Nuevas recomendaciones para pruebas de cáncer del cuello uterino

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

7 de January de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Nuevas recomendaciones por el American College of Obstetrics & Gynecology (ACOG) instan a las mujeres a que comiencen a hacerse pruebas anuales para el cáncer del cuello uterino a la edad de 21 años, y más temprano para mujeres menores de 21 años que están infectadas con el virus del VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana).

La prueba de cáncer del cuello uterino ayuda a detectar cambios en las células del cuello uterino que pueden convertirse en cáncer. Las pruebas incluyen la citología cérvico-vaginal (también conocida como la prueba de Papanicolaou) y, para algunas mujeres, las pruebas para el virus de papiloma humano (VPH)

Las recomendaciones se enfocan en las edades y en la frecuencia en la cual las mujeres deben hacerse las pruebas, así como también en el tipo de pruebas que deben hacerse.

Factores de riesgo para el cáncer del cuello uterino

El ACOG recomienda pruebas de cáncer del cuello uterino más frecuentes para mujeres con ciertos factores de riesgo tales como:

  • Infección del VIH
  • Sistemas inmunológicos comprometidos
  • Exposición en útero al dietilestilbestrol – conocido más a menudo como DES – un estrógeno sintético prescrito entre el 1938 y el 1971 a mujeres embarazadas para prevenir abortos y otros problemas del embarazo.
  • Un tratamiento previo para el tejido anormal del cuello uterino o debido al cáncer.

Las recomendaciones del ACOG siguen un informe publicado a finales del 2014 por los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) que dice que un estimado de ocho millones de mujeres estadounidenses entre las edades de 21 a 65 años no se habían hecho pruebas para el cáncer del cuello uterino en los últimos cinco años.

El cáncer del cuello uterino sigue siendo una de las enfermedades más prevenibles en los Estados Unidos. Este tiende a ocurrir durante la edad mediana y es diagnosticado más frecuentemente entre las mujeres de 35 a 44 años de edad, según la American Cancer Society.

Otras estadísticas importantes reportadas en los hallazgos por loa Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. incluyen:

  • Las mujeres que nunca se han hecho una prueba o rara vez se la han hecho representan más de un 50 por ciento de los nuevos casos de cáncer del cuello uterino.
  • Las pruebas adecuadas y la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) están entre los factores que pueden ayudar a prevenir hasta un 93 por ciento de los cánceres del cuello uterino.
  • Los virus del VPH causan la mayoría de los cánceres del cuello uterino.

La prevención del cáncer del cuello uterino

La ACS estima que en el 2019 se vieron más de 13,000 nuevos casos de cáncer del cuello uterino y 4,250 muertes por causa de la enfermedad en los Estados Unidos. La cifra de casos de cáncer del cuello uterino y de muertes causadas por este se ha visto reducida en los últimos años.

“La disminución en los casos de cáncer del cuello uterino y las mejoras en las tasas de supervivencia son mayormente el resultado de las pruebas que los obstetras y los ginecólogos han estado proporcionando a sus pacientes a través de los pasados 50 años”, dijo Ricardo Estape M.D., jefe de oncología ginecológica de Miami Cancer Institute y jefe del Center for Robotic Surgery, parte de Baptist Health South Florida. “El impacto es significativo – en el 1975, habían 15 nuevos casos de cáncer del cuello uterino por cada 100,000 mujeres, comparado con cinco por cada 100,000 mujeres en el 2012. Estamos interesados en ver los resultados de las nuevas recomendaciones contra el cáncer del cuello uterino, esperando que al menos mantengan el número de nuevos casos al mismo bajo nivel o que ayuden a reducir aún más el número de casos”.

Nicholas Lambrou, M.D. ginecólogo oncólogo y director médico de cirugía ginecológica mínimamente invasiva en South Miami Hospital también habla de la importancia de las pruebas.

“La prueba del Papanicolaou está comprobada como uno de los mejores métodos que han sido desarrollados hasta la fecha para diagnosticar el cáncer del cuello uterino”, dijo él. “Mientras la enfermedad es más común en las mujeres en la década de los 30 años, y luego más tarde en la vida, las pruebas adecuadas continúan permitiéndonos identificar a las mujeres más jóvenes – tan jóvenes como en sus 20 años – con pre-cáncer y con cáncer invasivo del cuello uterino. La mejor manera en que las mujeres pueden prevenir un diagnóstico de cáncer del cuello uterino es ser consistentes en sus visitas anuales a sus ginecólogos y recibir las pruebas que pueden ayudar a salvarles la vida”. 


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *