Cómo proteger a los recién nacidos de las enfermedades infecciosas

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

22 de June de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Desde la sala de parto hasta el cuarto del bebé, los padres de los recién nacidos siempre están vigilando la limpieza y la seguridad. Ese uso de cautela es bueno, especialmente durante la pandemia actual de la COVID-19, según el neonatólogo Jorge Perez, M.D., director médico de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales de South Miami Hospital.

Además de la amenaza de la COVID-19, la influenza y otros virus, las infecciones de estreptococo y los gérmenes comunes en el hogar pueden interrumpir el balance saludable del cuarto de un bebé, dice él. Afortunadamente, la medicina preventiva comienza con el cuidado prenatal y continúa después que su bebé llega a la casa.

¿Le preocupan los gérmenes? El Dr. Perez advierte acerca de las enfermedades más comunes, y sin embargo más potencialmente serias que los recién nacidos pueden contraer y ofrece a los padres estos consejos para mantener a sus bebés seguros:

Influenza: Una vacuna contra la influenza durante el embarazo permite que el bebé por nacer se beneficie de la vacuna de su madre. La inmunización directa contra la influenza no es recomendada para los recién nacidos o para los bebés menores de 6 meses. Sin embargo, durante los primeros meses, el recién nacido permanece protegido por la vacuna contra la influenza que recibió su mamá durante el embarazo. Eso es importante porque los bebés y los niños pequeños son especialmente vulnerables a la influenza y a sus complicaciones relacionadas, tales como la neumonía. “La influenza en los bebés y en los niños pequeñitos es especialmente seria, ya que sus sistemas inmunológicos aún no son lo suficientemente fuertes como para combatir este virus”, dijo el Dr. Perez. “Recomendamos que las mamás su vacunen contra la influenza durante el embarazo y que los demás cuidadores también se vacunen para prevenir que el bebé sea expuesto al virus”.

Estreptococo del grupo B: Según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés), alrededor de un 25 por ciento de las mujeres son portadoras de la bacteria estreptococo del grupo B (GBS por sus siglas en inglés), la cual usualmente no es dañina ni contagiosa, excepto para los recién nacidos. El estreptococo del grupo B puede ser transmitido a los bebés durante el parto y puede causar meningitis e infecciones del torrente sanguíneo, las cuales pueden resultar fatales. Por eso, cuando las mujeres embarazadas alcanzan las 35 a 37 semanas de gestación, a la mayoría se les realiza una prueba de estreptococo del grupo B. Si no, el Dr. Perez recomienda que las mujeres embarazadas le pidan a su obstetra que les ordene la prueba. Si una mujer es identificada como portadora de la bacteria, ella recibirá antibióticos durante el parto para prevenir que la bacteria sea transmitida al bebé durante el parto. Aunque la prueba de estreptococo del grupo B de una mujer resulte negativa en un embarazo, ella debe recibir la prueba nuevamente durante los embarazos subsiguientes, dice el Dr. Perez.

Citomegalovirus: Conocido como CMV, este virus puede ser transmitido de la madre al bebé durante el embarazo a través de la sangre de la madre, la cual pasa a través de la placenta hasta el bebé. Los CDC reportan que la mayoría de los bebés que nacen con casos congénitos de CMV son saludables, sin síntomas o problemas de salud algunos. Sin embargo, algunos bebés nacen prematuramente y pueden exhibir síntomas como sarpullido, ictericia, la cabeza pequeña (microcéfalo), bajo peso natal, hígado o bazo engrandecido, daños a la retina del ojo (retinitis), neumonía o pueden desarrollar convulsiones. Estos bebés pueden desarrollar problemas de salud a largo plazo, incluyendo pérdida de la visión o de audición o retrasos motores y del desarrollo. Las mujeres que tienen contacto frecuente con los niños pequeños están en más alto riesgo de contraer CMV y de pasárselo a sus bebés por nacer. Para protegerse, los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas:

  1. Usen agua y jabón para lavarse las manos, particularmente después de cambiarle el pañal a un párvulo, limpiarle la nariz a un niño o tocar objetos que han tocado los niños
  • Lavar o desinfectar los juguetes y las superficies – especialmente aquellas que hayan sido tocadas por los niños
  • Eviten compartir utensilio, comida y bebidas

Listeriosis: Los recién nacidos, las mujeres embarazadas y los adultos mayores, y aquellos con sistemas inmunológicos comprometidos tienen mayores probabilidades de contraer listeriosis, una infección potencialmente severa causada por comer alimentos contaminados con la bacteria de la listeria. Es una enfermedad rara, pero los CDC reportan que las mujeres embarazadas tienen 10 veces más probabilidades de ser infectadas y añade que la infección puede presentar una seria amenaza para los bebés por nacer y los recién nacidos. Como medida preventiva, las mujeres embarazadas deben evitar lo siguiente:

  • Leche no pasteurizada o quesos blandos hechos de leche no pasteurizada
  • Pescado o mariscos crudos o poco cocidos, incluyendo el sushi
  • Carnes de delicatesen o perros calientes sin calentar
  • Pastas de carne refrigeradas y patés

El Dr. Perez recomienda que el lavado frecuente y cuidadoso de las manos, limitar los visitantes – especialmente los que demuestren señales de enfermedad – y el uso del sentido común pueden facilitar la prevención de las enfermedades en los recién nacidos. Él también recomienda la lactancia materna siempre y cuando sea posible, ya que la leche materna ha sido comprobada a reforzar el sistema inmunológico de un bebé para ayudar a proteger contra las bacterias, los patógenos y los virus.

“La enfermedad de la COVID-19 ha sacado a relucir la importancia de tomar medidas preventivas para evitar el contagio de infecciones a los demás”, dijo el Dr. Perez. “Con los recién nacidos, que tienen sistemas inmunológicos en desarrollo, es especialmente importante tomar precauciones sensibles para reducir el riesgo de infección”

Tags: , , ,


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *