Nueva técnica protege a los pacientes cardiacos de la exposición a la radiación

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

18 de April de 2016


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

(Image: El Dr. Mario Pascual mira un mapa tridimensional del corazón de un paciente con aleteo auricular.)

La exposición a la radiación es una gran preocupación para los pacientes y sus equipos quirúrgicos cuando se trata de realizar ciertos procedimientos médicos, incluyendo las inserciones de catéteres para tratar las arritmias cardiacas (el ritmo cardiaco rápido o irregular).

Pero un nuevo procedimiento ahora protege a los pacientes de la radiación durante las ablaciones con catéter que se realizan para tratar una de las condiciones más comunes del corazón, el “aleteo auricular”. Hasta ahora, la fluoroscopía – una técnica de imágenes que utiliza los rayos X para obtener imágenes que se mueven en tiempo real – ha sido utilizada para seguir el paso de un catéter que es insertado en el cuerpo de un paciente.

Un equipo en el Miami Cardiac & Vascular Institute recientemente se convirtió en el primero en el Sur de la Florida en realizar una “ablación por catéter” sin el uso de radiación para restablecer el ritmo normal del corazón de un paciente.

Esto significa que el paciente no tuvo que estar expuesto a la radiación que podría equivaler al efecto de varios centenares de rayos X. Y el equipo médico que realizó el procedimiento de la ablación por catéter no tuvo que ponerse los pasados delantales de plomo para protegerse de cualquier tipo de radiación. 

Sistemas cartográficos que ayudan a crear imágenes tridimensionales del corazón

El equipo del instituto, encabezado por Mario Pascual, M.D.  utilizó una tecnología de imágenes avanzada conocida como el sistema cartográfico CARTO 3, que utiliza magnetos que se colocan alrededor del paciente para generar un mapa del corazón en tercera dimensión y en tiempo real, a medida que el equipo médico sigue el movimiento del catéter en los monitores de una computadora.

Durante las ablaciones, los médicos insertan un catéter a través de una pequeña incisión en la ingle del paciente. Luego ese catéter es dirigido hacia el corazón a través de un vaso sanguíneo. El procedimiento puede durar alrededor de 40 minutos.

“La meta es de reducir la exposición total de un paciente a la radiación, y ahora tenemos ciertas ablaciones con catéter que se pueden realizar sin radiación alguna”, dice el Dr. Pascual, un electrofisiólogo con el Miami Cardiac & Vascular Institute, quien realizó la primera ablación para el aleteo auricular sin el uso de radiación.

Las ablaciones tradicionales implican una serie de imágenes por rayos X para seguir el paso del catéter que es insertado dentro del cuerpo del paciente y el cual es utilizado para crear lesiones o para destruir el tejido cardiaco y así remediar la arritmia. El Instituto ya ha realizado cinco de las mismas ablaciones por catéter sin radiación para corregir condiciones de “aleteo auricular” (AFL por sus siglas en inglés). El aleteo auricular ocurre cuando las cámaras superiores del corazón laten demasiado rápido. Cuando las cámaras en la parte superior del corazón (las aurículas) laten más rápidamente que las de la parte inferior (los ventrículos), la condición complica su ritmo cardiaco.

Aunque las ablaciones por catéter para la mayoría de las arritmias tienen altas tasas de éxito, los procedimientos tienen un bajo riesgo de sangramiento y de dolor en el sitio de la inserción del catéter. Sin embargo con esta nueva tecnología, el paciente tiene una preocupación menos: la radiación. Demasiada exposición a la radiación ha sido vinculada con un aumento en los cánceres de la piel, las lesiones de la piel, los defectos genéticos y las cataratas.

El nuevo sistema ofrece ‘extrema exactitud’

La nueva tecnología utilizada por el equipo del Dr. Pascual, el Sistema CARTO 3, genera una imagen muy confiable del corazón a través de la tecnología electromagnética, dice el Dr. Pascual.

“Se puede visualizar el catéter con extrema exactitud”, dice el Dr. Pascual. “La cartografía ha mejorado tanto que ahora podemos identificar con precisión la ubicación exacta del catéter con la extrema confianza de que está donde debe estar”.

Los sensores magnéticos en el paciente crean una imagen a color y tridimensional del corazón en sólo minutos. Esa imagen requiere hasta un monitor, mientras otra imagen replica la actividad eléctrica del corazón. La tecnología está lista para ser utilizada más ampliamente en la atención cardiaca, dijo él.

“El catéter crea pequeñas líneas de cicatrización para prevenir que continúe la arritmia”, dice el Dr. Pascual. “Esta tecnología cartográfica hace posible el realizar ablaciones sin exposición alguna a la radiación. Este nuevo sistema será expandido eventualmente para ser utilizado en ablaciones más complejas para tratar casos más severos de arritmias”.

Etiquetas: ,


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *