Miami Cancer Institute es el primero en utilizar un nuevo juego de realidad virtual que mantiene a los niños tranquilos y quietos durante los estudios cerebrales por MRI

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

29 de September de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Mantenerse perfectamente quieto durante 30 minutos o más mientras se realiza un estudio de resonancia magnética (MRI) puede ser un reto para cualquiera. Sin embargo, para los pacientes más jóvenes, que tienden a ser más inquietos y no siempre pueden seguir instrucciones, puede ser algo especialmente difícil, según los médicos, y a menudo se requiere sedación. Pero un nuevo juego de realidad virtual que está haciendo su debut en los EE.UU. en Miami Cancer Institute está ayudando a reducir la ansiedad y la necesidad para la anestesia para los pacientes pediátricos con tumores cerebrales, lo que permite obtener imágenes de mayor calidad.

“Cualquiera que se haya sometido a un MRI sabe lo que se siente estar atado a la mesa, voltear dentro del tubo y someterse a ese fuerte ruido de golpeteo”, dice Matthew Hall, M.D.  oncólogo radioterápico pediátrico principal de Miami Cancer Institute, que es parte de Baptist Health South Florida. “Imaginen lo que sería para un niño pequeño que está ahí dentro solo”.

Matthew D. Hall, M.D., MBA, oncólogo radioterápico pediátrico principal con el auricular de realidad virtual del MRI Stillness Game, fabricado por Reimagine Wellness que los jóvenes pacientes de cáncer cerebral pueden utilizar durante sus resonancias magnéticas en Miami Cancer Institute 
 

El “MRI Stillness Game”, un juego de realidad virtual desarrollado por el fabricante de tecnología de atención de salud Reimagine Well y probado por Miami Cancer Institute, prepara a los niños para su resonancia magnética cerebral, aliviando la ansiedad y mejorando la atención, dice el Dr. Hall.

El juego de realidad virtual ayuda a entrenar a los niños para que permanezcan quietos y lidien mejor con los ruidos, que a menudo provocan estrés, y la sensación de claustrofobia que sufren algunos durante una resonancia magnética, dice el Dr. Hall. El resultado es una reducción en el número de niños que deben ser anestesiados para el estudio; una imagen mejor y más clara que conduce a una atención de máxima calidad; un tiempo de estudio más corto; y un paciente más feliz.

“Si un niño se mueve durante la prueba de MRI, eso puede crear una imagen borrosa que puede resultar más difícil de interpretar”, señala el Dr. Hall. “Para planificar y administrar el tratamiento de radiación de alta precisión que reciben nuestros pacientes, necesitamos imágenes claras. Estamos encantados de que esta tecnología lo hará posible y hará que nuestros pacientes se sientan más cómodos.”

Miami Cancer Institute es el primer centro oncológico del país que ofrece el MRI Stillness Game por Reimagine Well como una opción para los pacientes pediátricos. Según el Dr. Hall, los pacientes con tumores cerebrales suelen requerir varios estudios de MRI a lo largo de su tratamiento y durante varios años de seguimiento. El Dr. Hall dice que hasta el 50 por ciento de los pacientes pediátricos de Miami Cancer Institute requieren anestesia para las resonancias magnéticas debido a la ansiedad o la incomodidad.

Los niños utilizan el programa de simulación durante una visita antes del estudio, explica el Dr. Hall. Un especialista en vida infantil especialmente entrenado les ayuda a ponerse unos auriculares de realidad virtual y les coloca en la mesa como si fueran a someterse a la resonancia magnética. Primero se guía al paciente por un recorrido virtual de la sala de resonancia magnética y luego comienza el juego.

Los auriculares pueden medir los pequeños movimientos de la cabeza, según el Dr. Hall; cuanto más tiempo permanezca el niño quieto, más inmersiva será la experiencia que podrá disfrutar, ya que una imagen en blanco y negro se convierte en un color completo y vibrante. Durante tres niveles sucesivos, cada uno más desafiante que el anterior, el niño experimenta una selva tropical, un festival de globos aerostáticos y un entorno de arrecifes de coral. El juego completo dura unos 20 minutos, según el Dr. Hall.

“Los niños reciben información inmediata, empezando por los cambios de color”, dice el Dr. Hall. “Luego, a medida que demuestran que pueden quedarse quietos, los ruidos fuertes de la máquina de resonancia magnética disminuyen y se sustituyen por los sonidos más naturales de la imagen que están viendo. Con esta biorretoalimentación, aprenden a ahogar el ruido”. Los niños también ven aumentar su puntuación de quietud a medida que mejoran, añade él.

El Dr. Hall y un miembro del personal de Miami Cancer Institute preparan a un joven paciente de cáncer cerebral para jugar el MRI Stillness Game antes de someterse a un estudio del cerebro. El juego ofrece biorretoalimentación en la forma de “recompensas” visuales y auditivas por permanecer completamente quietos durante el procedimiento ruidoso y a veces claustrofóbico.

Para el joven paciente Ayan Radu, de 5 años, el juego no solamente le ayudó a sentirse más tranquilo antes de su MRI programado en Miami Cancer Institute, pero también resultó ser divertido y sorprendente.

“Vio un océano delante de él”, dice su madre, Anca Radu. “Estaba muy interesado en jugar al juego. Cuando estaba dentro, estaba bastante tranquilo y tenía mucha curiosidad por lo que estaba pasando allí”.

Aunque hay unos cuantos centros de tratamiento de cáncer en el país que utilizan una tecnología similar para los niños que se someten a la radioterapia, Miami Cancer Institute, con su equipo pediátrico especializado que trabaja muy de cerca con pacientes jóvenes, no ve la necesidad para la tecnología de realidad virtual en ese ámbito. Sin embargo, cuando se trata de las resonancias magnéticas, incluso muchos adultos tienen dificultades para permanecer inmóviles, señala el Dr. Hall, quien dice que el Instituto podría eventualmente ofrecer este programa también a los pacientes adultos.

Miami Cancer Institute también está recopilando datos para medir la eficacia de la simulación. Analizará la información para ver si existe una correlación entre las puntuaciones más bajas del juego y la necesidad de anestesia o una mayor cantidad de tiempo en la máquina de resonancia magnética. “Esperamos que se convierta en una medida predictiva que nos sirva de guía para poder pronosticar mejor qué niños podrían necesitar más apoyo para superar un estudio de MRI”, dice el Dr. Hall.

Tags: , , ,