Nuevo dispositivo ‘WEB’ sella y sana los aneurismas cerebrales

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

18 de June de 2019


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Se le llama WEB por sus siglas en inglés para el Woven EndoBridge, y es una pelota de maya fabricada de níquel y titanio que se implanta dentro de los aneurismas localizados en las arterias del cerebro.

Para pacientes con aneurismas potencialmente peligrosos, es también un nuevo dispositivo que salvará vidas y que fue aprobado hace pocos meses por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés). El radiólogo intervencionista Guilherme Dabus, M.D., de Baptist Health Neuroscience Center, realizó este mes la primera cirugía mínimamente invasiva en el Sur de la Florida usando el WEB en una mujer en sus 70 que se está recuperando bien.

Cuando los aneurismas cerebrales requieren reparación, los expertos de Baptist Health Neuroscience Center y Miami Cardiac & Vascular Institute colaboran en conjunto para repararlos de manera mínimamente invasiva, sin tener que abrir el cráneo. En el pasado reciente, han logrado esto con la ayuda de otro innovador dispositivo, el desviador de flujo. Antes de ser aprobado el desviador de flujo, se utilizaban los balones, los stents y las bobinas de platino para inducir la coagulación (embolización), y así prevenir que el flujo de sangre continúe acrecentando los aneurismas.

Los beneficios del WEB para los pacientes

Ahora, los dispositivos WEB (en la foto de la izquierda) ofrecen muchas ventajas para el paciente, incluyendo un período de recuperación más corto, menos dependencia o no del todo en los medicamentos anticoagulantes, y potencialmente menos complicaciones durante un procedimiento que toma una hora o menos, dice el Dr. Dabus. Los procedimientos con bobinas y con el desviador de flujo pueden ser más complicados, pueden tomar mucho más tiempo y pueden requerir que los pacientes permanezcan en terapia antiplaquetaria por el resto de sus vidas.

El implante del WEB (que aparece en la ilustración de arriba) está diseñado para detener el flujo de sangre antes que entre al aneurisma y así ayudar a promover la coagulación (trombosis). Al igual que otros procedimientos mínimamente invasivos, el dispositivo se coloca en el aneurisma por medio de un catéter que se pasa por un vaso sanguíneo en la ingle o en la muñeca, hasta llegar al cerebro. Una vez en el cerebro, el WEB se separa del catéter y se coloca en el saco del aneurisma intracraneal. El Dr. Dabus pudo instalar y controlar el dispositivo de maya luego de que este fuera colocado en el aneurisma.

“El WEB básicamente redirige el flujo de sangre lejos del aneurisma”, dice el Dr. Dabus. “Al mismo tiempo, sella el aneurisma desde adentro. Además potencialmente también sirve como armazón para la sanación del tejido en el cuello del aneurisma”.

Aneurisma diagnosticado después del tratamiento para un infarto cerebral

La paciente de Baptist Hospital que se sometió a uno de los primeros implantes de WEB, fue actualmente llevada a la sala de emergencia luego de haber sufrido un infarto cerebral isquémico, el tipo más común de infarto cerebral. Durante un infarto cerebral isquémico, las arterias que van hacia el cerebro se estrechan o se bloquean, causando un flujo sanguíneo drásticamente reducido (isquemia). La mujer se sometió a una “trombectomía mecánica” en la cual los médicos removieron los coágulos usando un dispositivo ensartado a través de un vaso sanguíneo.

La trombectomía fue todo un éxito, sin embargo los médicos hicieron un sorprendente descubrimiento – un aneurisma de cuello ancho sin ruptura en el otro lado de su cerebro.

“Se le realizó el procedimiento para el infarto cerebral y luego fue diagnosticada con un aneurisma en el otro lado del cerebro, de cuello muy ancho lo cual es algo bastante irregular”, explica el Dr. Dabus. “Ella se recuperó muy bien del infarto cerebral. Le dimos alrededor de diez días y entonces le tratamos el aneurisma en el otro lado”.

La paciente puede que no tenga que depender de los anticoagulantes desde la perspectiva del aneurisma, añadió él.

“Cuando los pacientes se someten al procedimiento con el desviador de flujo o con un stent o una bobina, los mantenemos en terapia doble antiplaquetaria por alrededor de seis meses, y luego en aspirina por el resto de su vida”, explica el Dr. Dabus. “Con el WEB, a veces le damos al paciente las dos cosas, pero usualmente es por un tiempo muy limitado. La mayoría del tiempo, porque todo sale bien, el paciente no tiene que tomar anticoagulantes en el futuro”.

Tags:


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *