Mantenerse hidratado durante el verano es más fácil de lo que usted piensa

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

13 de August de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Las piscinas de agua clara nos llaman a medida que suben las temperaturas. Es difícil resistir el impulso – la necesidad – de zambullirse y refrescarse. De alguna forma, eso también es lo que está ocurriendo dentro de su cuerpo.

Todos los sistemas del cuerpo requieren el agua para funcionar adecuadamente. El cuerpo la necesita para regular su temperatura, mantener las articulaciones lubricadas, prevenir las infecciones, impartir nutrientes a las células e incluso para mantener al corazón latiendo.

Mientras que la deshidratación severa es algo que se debe prevenir, la mayoría de las personas nunca llegan a ese punto. La deshidratación leve, sin embargo, sí es bastante común. A corto plazo, puede causar una amplia gama de problemas tales como dolores de cabeza, falta de energía, problemas del sueño, problemas del equilibrio, mal humor, dificultad para concentrarse y sí, también estreñimiento. A largo plazo, la deshidratación puede contribuir a las piedras renales y a otros problemas.

“En el verano, hay un riesgo mayor de deshidratación debido a las temperaturas más altas”, dice el urólogo Raymond Leveillee, M.D., director del Center for Advanced Robotics and Urologic Care de Bethesda Hospital East. Pero no asuman que es un problema solamente para los que pasan tiempo al aire libre en el calor. “Se pierde líquido incluso en el aire acondicionado. Se pierde agua cada vez que usted va al baño, suda y hasta cuando respira”.

Cuando se trata de reponer ese líquido, es mejor evitar los jugos, las sodas y las bebidas deportivas debido a su alto contenido de azúcar. Pero usted tampoco tiene que limitarse a tomar agua. Se pueden obtener muchos líquidos de los alimentos que usted come, especialmente de las frutas y los vegetales frescos.

“La gente asume que para mantenerse hidratados solo tienen que tomar una bebida, pero existen muchas otras fuente de hidratación”, dice Thi Squire (en la foto de arriba), administradora del exitoso jardín orgánico Grow2Heal de Homestead Hospital. “Puede que la gente no piense, ‘Ay tengo sed – me apetece una jugosa mandarina o una rebanada de sandía”.

Si usted consume una dieta balanceada que incluye frutas y vegetales frescos, usted le está dando a su cuerpo lo que necesita, según Squire. “La hidratación es otro beneficio de comerse sus frutas y sus vegetales”, dice ella. “Mientras que ayudan a hidratarle, usted también obtiene las vitaminas y los minerales que promueven la buena salud, y eso es bueno para todo”.

Algunas opciones de alimentos hidratantes incluyen:

Tomates: En lugar de uvas, pruebe algunos tomates uva. Son más bajos en azúcar, están repletos de fitoquímicos que combaten el cáncer y también son altos en vitamina C. Además, su contenido de agua es de un 93 por ciento – más alto que la sandía. Cómase un tomate de la misma manera que se comería una manzana, o de la forma tradicional – rebanados en sus ensaladas y en sus sándwiches.

Pepinillos: Hay pocos alimentos tan refrescantes como los pepinillos – frescos, nutritivos y llenan bastante. Los pepinillos contienen alrededor de un 95% de agua y están repletos de compuestos antiinflamatorios, potasio y vitamina K. Y en caso de que se estuviera preguntando, la cáscara y las semillas son las partes más densas en nutrientes.

Apio: El apio puede ayudar a satisfacer su antojo de algo crujiente. Con un 95 por ciento de agua, es una buena fuente de fibra, vitamina K, vitamina A, potasio y folato. Disfrútelo solo, mojado en alguna salsa o relleno de tuna o de mantequilla de maní. También puede cortar las hojas y usarlas en ensaladas, sopas y guisos.

Coliflor: La coliflor contiene un 92 por ciento de agua por peso. Es alta en vitamina C, vitamina K y otros nutrientes esenciales. La coliflor y otros vegetales crucíferos como el brócoli, contienen mucha fibra además de nutrientes que pueden ayudar a reducir el colesterol y reducir el riesgo para el cáncer. Úselos crudos para mojar con salsa, en vez de las papitas y las galletas que están repletas de sal.

Fresas: Son lo suficientemente dulces como para comérselas de postre y contienen un 91 por ciento de agua. Además, una taza tiene más vitamina C que una naranja. Las fresas son altas en antioxidantes y ofrecen beneficios de salud para el corazón. De hecho, todos los arándanos son buenos. No discrimine. Disfrútelos todos.

Cantalupo: Este humilde melón que se usa con frecuencia en muchas ensaladas de frutas es una buena merienda por sí solo. Es bajo en calorías y contiene alrededor de un 90 por ciento de agua. Es alto en beta-caroteno, vitaminas A y C, folato y fibra. También es alto en potasio y es una buena merienda para comer después de hacer ejercicios.

Sandía: También conocido como melón de agua, la sandía contiene alrededor de 90 por ciento de agua. Cada jugoso bocado contiene vitaminas A, B6 y C, además de antioxidantes, aminoácidos y mucho licopeno, el cual se sabe que es bueno para la salud del corazón. No hay nada que evoque el verano como saborear un dulce, jugoso y fresco pedazo de sandía.

Tags: , ,


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *