Mitos y hechos acerca de la nutrición durante el embarazo

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

13 de April de 2016


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

La espera de un bebé usualmente es uno de los momentos más emocionantes en la vida de una mujer. Sin embargo, entre escoger los nombres, los baby showers y otras actividades divertidas que ocurren a través de los nueve meses de gestación, también existen un número de importantes consideraciones de salud para producir un bebé saludable y para mantener a la mamá en buen estado. La nutrición durante el embarazo es una de las más importantes, según los médicos.

Consejos acerca de la dieta saludable cuando se espera un bebé

“La meta de asesorar a las pacientes acerca de la nutrición adecuada mientras están embarazadas es ayudar a la madre a permanecer lo más saludable posible y también darle un buen comienzo al bebé”, dijo Mabel Marotta, M.D., un obstetra y ginecólogo afiliado con West Kendall Baptist Hospital.

Adherirse a una dieta saludable puede minimizar los riesgos asociados con la mala nutrición durante el embarazo, según la Dra. Marotta. Aquí el nos ayuda a desmentir algunos de los mitos más comunes acerca de la nutrición durante el embarazo.

Mitos comunes durante el embarazo

Mito: Las vitaminas prenatales son solamente para mujeres que tienen deficiencias de vitaminas o minerales.

Hecho: Las multivitaminas hechas especialmente para las mujeres embarazadas proporcionan los minerales y los suplementos que ayudan a mantener a las madres embarazadas en buen estado y que promueven el desarrollo saludable del feto. La mayoría de los médicos recomiendan que las mujeres comiencen a tomar vitaminas prenatales antes de concebir y a través de todo el embarazo.

“Yo le receto vitaminas prenatales a todas mis pacientes”, dijo la Dra. Marotta. “Hay muchas marcas y tipos distintos que tienen listas largas de ingredientes. Lo importante es tomar las que proporcionan la cantidad correcta de minerales básicos para mantener a la madre saludable y para promover el desarrollo saludable del cerebro y del cuerpo del bebé para disminuir los riesgos para las anormalidades fetales”.

Los beneficios de tomar vitaminas durante el embarazo están respaldados tanto por instituciones principales de salud como por estudios de investigación. Los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) recomiendan que las mujeres comiencen a tomar vitaminas cuando estén planeando quedar embarazadas. Los nutrientes más importantes que las vitaminas deben contener incluyen ácido fólico, hierro, ácidos grasos omega 3, calcio y vitamina D. El riesgo de un aborto espontáneo se redujo por un 79 por ciento en mujeres que tomaron multivitaminas durante las primeras etapas de su embarazo, según un estudio reciente realizado por el National Institute of Child Health and Human Development.

La gran variedad de vitaminas prenatales disponibles – en distintas formas y con precios variables – pueden hacer difícil la tarea de elegir la vitamina más correcta para las mujeres embarazadas.

“La vitamina que le recete su médico es la mejor para usted”, dijo la Marotta. Él le recomienda tres o cuatro marcas distintas a cada paciente, basadas en su presupuesto y en el tipo que él piense que ella tolerará mejor. Para las mujeres que experimenten las nauseas matutinas y que sufran con vómitos, existen ciertas vitaminas que proporcionan los minerales básicos en una forma que ellas puedan tolerar, añadió élla.

Mito: Usted está comiendo para dos personas y necesita calorías adicionales

Hecho: La mayoría de las mujeres embarazadas comen de más, según los CDC. El American College of Obstetricians and Gynecologists  proporciona directrices para un aumento de peso saludable durante el embarazo.

“La obesidad es uno de los problemas más serios cuando se trata de los riesgos durante el embarazo”, dijo la Dra. Marotta. “Estar obesa en el momento de la concepción pone a una mujer en la categoría de un embarazo de alto riesgo. Lo mismo es cierto para las mujeres que aumentan demasiado de peso durante su embarazo. Estas mujeres tienen más probabilidades de tener un parto por cesárea. El procedimiento, que es generalmente seguro, tiene los riesgos que están asociados con cualquier cirugía y es mejor evitarlo si es posible”.

La Dra. Marotta recomienda seguir una dieta balanceada con la cantidad correcta de granos integrales, frutas y vegetales, proteína, productos lácteos y grasas saludables. Élla también señala que hay que tener precaución con los alimentos que se deben evitar, especialmente los productos con ingredientes crudos o sin pasteurizar.

“Está bien comer limpio, pero comer cosas como carnes crudas o leche que viene directamente de la vaca no es algo seguro para las mujeres embarazadas y para sus bebés”, dijo ella. “Algunas personas van a los extremos para seguir ciertas dietas que consideran “naturales”, pero las mujeres embarazadas no pueden tomar riesgos y deben consumir alimentos que estén cocinados adecuadamente y que sean pasteurizados”.

El embarazo afecta el sistema inmunológico de una mujer, haciéndola a ella y a su bebé por nacer más susceptibles a las bacterias, los virus y los parásitos que pueden causar enfermedades transmitidas por los alimentos. Algunas bacterias como la Listeria y la Toxoplasma pueden infectar al bebé y pueden causar serios problemas de salud – con o sin síntomas de “sentirse mal” – según los CDC. Los bebés también tienen más sensibilidad a las toxinas que pueden estar en los alimentos que comen las madres, tales como el mercurio que contienen ciertos tipos de pescado como el tiburón, el pez espada, la caballa gigante y el pargo dorado o blanco.

“Se debe evitar cualquier alimento que tenga el potencial de ser tóxico”, dijo la Dra. Marotta.

Otros alimentos que se deben evitar durante el embarazo incluyen la masa cruda para galletitas o para tortas y las ensaladas preparadas en las tiendas tales como la ensalada de jamón, la ensalada de tuna y la ensalada de pollo.

Mito: El consumo de cafeína puede seguir igual

Hecho: La cafeína es considerada un medicamento de categoría “C”, lo que significa que existen riesgos son su consumo durante el embarazo. Las investigaciones  por los National Institutes of Health han demostrado que consumir demasiadas bebidas con cafeína aumenta el riesgo para los abortos espontáneos.

“Yo usualmente le digo a mis pacientes que reduzcan su consumo de cafeína tanto como sea posible”, dijo la Dra. Marotta. “Cada paciente es distinta. Las mujeres que me dicen que se sienten ansiosas o faltas de sueño se pueden beneficiar de consumir menos cafeína, o de no consumirla del todo, especialmente durante el embarazo ya que estas condiciones pueden aumentar los riesgos asociados con el embarazo. Si el riesgo de tomar cafeína durante el embarazo es más que los beneficios, la regla general a seguir es de no usarla”.

Mito: Comer demasiada azúcar causa la diabetes gestacional.

Hecho: Si una mujer ha seguido una dieta que limita la cantidad de azúcar añadida y esta no tiene una predisposición genética para la diabetes, su riesgo de desarrollar la diabetes gestacional es bajo.

“La gran cantidad de azúcar en nuestras dietas es un gran reto para todos nosotros y también un gran problema”, dijo la Dra. Marotta. “Durante el embarazo, la placenta produce una hormona que es resistente a la insulina y es por eso que se chequean los niveles de azúcar en distintas etapas del embarazo. Si los niveles de azúcar en la sangre de una mujer embarazada aumentan demasiado, estos casi siempre pueden ser reducidos con una dieta controlada”.

La conclusión acerca de la nutrición durante el embarazo es un viejo proverbio en la medicina. La Dra. Marotta dice, “Ponga atención a los consejos de su médico. Siga una dieta regular y balanceada; evite los alimentos peligrosos o riesgosos y controle su aumento de peso. Estas son las claves básicas para un embarazo nutritivo”.

Etiquetas: ,