Nuevos enfoques avanzan el tratamiento de coágulos de sangre que amenazan la vida

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

16 de July de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Michael Metzger, M.D., cardiólogo intervencionista de Bethesda Hospital, fue el primer médico de Baptist Health South Florida en utilizar sistemas avanzados para tratar las embolias pulmonares (PE por sus siglas en inglés) y trombosis venosas profundas agudas y crónicas de las extremidades inferiores (DVT por sus siglas en inglés).

Estos nuevos tratamientos – el  FlowTriever System para las embolias pulmonares y el ClotTriever System para las trombosis venosas profundas,  fabricados por Inari Medical – le permiten al Dr. Metzger solucionar el problema de los coágulos por medio de un enfoque mínimamente invasivo basado en catéteres, reduciendo significativamente el riesgo de sangramiento y acortando el tiempo de estadía en el hospital del paciente. Sally Siller, residente del Sur de la Florida estuvo entre los primeros pacientes en recibir estas innovadoras terapias.

“El Dr. Metzger extirpó decenas de coágulos de sangre potencialmente mortales de mis pulmones usando estos sistemas”, dijo Siller de 62 años. “Obviamente, me siento muy contenta de que él estuviera capacitado para realizar estos procedimientos y que Bethesda Hospital tuviera esta avanzada tecnología. Yo no hubiera estado aquí para compartir mi experiencia sin esta intervención. Estoy agradecida de por siempre”.

 El Dr. Metzger explicó los beneficios de estos revolucionarios sistemas. “El FlowTriever y el ClotTriever abren la puerta a un enfoque completamente nuevo para el tratamiento de las embolias pulmonares y las trombosis venosas profundas. Me permiten intervenir rápidamente mientras eliminan los riesgos y las complicaciones asociadas con los agentes trombolíticos. Es muy gratificante poder ofrecer estas técnicas que salvan vidas a nuestros pacientes”.

La trombosis venosa profunda ocurre cuando un coágulo de sangre se forma en una o más de las venas profundas, usualmente en las piernas, el abdomen o la pelvis. La condición puede ser muy seria ya que estos coágulos pueden liberarse, viajar a través del torrente sanguíneo y alojarse en una o más de las arterias pulmonares. La embolia pulmonar que resulta puede bloquear el flujo de sangre en los pulmones y comprometer los niveles de oxígeno y la función del corazón, potencialmente causando una insuficiencia cardiaca aguda, insuficiencia respiratoria aguda, además de muerte cardiaca repentina.

Por muchos años antes del desarrollo del FlowTriever y el ClotTriever, la primera línea de defensa para los coágulos de sangre era recetar un medicamento anticoagulante llamado heparina para reducir la capacidad del cuerpo de formar coágulos. Mientras que esta terapia puede prevenir que un coágulo se engrandezca, no disuelve el coágulo, explica el Dr. Metzger. Para DVTs y PEs masivas, se administran medicamentos llamados trombolíticos o “rompe coágulos”. Sin embargo, estos “rompe coágulos” se usan con mucha cautela ya que pueden causar serias e inclusive fatales complicaciones de sangramiento. Los procedimientos de FlowTriever y ClotTriever son particularmente beneficiosos para los pacientes que ya están en riesgo para los sangramientos y que no puedan tolerar los medicamentos trombolíticos.

 ‘Pensé que me estaba dando un infarto cerebral’

El Dr. Metzger describe la embolia pulmonar de Siller como el “preludio a una muerte repentina”. Ella llegó al Departamento de Emergencia de Bethesda Hospital luego de haber sufrido un colapso en su cocina mientras tomaba café una mañana. “Cuando desperté, me arrastré por el piso de la cocina hasta alcanzar mi teléfono y pude llamar para pedir auxilio. Pensé que me estaba dando un infarto cerebral”, dijo la nueva abuela. “A pesar de la urgencia de mi condición, cuando llegue a la sala de emergencia, el Dr. Metzger tenía una calma y una confianza que me hicieron sentir más calmada. Él y todo el personal de Bethesda Hospital – desde la sala de emergencia hasta el laboratorio de cateterismo – fueron extremadamente profesionales y compasivos”.

A lo largo de un período de varios días, el Dr. Metzger realizó tres procedimientos para remover coágulos de los pulmones (con el FlowTriever) y la pierna (con el ClotTriever) de Siller y colocó un stent en su vena iliaca. “Su caso fue bastante dramático”, explicó él. “A medida que removía los coágulos y aliviaba las obstrucciones durante el procedimiento para la embolia pulmonar, podíamos detectar a través de sus signos vitales el alivio inmediato en el esfuerzo de su corazón y la mejora en su nivel de oxígeno. Esto estuvo acompañado por un alivio de síntomas agudo y dramático. Ella es muy afortunada. Estuvo en el hospital alrededor de una semana después de los procedimientos y ahora, varios meses después, se siente increíble sin ningún efecto negativo”.

‘Puedo ser más activo nuevamente’

Otro paciente afortunado que fue tratado exitosamente por el Dr. Metzger es Jay Cardieri, de 44 años. Aunque el Sr. Cardieri había estado tomando un anticoagulante después de haber sufrido un ataque cardiaco, una trombosis venosa profunda crónica en su pierna le había causado heridas ulcerosas en su tobillo y su pie, que no le sanaban.

A lo largo de un período de cuatro años, el Sr. Cardieri visitó a varios especialistas vasculares quienes trataron de resolver su oclusión total crónica. Esos intentos no fueron exitosos. Un médico incluso le dijo al Sr. Cardieri que él tendría que amputarse el pie. Estaba atado a centros de atención de heridas para desbridamientos crónicos; y sin embargo, las heridas seguían progresando.

“Tenía mucho dolor y mi movilidad era limitada”, recuerda el Sr. Cardieri, administrador de un consultorio médico. “Mi calidad de vida estaba deteriorándose y estaba cayendo en un estado de depresión. Pero el Dr. Metzger fue incesante para lograr una resolución a mi problema”.

“Jay estaba considerando viajar a Nueva York o a Washington, D.C. para tratamiento, pero yo le ofrecí y lo convencí para que intentara una vez más aquí en la Florida, haciéndole el procedimiento yo”, dijo el Dr. Metzger. “Utilicé una combinación de alambres y catéteres, haciendo túneles y siguiendo a través del coágulo. Hace falta una destreza especializada para resolver este tipo de oclusión total crónica. Fue definitivamente uno de los procedimientos más gratificantes que jamás he realizado”.

Para el Sr. Cardieri, el procedimiento fue un evento que cambió su vida. “Mi dolor crónico en la pierna se alivió de inmediato”, explicó él, “Mis heridas ahora están sanando y puedo ser más activo nuevamente”.

Tags: , ,