Desmentimos 6 mitos acerca de los tumores cerebrales

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

25 de June de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Los tumores cerebrales pueden ser benignos o cancerosos. Pueden ser de bajo grado o de alto grado, describiendo si son de crecimiento lento o rápido. Pueden originarse en el cerebro como tumor primario, o pueden regarse o hacer metástasis al cerebro de otros cánceres en otras partes del cuerpo.

No importa de qué consistan, cuán rápido crezcan o dónde se originen, los tumores cerebrales afectan a personas de todas las edades y requieren tratamiento. Conocer los hechos, en vez de los mitos acerca de los tumores cerebrales y de su riesgo para desarrollarlos puede ser la clave para un diagnóstico temprano y un tratamiento exitoso.

La American Cancer Society estima que serán diagnosticados alrededor de 23,890 tumores malignos del cerebro o de la médula espinal en adultos y niños en los Estados Unidos este año, con alrededor de 18,020 muertes por causa de estos tipos de tumores. Mientras que las cifras parecen altas, la probabilidad de desarrollar un tumor maligno en el cerebro o en la médula espinal durante su vida es de menos de 1 por ciento. En comparación, el riesgo de que una mujer desarrolle cáncer del seno es de un 14 por ciento y el riesgo para desarrollar cáncer de pulmón es de alrededor de un 7 por ciento. Aun así, los tumores cerebrales – incluso los tumores benignos – pueden ser mortales y pueden afectar la calidad de vida, así que no es sorprendente que la gente quiera reducir sus riesgos.

mitos acerca de los tumores cerebrales
El neurocirujano Michael McDermott, M.D., ejecutivo médico principal de Miami Neuroscience Institute

Michael McDermott, M.D., neurocirujano y ejecutivo médico principal de Miami Neuroscience Institute, desmiente los mitos más populares acerca de los tumores cerebrales.

Mito 1: Los tumores cerebrales son causados por los teléfonos celulares o por las microondas.

El Dr. McDermott dice que este mito simplemente to tiene sentido fisiológicamente, ya que los estudios demuestran que la radiación de radiofrecuencia (RFR por sus siglas en inglés) de estos dispositivos afectaría la piel mucho antes de llegar a afectar al cerebro. Además, uno de los mejores amortiguadores para la radiación es el calcio, así que el cráneo también protegería al cerebro de la radiación de radiofrecuencia.

“Los estudios más grandes acerca de los efectos de la radiación de radiofrecuencia en el cerebro no han encontrado causa de preocupación de que estos dispositivos puedan causar tumores”, dijo el Dr. McDermott. “Un estudio reciente realizado en ratas y ratones demostró el crecimiento de tumores en el corazón, el cerebro y la glándula suprarrenal, pero utilizó dosis mucho más altas de RFR de lo que estamos expuestos cuando usamos nuestros teléfonos celulares”.

Ese estudio, el cual comenzó hace más de una década, utilizó teléfonos celulares 2G y 3G. Los futuros estudios de investigación que están siendo desarrollados por el National Toxicology Program se enfocarán en la más reciente tecnología de teléfonos celulares como la 5G y el WiFi.

Mito 2: Los rayos-X dentales causan meningiomas.

Un estudio publicado en el 2012 encontró que la exposición a los rayos-X dentales décadas atrás estaba asociado con un aumento en el riesgo para los meningiomas, tumores cerebrales benignos o cancerosos en las meninges, el revestimiento protector alrededor del cerebro y la médula espinal. Sin embargo, la tecnología de rayos-X en ese entonces dependía de dosis más altas de radiación y no estaba regulada como lo está hoy en día.

“Este estudio examinó los rayos-X de mordida y los rayos-X panorámicos utilizados en el pasado”, explicó el Dr. McDermott. “La tecnología digital de hoy utiliza radiación de energía más baja y ha reducido este riesgo, así que ya no nos estamos poniendo a nosotros mismos ni a nuestros hijos en peligro de desarrollar tumores cerebrales al visitar la oficina del dentista”.

Mito 3: El aspartamo y otros endulzantes artificiales causan tumores cerebrales.

Los alimentos procesados y los aditivos alimenticios como los endulzantes artificiales han sido el enfoque de estudios para tumores cerebrales ya que se sabe que han contribuido a algunos tipos de cáncer. El endulzante artificial llamado aspartamo ha sido estudiado muchas veces en las últimas décadas, con más de 100 estudios que han demostrado su seguridad, según la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés).

Un estudio del 2006, publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, concluyó que el endulzante artificial no había contribuido al desarrollo de gliomas malignos, tumores cerebrales notorios por causar daños al cerebro.

“A diferencia de otros tipos de tumores que se encuentran en el cuerpo, los tumores cerebrales, según han demostrado las investigaciones, no son impactados por la dieta”, afirmó el Dr. McDermott. “Otra popular idea que tampoco ha sido comprobada científicamente es que la dieta cetogénica baja en carbohidratos y alta en grasa puede curar los glioblastomas”.

Mito 4: Los tumores cerebrales son más prevalentes en los niños.

“Los tumores cerebrales afectan a todas las edades”, dijo el Dr. McDermott, “pero los tumores cerebrales son la malignidad sólida más prevalente en los niños, seguidos por la leucemia”.

Según el reporte más reciente publicado en octubre del 2019 por el Central Brain Tumor Registry of the United States, los tumores cerebrales también son la causa principal de muerte entre niños menores de 14 años, en comparación con otros tipos de tumores.

Quizás estos datos lleven a la percepción que los tumores cerebrales son más prevalentes en los niños que en los adultos. El registro, sin embargo, señala que la incidencia más alta de tumores cerebrales y del sistema nervioso central ocurren en adultos de 40 años y mayores, donde ocurren 42 casos por cada 100,000 personas en los Estados Unidos, en comparación con sólo 5 casos por cada 100,000 niños entre las edades de 0 a 14 años de edad.

Estas cifras también cuentan otra historia – que los tumores cerebrales son relativamente raros. De hecho, el Dr. McDermott señala que los tumores en el colon, los pulmones y los senos son mucho más prevalentes entre los adultos que los tumores cerebrales.

Mito 5: Los tumores cerebrales son causados por la genética.

“Sabemos que ciertos síndromes hereditarios, como la neurofibromatosis – tipo 1 y tipo 2, la esclerosis tuberosa y el síndrome de Li-Fraumeni contribuyen al desarrollo de los tumores cerebrales primarios”, dijo el Dr. McDermott. Estas condiciones están caracterizadas por tumores que crecen en varios lugares a través del cuerpo.

“También hemos visto evidencia que las personas con múltiples meningiomas probablemente tengan un componente genético en sus tumores, pero no se conoce mucho más acerca de otros vínculos genéticos con los tumores cerebrales”.

Otro factor contribuyente comprobado en el desarrollo de los tumores cerebrales, es la radiación craneal en los pacientes de leucemia infantil. El Dr. McDermott dice que los estudios han demostrado un aumento 25 veces mayor de meningioma entre 20 y 30 años después de este tratamiento.

“Estos pacientes deben permanecer bajo observación médica después de su tratamiento para que los tumores puedan ser detectados en sus etapas más tempranas”, dijo él.

Mito 6: Los tumores cerebrales son mortales.

El Dr. McDermott concede que los tumores cerebrales – tanto malignos como benignos – pueden ser mortales. Sin embargo, él dice que existen tratamientos para prevenir los devastadores efectos de los tumores cerebrales y prolongar la vida.

“Los tumores benignos en otras partes del cuerpo a menudo son tratados con éxito, pero en el cerebro, incluso los tumores benignos son peligrosos”, dijo el Dr. McDermott. “Eso se debe a que pueden crecen y oprimir el cerebro, afectando su función y las funciones del cuerpo. Debemos tratarlos para prevenir los problemas”.

Los tratamientos incluyen cirugía para extirpar el tumor, radioterapia para encoger el tejido del tumor utilizando dosis enfocadas de radiación, y drogas de quimioterapia e inmunoterapia para destruir las células cancerosas. La tecnología emergente como los virus genéticamente modificados que atacan las células tumorales y los campos eléctricos de baja intensidad para inhibir su crecimiento también están siendo estudiados y utilizados por los especialistas de Miami Cancer Institute.

“Los tumores cerebrales pueden ser mortales, pero los estamos tratando con éxito y estamos dando seguimiento a los pacientes para poder actuar con rapidez si recurren”, dijo el Dr. McDermott.

Tags: , , ,