Neurocirujanos: La cirugía puede que no sea necesaria, pero no ignoren los síntomas del cuello y la espalda

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

9 de June de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

¿Cómo saber si su dolor crónico de espalda o de cuello, o ese dolor radiante que usted puede sentir en los brazos o en las piernas requiere cirugía? Esa es una pregunta bastante común que reciben los neurocirujanos, quienes a menudo ofrecen soluciones no quirúrgicas para estas condiciones.

“El dolor de espalda es común. Yo pienso que para la edad de 30 a 35 años, alrededor de un 70 por ciento de las personas han faltado al trabajo debido al dolor de espalda”, explica Michael Gómez, M.D., neurocirujano y director de cirugía espinal mínimamente invasiva en Miami Neuroscience Institute, parte de Baptist Health.

“Y sabemos que alrededor de un 85 por ciento de las personas que tienen dolor de espalda y de piernas se mejorarán por sí mismos sin cirugía, en un transcurso de tres meses. Y entonces típicamente, cuando yo aconsejo a mis pacientes, veo si pueden vivir un poquito más tiempo con el dolor, vemos si se alivia o tratamos de aliviarles con algún medicamento antiinflamatorio, y yo típicamente les aconsejo que esperen entre seis semanas y tres meses antes de decidirnos acerca de hacer cirugía”.

Timothy Miller, M.D., neurocirujano y director de neurocirugía funcional en Marcus Neuroscience Institute, también parte de Baptist Health, explica que a menudo, los pacientes son referidos por un médico de atención primaria.

“Yo a menudo les digo a mis pacientes que comiencen con su médico de atención primaria”, dice el Dr. Miller. “Ellos son muy buenos. En la mayoría de los casos ellos pueden ordenar las imágenes necesarias que podrían ser requeridas para ver a un neurocirujano. Y si usted tiene síntomas de dolor de espalda que irradia hacia las extremidades inferiores, hay muy pocas cosas que pueden imitar eso. Un neurocirujano sería el próximo paso lógico. De nuevo, eso no necesariamente significa que a usted le van a ofrecer hacerse una cirugía desde el principio. Y, de hecho, probablemente ese no sea el caso, a no ser que esté ocurriendo algo bastante inquietante”.

Recientemente los Dres. Gómez y Miller tomaron parte en un programa de Baptist Health Instagram Live en inglés, titulado Neurosurgery: Beyond the Brain. La anfitriona del programa quien comunicó a los médicos las preguntas del público fue Jeannette Kaplun, editora de Hispana Global.

He aquí los puntos más destacados de la sesión de preguntas y respuestas. (Vea en programa completo de Instagram Live aquí.)

Kaplun: Una de nuestras televidentes está un poco nerviosa porque a su mamá le acaban de decir que necesita una cirugía arriba del coxis. ¿Deben estar nerviosos acerca de este tipo de cirugía en general?

Dr. Gómez:
“Depende de la cirugía. La cirugía más común que hacemos es la laminectomía lumbar o la disquectomía. Así que probablemente eso sea lo que ella se va a hacer. Y los pacientes tienden a salir muy bien. Las cirugías más comunes que hacemos aquí son, a pesar de usar un microscopio y refractores sofisticados, cirugías muy tradicionales que se han estado haciendo por años. Entonces, cuando usted se somete a una cirugía común, que se ha estado haciendo por años, los resultados tienden a ser predecibles y son predeciblemente buenos…A ella de le deberá ir bien.

Kaplun: ¿Han visto ustedes un aumento en los problemas de la columna debido al COVID o durante la pandemia del COVIS-19?

Dr. Miller:
“Hemos visto problemas, problemas neurológicos. Sin embargo, a menudo no son problemas quirúrgicos. No hemos visto que el COVID haya causado tumores cerebrales, por ejemplo, o enfermedad degenerativa avanzada de la columna. Ha pasado alrededor de un año ahora, así que yo creo que la respuesta corta es no. Pero lo que sí he visto es, y pienso que esto está ocurriendo en la profesión médica en general, hemos visto una gran rebaja en el número de cirugías electivas durante las etapas iniciales del COVID entre marzo y mayo o junio del año pasado, cuando los pacientes yo pienso estaban reacios a venir al hospital. Y yo, por lo menos personalmente he visto esos pacientes atrasados venir ahora y nos hemos puesto bastante ocupados recientemente porque yo pienso que la gente está empezando a cuidarse nuevamente en cuanto a la salud en general”.

Dr. Gómez:
“Yo estoy viendo más dolores de espalda… de espalda y de cuello. Yo creo que eso tiene que ver con la mala ergonomía de trabajar desde la casa. Porque cuando se trabaja en una oficina, usted se sienta en un escritorio de verdad y el teclado de su computadora puede estar un poco más bajo. Y luego cuando comenzó la pandemia y la gente estaba trabajando desde sus casas, estaban trabajando desde la isla de la cocina o en la mesa del comedor o con una computadora portátil donde la posición es menos que ideal. Así que, no vi un aumento en los trastornos, pero sí vi a más personas venir a la oficina con dolores y molestias generalizadas en el cuello y la espalda baja, simplemente de trabajar desde casa, estar sedentarios, tener el gimnasio cerrado, cosas así”.

Kaplun: Una televidente se está recuperando de una disquectomía y un mes después de la operación se está quejando de un entumecimiento residual en la mitad del muslo. Ella está preguntando si esto es algo común y cuánto tiempo pueden durar los trastornos residuales.

Dr. Miller:
“El entumecimiento residual es algo en realidad bastante común. Los nervios son los tejidos que más largo tardan en sanar en el cuerpo. Y entonces, sólo porque le hemos quitado la presión a un nervio que se ha visto afectado por mucho tiempo, no significa que se va a sanar instantáneamente y que todos los síntomas se van a resolver automáticamente. Típicamente, lo primero que se le aliviará será el dolor. Cuando el nervio no está siendo impactado y presionado día tras día, ese dolor se alivia bastante rápido a medida que el nervio se sana con el pasar del tiempo. Desafortunadamente en algunos pacientes, hay un poco de entumecimiento residual permanente, pero eso es algo raro”.

Kaplun: Si alguien tiene dificultad abotonándose una blusa o una camisa, ¿puede eso señalar algún problema o trastorno neurológico o espinal?

Dr. Gómez:
“Esa es actualmente una de las preguntas que le hacemos a los pacientes. Es bastante específico…Así que típicamente cuando los pacientes tienen estenosis cervical, o un estrechamiento del canal espinal en el cuello con compresión de la médula espinal, van a tener un entumecimiento extraño en las manos. Así que se les hace difícil abotonarse las camisas. A veces tampoco pueden agarrar bien su taza de café. Les cuesta trabajo agarrar monedas de una mesa. Así que eso típicamente nos preocupa acerca de que pueda estar ocurriendo algo en la espina cervical”.