Luego de sufrir un aneurisma, un gastrónomo sirve un banquete de gratitud para el equipo de Miami Neuroscience Institute

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

25 de January de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

A los 46 años, la vida de Johnny Mercado era sumamente ocupada y llena de estrés. Como co-presidente de JAE Restaurant Group, él supervisa más de 7,000 empleados en más de 210 restaurantes en la Florida, Nuevo México y Tennessee. Su empresa está entre los cinco franquiciados principales en el imperio de los restaurantes de Wendy’s.

Por eso, cuando comenzó a tener fuertes dolores de cabeza, pensó que eran debido al estrés o incluso como efecto secundario de usar mascarillas faciales durante la pandemia de la COVID-19. El Sr. Mercado dice que nunca había atravesado por un problema serio de salud y que no tenía condiciones subyacentes, excepto por el inicio súbito de los nuevos dolores de cabeza.

“Estaba sufriendo dolores de cabeza que no se me quitaban con nada”, recuerda él. “Consulté con un médico pensando que tenía un problema de los senos paranasales debido al uso de las mascarillas. Pensaron que podría ser sinusitis y me mandaron un medicamento para eso, pero el dolor de cabeza me seguía y fui a un hospital del Sur de la Florida al cual había ido anteriormente”.

El hospital al cual fue el Sr. Mercado inicialmente, y los médicos que primero consultó, no forman parte de Baptist Health. Él fue diagnosticado con un aneurisma cerebral, un bulto que se forma en un vaso sanguíneo del cerebro que puede causar problemas serios de salud, tales como un infarto cerebral y posiblemente la muerte. Sin embargo, le dijeron que no podrían programarle un procedimiento para remover el aneurisma por varias semanas, y eso le preocupaba porque los dolores fuertes de cabeza persistían.

Entonces fue cuando el Sr. Mercado se puso en contacto con Barry Katzen, M.D., fundador y ejecutivo médico principal de Miami Cardiac & Vascular Institute.

“La historia del Sr. Mercado es un gran ejemplo de cómo la tecnología innovadora, los médicos innovadores y un entorno atento enfocado en el servicio pueden unirse para ofrecer este tipo de beneficio para los pacientes”, afirmó el Dr. Katzen.

El Dr. Katzen inmediatamente refirió al Sr. Mercado a Italo Linfante, M.D., director médico de Cirugía Neuroendovascular en Miami Neuroscience Institute y Miami Cardiac & Vascular Institute, ambos parte de Baptist Health South Florida. 

“El paciente me fue referido por el Dr. Katzen, quien estaba muy preocupado por el Sr. Mercado”, recuerda el Dr. Linfante. “Él mencionó que el Sr. Mercado nunca había tenido dolores de cabeza pero que recientemente había desarrollado dolores de cabeza bastante severos y que su MRI demostraba un aneurisma cerebral, así que lo llamé y le tomé el historial médico e inmediatamente pude ver al paciente”.

El Dr. Linfante resalta que incluso en un paciente saludable, un comienzo de dolor de cabeza severo es una señal inquietante. “Típicamente cuando un aneurisma se ruptura y sangra, los pacientes reportan que de repente sienten el peor dolor de cabeza de su vida”, explica el Dr. Linfante. “Entonces, cuando un médico escucha al paciente reportar este síntoma, siempre es una enorme señal de alerta”.

Afortunadamente, el aneurisma del Sr. Mercado no parecía haberse reventado claramente, dijo el Dr. Linfante. Cuando un aneurisma se ruptura, gotea sangre dentro del espacio subaracnoideo del cerebro y puede potencialmente causar un infarto cerebral. Usualmente, se puede ver algo de sangre en las imágenes del cerebro para hacer un diagnóstico definitivo, añadió él.

“Sin embargo, también existe la posibilidad de que pudiera haber una ruptura pequeña resultando en una cantidad muy pequeña de sangre, llamada una ‘hemorragia centinela’ días antes, que puede no haber sido captada por las imágenes”, dijo él. “Y eso es algo bastante inquietante. Además, cuando miré las imágenes de MRI del aneurisma del Sr. Mercado, algunas de las características de la lesión lucían problemáticas”.

“El Dr. Linfante me contestó enseguida”, dijo el Sr. Mercado, quien es natural de Venezuela y se mudó al Sur de la Florida hace alrededor de ocho años. “En cuestión de una o dos horas, recibí varios emails del Dr. Linfante y su equipo. Él me llamó a mi celular y yo le expliqué todo lo que había sucedido y me dio una cita en su consultorio para el día siguiente”.

El Dr. Linfante le dijo al Sr. Mercado que él era candidato para una embolización espiral asistida por stent, un procedimiento mínimamente invasivo – también conocido como cirugía endovascular – que trata un aneurisma llenándolo con un material que sella el saco y reduce el riesgo de sangramiento. El procedimiento es realizado “dentro” de la arteria (endovascular) a través de un catéter dirigible que se inserta en el área de la ingle y se guía hasta el cerebro.


Jhonny Mercado con su familia.

“El Dr. Linfante fue muy claro conmigo y contestó todas mis preguntas”, recuerda el Sr. Mercado. “Su recomendación fue que me quedara aquí (en Baptist Hospital) una noche porque no le gustó lo que vio en el aneurisma. A la mañana siguiente me sometí al procedimiento”.

El Dr. Linfante y su equipo realizaron la embolización espiral asistida por stent del aneurisma. El procedimiento fue todo un éxito y pudieron sellar el aneurisma.

El Dr. Linfante resalta que cualquier paciente diagnosticado con un aneurisma debe ser referido a lo que llaman un centro quirúrgico del alto volumen como Miami Neuroscience Institute, “donde atendemos un alto volumen de estos casos. Hay múltiples datos de literatura científica que demuestran claramente mejores resultados para pacientes en centros quirúrgicos de alto volumen”.

El Instituto trata la mayoría de los casos de aneurismas con este enfoque endovascular. “Esta es una fuerte tendencia por todo el país, de usar más y más técnicas mínimamente invasivas en todas las especialidades y particularmente en el campo de la neurocirugía vascular”, dice el Dr. Linfante. “Definitivamente estamos en la vanguardia, utilizando la última tecnología y los dispositivos más avanzados. Me siento sumamente agradecido a Miami Cardiac & Vascular Institute y a Miami Neuroscience Institute por proveernos las últimas tecnologías para que podamos ayudar a todos los pacientes que vienen a nosotros para atenderse”.

El Sr. Mercado dice que tuvo una rápida recuperación y que fue dado de alta y se fue a su casa sin síntomas – no más dolores de cabeza y una nueva perspectiva de la vida llena de gratitud.

“Todo el mundo fue muy amable antes, durante y después del procedimiento”, dijo el paciente, del equipo del Dr. Linfante. “Todos fueron increíbles. Yo superviso a más de 7,000 empleados en más de 200 restaurantes y sé de lo que trata el buen servicio. Y el servicio que recibí del Dr. Linfante y de todo su equipo fue un servicio de cinco estrellas. Fue increíble”.

Tags: