Nuevas opciones de tratamiento para la psoriasis

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

27 de October de 2014


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Hay buenas noticias para los 7.5  millones de estadounidenses que sufren de psoriasis – la enfermedad del sistema auto-inmunológico  que causa que aparezcan parches rojos, elevados y escamosos en la piel. En vez de tratar los brotes con un enfoque gradual, muchos médicos practican un enfoque más proactivo para aprovechar al máximo el tratamiento a largo plazo desde la primera visita, reporta la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés).

“Hay más opciones de tratamiento disponibles para personas con psoriasis moderada a severa”, dijo Patricia FeitoM.D., una especialista en medicina de familia afiliada con Baptist Health. “Hay amplia evidencia que muestra terapias que se enfocan en aspectos específicos del sistema inmunológico de una persona que pueden ser muy efectivas para muchos pacientes”.

El primer paso para tratar la enfermedad es diagnosticarla apropiadamente en sus primeras etapas, dice la Dra. Feito. En la mayoría de los casos, los médicos pueden hacer un diagnóstico de psoriasis considerando la localidad, la apariencia y los síntomas del brote. Los brotes de psoriasis generalmente se encuentran en la parte de atrás de las rodillas y los codos, en el cuero cabelludo, la espalda baja, la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Los síntomas de la psoriasis – dolor, hinchazón, quemazón y enrojecimiento – pueden crear grandes incomodidades físicas y emocionales para las personas que padecen de la enfermedad.

Su médico también considerará su historial familiar. Alrededor de un tercio de las personas con psoriasis tienen un familiar con la enfermedad, según la Fundación Nacional de la Psoriasis. Estos genes pueden combinarse con varios factores exteriores para “desencadenar” la enfermedad, dicen los investigadores. Los factores desencadenantes de la psoriasis pueden variar según el individuo y pueden incluir el estrés, los medicamentos, las lesiones en la piel y las infecciones.

La psoriasis y otros padecimientos crónicos

Las personas con psoriasis están en riesgo de desarrollar enfermedades asociadas agravantes que incluyen linfomas, enfermedades cardiacas, diabetes, enfermedad inflamatoria intestinal, depresión, y el síndrome metabólico – una combinación de obesidad, presión alta, colesterol alto y diabetes. Con esto en mente, la Dra. Feito recomienda que los pacientes adopten un enfoque de equipo para su tratamiento, colaborando son su médico de atención primaria y con un dermatólogo que tenga experiencia en la psoriasis.

Opciones de tratamiento

Como no hay cura para la psoriasis, las metas principales del tratamiento son reducir la inflamación y detener la rápida reproducción de las células de la piel. Según la severidad de la enfermedad y de las enfermedades asociadas, los médicos pueden recomendar una combinación de terapias que incluyen: 

  • Cambios de estilo de vida. Los hábitos saludables tales como reducir o limitar el uso del tabaco y el consumo de alcohol, mantener un peso saludable, comer una dieta saludable, corregir las deficiencias de vitaminas, reducir el estrés y hacer bastante ejercicio pueden ayudar a los pacientes a manejar la enfermedad, dice la Dra. Feito. 
  • Medicamentos tópicos. Las cremas emolientes y los corticoesteroides se utilizan más frecuentemente para tratar la psoriasis y son generalmente la primera línea de defensa en un plan de tratamiento. “No solo son económicos pero también son eficaces en disminuir la reproducción celular, reduciendo la inflamación y minimizando los síntomas”, dijo la Dra. Feito. 
  • Fototerapia o terapia de luces.  Exponer a la piel regularmente a la luz ultravioleta, bajo supervisión médica en el consultorio de un médico, clínica o en casa con una unidad de fototerapia es un tratamiento eficaz para la psoriasis moderada a severa. 
  • Terapia sistémica. Los medicamentos tomados por boca o las inyecciones a través del cuerpo para reducir los síntomas de la psoriasis moderada a severa. 
  • Drogas biológicas.  Estos medicamentos son administrados por inyección o de forma intravenosa y contienen un anticuerpo diseñado para enfocarse en las distintas ramas del sistema inmunológico que pueden llevar a la inflamación. “Es importante evaluar a los pacientes para determinar si hay condiciones subyacentes antes de comenzar cualquier tratamiento modulador de inmunidad”, añadió la Dra. Feito. 
  • Aunque la psoriasis es una enfermedad crónica que no tiene cura, hoy hay más tratamientos disponibles, específicos al paciente que nunca antes. Una combinación de esos tratamientos puede ayudar a muchas personas a evitar los riesgos de las terapias inefectivas y aumentar el número de días libres de síntomas.