Más opciones para pacientes de infarto cerebral y aneurisma: La suite de neurointervención de Marcus Neuroscience Institute ofrece atención innovadora

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

5 de January de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Con una nueva suite de neurointervención, el Marcus Neuroscience Institute en Boca Raton Regional Hospital añade más armas a su arsenal en la lucha contra los infartos cerebrales, los aneurismas cerebrales y otras condiciones serias del cerebro. Clasificado como un “comprehensive stroke center” (centro integral para infartos cerebrales), el Instituto utiliza herramientas sofisticadas como la inteligencia artificial, el más avanzado equipo de imaginología y tecnología robótica para la atención de sus pacientes.

La suite de neurointervención es un componente de la expansión actual del Instituto, que forma parte de Baptist Health South Florida. Al poner una tecnología de vanguardia al alcance del equipo endovascular, los pacientes reciben los tratamientos más innovadores.


Brian Snelling, M.D., neurocirujano y especialista en infartos cerebrales endovasculares.

“En Marcus Neuroscience Institute, tenemos la capacidad de realizar la cirugía abierta tradicional, pero también estamos enfocados en ofrecer las opciones más innovadoras y menos invasivas a nuestros pacientes siempre que sea posible”, afirmó Brian Snelling, M.D., neurocirujano y especialista en infartos cerebrales endovasculares.

En la suite de neurointervención, los aneurismas cerebrales con y sin ruptura (el debilitamiento y el abombamiento de una arteria) pueden ser tratados sin tener que abrir el cráneo. Durante un procedimiento mínimamente invasivo, los médicos ensartan un catéter a través de un vaso sanguíneo en la muñeca hasta llegar al aneurisma. El instituto también ofrece el tratamiento más invasivo conocido como clipaje del aneurisma. Según la ubicación y el tamaño del aneurisma y del historial médico del paciente, los médicos deciden el mejor tratamiento para cada caso.

La muerte de las células cerebrales después de un infarto cerebral puede ocurrir rápidamente. De hecho, los infartos cerebrales son una de las condiciones más urgentes y delicadas en la medicina y son la quinta causa principal de muerte en los Estados Unidos. También son la causa principal de discapacidad.

Aunque existen varios tipos de aneurismas, los más comunes son los infartos cerebrales isquémicos, los cuales ocurren cuando hay un bloqueo o un estrechamiento en una arteria que va hacia el cerebro o que está dentro del cerebro. Esto puede ser causado por un coágulo de sangre o por la acumulación de placa. Un infarto cerebral hemorrágico es un sangramiento en el cerebro causado por un aneurisma.

“Es de suma importancia llamar al 911 si usted tiene cualquier síntoma de un infarto cerebral”, dijo el Dr. Snelling. “No vaya manejando al hospital y no demore su atención por temor a exponerse a la COVID-19. Tenemos estrictas precauciones de seguridad y cualquier persona que se sospeche esté sufriendo un infarto cerebral será tratada en un área separada”.

El tiempo es crítico por varios motivos. Algunos infartos cerebrales causados por un coágulo de sangre pueden ser tratados con la droga tPA, pero esta debe ser administrada dentro de pocas horas después de la primera señal de un infarto cerebral. Además, mientras más pronto un paciente pueda ser diagnosticado y tratado, no importa el tipo de infarto cerebral, mejor serán las probabilidades de una recuperación completa o de minimizar los daños permanentes.

Para reconocer las señales de un infarto cerebral rápidamente, use el acrónimo en inglés “BE FAST”. B – Balance o equilibrio; E – Eyes (ojos); F – Face drooping (rostro caido); A – Arm weakness (debilidad de los brazos); S – Speech difficulty (dificultad para hablar); T – Time to call 911 (Hora de llamar al 911). Otros detalles que también pueden ayudar: si la persona está teniendo problemas repentinos de coordinación, dificultad al caminar o un cambio o pérdida de la visión, puede estar sufriendo un infarto cerebral. Pídale a la persona que se sonría y que levante los dos brazos hacia arriba. Si tienen la sonrisa asimétrica o virada, o si uno de los brazos se le desliza hacia abajo, puede ser por causa de un infarto cerebral. Otro posible síntoma es un dolor de cabeza severo y repentino.

Para ayudar a asegurar que los pacientes reciban un tratamiento rápido, Boca Raton Regional Hospital fue el primero en el Sur de la Florida en utilizar la herramienta Viz.ai de inteligencia artificial que puede leer los resultados de una tomografía computarizada (CT por sus siglas en inglés) y diagnosticar un infarto cerebral en segundos. A través de un software encriptado, el equipo de infarto cerebral es notificado de inmediato.

“La tecnología Viz.ai nos ha permitido reducir los tiempos de tratamiento e identificar rápidamente a los pacientes que pueden calificar para los tratamientos más urgentes”, dijo el Dr. Snelling.

El Instituto también está participando en investigaciones clínicas y translacionales de infarto cerebral. Khalid A. Hanafy, M.D. director médico de atención e investigación neurocrítica ha sido otorgado más de $1.5 millones de dólares por parte de los Institutos Nacionales de Salud para desarrollar la próxima generación de medicamentos para tratar los infartos cerebrales y para traer nuevos hallazgos pioneros a los pacientes.

Un ensayo clínico que está siendo ofrecido actualmente es el Ensayo TESLA – Thrombectomy for Emergent Salvage of Large Anterior Circulation Ischemic Stroke, el cual es un ensayo multicéntrico para determinar si los pacientes quienes, en el pasado, no hubieran sido elegibles para la remoción de un coágulo porque estaba localizado en un área del cerebro donde el daño se estimaba que fuera permanente, ahora calificarían para el procedimiento. “No queremos dejar atrás a ningún paciente si existe alguna probabilidad de mejoría”, dijo el Dr. Snelling.

Además del Dr. Snelling y el Dr. Hanafy, otros miembros el equipo vascular incluyen al Director y Presidente del Instituto Frank Vrionis, M.D., quien está entrenado en neurocirugía en la base del cráneo; Patricio Espinosa Prado, M.D.; Farrah Wolf, M.D.; y Douglas DeOrchis, M.D. Todos trabajan muy de cerca con los médicos especializados de emergencia y de atención crítica y con neurólogos, neurocirujanos, neurorradiólogos intervencionistas, personal de enfermería con entrenamiento en infartos cerebrales y otros expertos clínicos en infartos cerebrales.

Tags:


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *