumor en la vejiga de enciende de color rosa brillante en las imágenes de diagnóstico”, dice el Dr. Taub. Debido a que hay un alto riesgo de recurrencia con el cáncer de vejiga, él dice que la cistoscopia de luz azul también es una herramienta de monitoreo eficaz después del tratamiento.

Dependiendo de cuán avanzada esté la enfermedad, el cáncer de vejiga también puede ser tratado con cirugía, terapia intra-vesical, quimioterapia e inmunoterapia. “Las drogas conjugadas de anticuerpos monoclonales como el Enfortumab, las cuales administran quimioterapia directamente a la célula cancerosa, también se están comprobando ser un tratamiento eficaz para el cáncer de vejiga”, dice el Dr. Taub. También hay algunas terapias prometedoras en el horizonte, añade él. “Aún no está aprobada por la FDA, pero la Nadoferegene Firodenovec es una droga nueva que utiliza un mecanismo viral para infectar y destruir las células cancerosas”.

El cáncer de riñón se detecta más a menudo cuando se están haciendo pruebas para otras cosas

Human Urinary System Kidneys Anatomy. 3D

El cáncer de riñón afecta aproximadamente 74,000 personas cada año, según los CDC, y cerca de un 25 por ciento de esos casos son fatales. No existe una verdadera prueba de detección para el cáncer de riñón, dice el Dr. Taub. “Un paciente puede quejarse de dolor o de una masa palpable, pero los cánceres de riñón casi siempre se detectan incidentalmente en pruebas de imágenes por otras causas”.

Una vez más, el tabaquismo es el factor de riesgo más importante para los cánceres de riñón y los cánceres renales de la pelvis, dice el Dr. Taub. Otros factores de riesgo incluyen:

  • Tener presión alta. (No se sabe si el riesgo aumenta debido a la presión alta en sí o a los medicamentos que se utilizan para tratarla”, dice el Dr. Taub.)
  • Tener sobrepeso u obesidad.
  • Tomar ciertos medicamentos para el dolor durante mucho tiempo.
  • Tener ciertas condiciones genéticas.
  • Tener una infección duradera de Hepatitis C.
  • Tener piedras renales.
  • Tener rasgos depranocíticos, los cuales están asociados con el carcinoma medular renal, una forma rara de cáncer de riñón.
  • Estar expuesto a un químico llamado tricloroetileno, que se utiliza para remover la grasa de las superficies metálicas.

Las opciones quirúrgicas para el cáncer de riñón incluyen la ablación percutánea o laparoscópica y la nefrectomía robótica parcial o radical. “Ambos tienen resultados oncológicos equivalentes, con una mejor función renal”, dice el Dr. Taub. La radioterapia también es otra opción, añadió él.

Las terapias enfocadas, las cuales atacan las proteínas en las células cancerosas que las ayudan a crecer y a sobrevivir, ahora son utilizadas para tratar el cáncer renal recurrente o avanzado, según el Dr. Taub. Similarmente, según él, las inmunoterapias disponibles que se enfocan en las proteínas que utilizan las células cancerosas para “revestirse” con el fin de evadir las defensas del sistema inmunológico del cuerpo.

Tags: , , , , , ,