- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Más hombres enfrentan el cáncer de próstata de alto riesgo. He aquí por qué.

Un continuo debate acerca de la eficacia de una prueba de sangre para detectar el cáncer de próstata puede haber contribuido a que menos hombres sean evaluados para la enfermedad. La consecuencia involuntaria: Más hombres ahora están siendo diagnosticados con cáncer de próstata de alto riesgo y más invasivo.

El debate sobre la prueba de sangre de antígeno prostático específico o PSA por sus siglas en inglés, estalló en el 2012 a raíz de la recomendación por la US Preventive Services Task Force (USPSTF) de no hacerle pruebas de rutina de PSA a pacientes sin síntomas para detectar la enfermedad la enfermedad en sus primeras etapas. El panel de expertos estadounidenses dijo que la prueba de PSA no era una herramienta confiable y que estaba contribuyendo a las biopsias innecesarias, las cuales pueden causar peligrosos efectos secundarios.

Sin embargo, los urólogos y otros especialistas en cáncer de próstata predijeron que la recomendación de no realizar las pruebas tendría consecuencias involuntarias perjudiciales, tales como un aumento en los diagnósticos de cáncer más avanzados como resultado de que los hombres aplacen sus pruebas de detección.

Un aumento en los cánceres de riesgo intermedio y de alto riesgo

Un nuevo estudio, presentado al principio de este año en la reunión anual de la  European Urology Association, ahora ha sido publicado en la revista World Journal of Urology [1]. El estudio proporciona datos para respaldar esta proyección. Los investigadores encontraron una disminución consistente en el cáncer de próstata de grado bajo, y un aumento en las formas intermedias y de alto riesgo de la enfermedad – en comparación con las tasas del período anterior a la recomendación por la USPSTF en contra de las de detección de PSA.

La recomendación del 2012 hiso “un gran perjuicio” a los pacientes con cáncer de próstata, particularmente aquellos que enfrentan las formas más agresivas de la enfermedad, afirmó Murugesan Manoharan, M.D. [2], jefe de cirugía urológica oncológica y director de cirugía robótica en Miami Cancer Institute [3].

“En el pasado, los hombres estaban siendo sobrediagnosticados con cáncer de próstata de bajo riesgo”, dijo el Dr. Manoharan. “Sin embargo en el presente, debido a que hay menos pruebas de detección, muchas personas con cánceres prostáticos agresivos están siendo subdiagnosticados. Así que los pacientes que se pueden curar potencialmente están pagando el precio por no hacerse las pruebas de detección”.

El año pasado, la USPSTF modificó su controversial posición del 2012. Ahora el equipo operativo dice que la prueba de PSA puede ser beneficiosa para prevenir el cáncer de próstata en hombres entre las edades de 55 a 69 años.

 

 

Los avances en el diagnóstico de los cánceres avanzados

Es importante que los hombres mayores de 50 años entiendan que ha habido avances significativos en el diagnóstico de los cánceres de próstata, incluyendo las imágenes de resonancia magnética (MRI por sus siglas en inglés), los tratamientos con medicamentos y las biopsias mucho más dirigidas.

“Ahora hay un sinnúmero de herramientas más avanzadas para saber quién tiene un cáncer significativo o quién tiene un cáncer de alto riesgo”, dice el Dr. Manoharan. “Pero si un hombre no se hace la prueba de PSA, no puede utilizar esas herramientas. Por ejemplo, se puede hacer un MRI de la próstata, el cual es ahora mucho más superior de lo que era hace 10 años. Además, tenemos análisis de sangre más enfocados para determinar si se necesita una biopsia”.

En un nuevo estudio separado por parte de University of California at San Francisco, los investigadores encontraron que una forma mortal de cáncer de próstata es ahora mucho más común de lo que antes se había pensado. Pero los investigadores encontraron que los diagnósticos más específicos pueden llevar a mejores tratamientos y a tasas de supervivencia más altas para estos pacientes. El estudio involucró a 202 hombres con cáncer de próstata que se había regado más allá de la próstata y era resistente a los tratamientos estándares. Encontró que alrededor de un 17 por ciento de estos casos de cáncer de próstata metastásico pertenecían a un subtipo mucho más mortal, con mutaciones genéticas específicas. Los investigadores previamente pensaron que menos del 1 por ciento de todos los cánceres prostáticos estaban en esa categoría.

“Este estudio representa lo último en la continua batalla entre el bien y el mal cuando se trata del contraataque de las células tumorales”, dice el Dr. Manoharan. “Los cánceres metastásicos avanzados se pueden transformar en los tipos más agresivos. Sin embargo, con la tecnología genética moderna, podemos identificarlos y podemos utilizar varios medicamentos y otros tratamientos para ayudar a los pacientes”.

Los hallazgos del estudio de University of California publicados en la revista Journal of Clinical Oncology [4], indican que este subtipo de cáncer – llamado “cáncer de próstata neuroendocrino de células pequeñas emergentes” o t-SCNC por sus siglas en inglés – podría ser mejor tratado con medicamentos dirigidos.

Esta última investigación resalta la importancia de no demorar las pruebas de detección para el cáncer de próstata, dice el Dr. Manoharan.

“Ahora, podemos ofrecer biopsias de forma más dirigida, a diferencia de las biopsias al azar que se realizaban en el pasado”, dice él. “Esto nos ayuda a prevenir el sobrediagnóstico y a la misma vez, es de gran ayuda para los pacientes con formas agresivas de la enfermedad. Es importante tener en mente que el propósito de las pruebas de detección es el de prevenir la muerte”.