Nuevos datos estadounidenses: Las muertes relacionadas con las enfermedades cardiovasculares disminuyen en general, pero las disparidades persisten

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

26 de July de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Las muertes por relacionadas con causas cardiovasculares han disminuido en las dos últimas décadas, pero siguen existiendo disparidades por factores como la raza, la etnia, el lugar de residencia y el acceso a la atención de salud, según los National Institutes of Health (NIH) de EE.UU.

Los investigadores descubrieron que las desigualdades se deben principalmente a las diferencias de raza y etnicidad, la ubicación geográfica y el acceso a la atención, entre otros factores. Los resultados se publicaron en la revista Circulation, y la investigación fue financiada parcialmente por el National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI), que forma parte de los NIH.

Los NIH financiaron parcialmente la investigación, que dio a conocer los resultados de tres artículos publicados la revista Circulation de la American Heart Association.

En un informe, los investigadores analizaron datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) y descubrieron que, luego de ajustar por edad, las tasas de muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares se redujeron entre los adultos negros y blancos entre el 1999 y el 2019, al igual que las disparidades relacionadas con las enfermedades cardíacas entre ambos grupos. Sin embargo, los adultos negros siguen experimentando tasas de mortalidad más altas que los adultos blancos, especialmente en áreas rurales o segregadas, según los investigadores, indicaron los NIH en un comunicado de prensa.  


Marcus St. John. M.D., cardiólogo intervencionista y director médico del Laboratorio de Cateterismo Cardíaco (Cath Lab) de Miami Cardiac & Vascular Institute.

“Muchos factores de riesgo, como la hipertensión (presión arterial alta), la diabetes y la obesidad, tienden a ser más frecuentes en las comunidades afroamericanas”, explica Marcus St. John. M.D., cardiólogo intervencionista y director médico del Laboratorio de Cateterismo Cardíaco (Cath Lab) de Miami Cardiac & Vascular Institute. “Y esta tendencia puede estar relacionada sobre todo con factores socioeconómicos que conducen a un menor acceso a una nutrición saludable, a un menor acceso a una atención de salud de alta calidad, a unos comportamientos menos saludables y a un aumento de la sensibilidad a la sal, que puede conducir a unas tasas más elevadas de hipertensión. Y a veces es más difícil para los negros estadounidenses alcanzar sus objetivos de presión arterial”.

En un segundo informe, los investigadores del Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis (MESA) describieron resultados similares después de monitorear a 6,814 adultos estadounidenses. Durante 15 años de seguimiento, los adultos negros tenían un riesgo de muerte general un 34 por ciento mayor en comparación con los adultos blancos. Los investigadores descubrieron que “los determinantes sociales comunes de la salud – como la situación socioeconómica del vecindario de una persona, el acceso a la asistencia sanitaria, los ingresos y la educación – servían como predictores independientes de la muerte”.

Después de ajustar esos factores, como la comparación de adultos con ingresos familiares y recursos financieros similares, la educación y el acceso a la atención de salud, “el exceso de riesgo relativo de muerte en los adultos negros se redujo aproximadamente a la mitad, hasta el 16%”, afirman los NIH. Se citaron reducciones similares entre los hispanos y los asiáticos americanos en comparación con los adultos blancos.  

Alrededor de uno de cada cinco participantes en el MESA (1,552) murió durante el periodo de seguimiento de 15 años. Los eventos cardiovasculares representaron alrededor de una cuarta parte de las muertes, y esta proporción fue mayor entre los asiáticos americanos (27.6 por ciento), seguidos por los adultos negros (25.4 por ciento), los hispanos (25 por ciento) y los blancos (20.1 por ciento), afirman los NIH. 

“Además de evaluar los factores de riesgo tradicionales de las enfermedades cardíacas, como la diabetes, los antecedentes familiares, la presión, el colesterol y el tabaquismo, esta investigación demuestra la importancia de identificar y tener en cuenta los determinantes sociales de la salud a la hora de calcular el riesgo”, afirmó Wendy S. Post, M.D., M.S., autora del estudio y directora de investigación cardiovascular de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore. “Y lo que es más importante, debemos identificar los factores sistémicos de nuestra sociedad que pueden modificarse para mejorar estas desigualdades de duraderas”.

Tags: ,