Los retos del tratamiento para el cáncer de seno triple negativo

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

7 de October de 2019


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Hasta su nombre es abrumador para las mujeres diagnosticadas con esta enfermedad – el cáncer de seno triple negativo. Este ocurre en alrededor de un 10 a un 20 por ciento de los casos diagnosticados de cáncer de seno, y es más probable que afecte a las mujeres afroamericanas o hispanas – y/o aquellas con el gen BRCA1.

Los retos de tratar o de diagnosticar el cáncer de seno triple negativo también yacen en su nombre. Este tipo de cáncer comprueba ser negativo para tres de los receptores que impulsan a otras formas de cáncer de seno – las hormonas estrógeno y progesterona, y una proteína llamada HER2. Los receptores de hormonas son proteínas – que se encuentran dentro y alrededor de las células mamarias – que reciben señales de las hormonas ordenando a las células a que crezcan.

Ya que las células tumorales del cáncer de seno triple negativo no tienen los receptores necesarios, los tratamientos comunes, tales como la terapia con hormonas y las drogas que se enfocan en el estrógeno, la progesterona y el HER-2 – no son eficaces. Además, el cáncer de seno triple negativo puede ser más agresivo que otros tipos de cáncer. Tiene mayores probabilidades de regarse fuera del seno, y tiene una probabilidad de remisión más alto dentro de los primeros tres años del tratamiento.

No hay terapias enfocadas

Ha habido mucho progreso en las pasadas dos décadas en el uso de la biología celular – o el proceso por el cual las células normales progresivamente se van transformando en malignidades – para tratar el cáncer, explica Jane Méndez, M.D., jefa de cirugía del seno en Miami Cardiac & Vascular Institute. Sin embargo, no existen terapias enfocadas para tratar el cáncer de seno triple negativo, como es el caso para otros tipos de cáncer, dice ella.

Mientras que el cáncer de seno triple negativo etapa avanzada se trata usualmente con la quimioterapia, las tasas de respuesta han sido bajas. Las mujeres diagnosticadas con cáncer de seno triple negativo que también tienen una mutación del gen BRCA1 o BRCA2 suelen tener una mejor respuesta a un régimen de quimioterapia, según han demostrado los estudios.

“Aún hay muchas cosas que no sabemos acerca del cáncer de seno triple negativo”, dice la Dra. Méndez. “Lo que sí sabemos es que existe un vínculo entre algunas de las mutaciones BRCA1 y el cáncer de seno triple negativo. Y tratamos de ver cuál es el mecanismo de acción en los genes BRCA, y si podemos encontrar un enfoque. Tenemos todo tipo de estrategias distintas para encontrar ese enfoque, pero actualmente no tenemos nada que podemos ofrecer (a las pacientes triple negativo). En la investigación del cáncer, el triple negativo se considera el ‘Santo Grial’ del cáncer de seno”.

Un mayor riesgo para las mujeres afroamericanas

El cáncer de seno triple negativo es más común entre las mujeres afroamericanas en los Estados Unidos, en comparación con otros grupos.  Según los investigadores de la American Cancer Society (ACS), la prevalencia varía significativamente según el lugar de nacimiento de estas mujeres. Aquellas nacidas en los EE.UU y en África occidental fueron diagnosticadas más a menudo con cáncer de seno triple negativo que las mujeres nacidas en África oriental, según los hallazgos de un nuevo estudio publicados en junio.

En un estudio separado publicado en julio, los investigadores examinaron datos de 1.1 millones de mujeres diagnosticadas con cáncer de seno entre los años 2010 y 2014, usando la base de datos United States Cancer Statistics (USCS). Los resultados demostraron que, en comparación con las mujeres blancas que no son de descendencia hispana, las mujeres negras no hispanas y las mujeres hispanas tenían probabilidades de 2.3 y 1.2 veces más altas, respectivamente, de ser diagnosticadas con cáncer de seno triple negativo.

“Debo señalar que el cáncer de seno triple negativo no ocurre solamente entre las mujeres afroamericanas”, dice la Dr. Méndez. “Puede ocurrir en cualquier paciente. Muchas mujeres caucásicas también son diagnosticadas con cáncer de seno triple negativo. Las mujeres afroamericanas tienen una prevalencia más alta, pero este no es un cáncer exclusivo a este grupo”.

Los retos de tratar el cáncer de seno triple negativo – sin remisión – están resultando en que más mujeres están optando por las mastectomías. Esta tendencia ha sido impulsada primordialmente por pruebas genéticas que revelan mutaciones específicas heredadas en genes humanos BRACA1 y BRACA2 que producen proteínas supresoras de tumores cuando funcionan adecuadamente. Sin embargo, las mujeres con mutaciones BRCA1 y BRCA2 tienen una probabilidad significativamente más alta de desarrollar cáncer de seno.

“De hecho, muchas de estas pacientes triple negativo hoy en día eligen las mastectomías – inclusive cuando no tienen una mutación genética”, dice la Dra. Méndez, “Eso es porque este es un cáncer tan difícil de tratar y le tienen miedo a una futura recurrencia”.

Los factores de riesgo y la prevención

Además de la etnicidad y los antecedentes familiares, existen otros factores de riesgo primarios para el cáncer de seno triple negativo que se conocen en este momento. Baptist Health South Florida, en colaboración con la U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF), la American Society of Breast Surgeons y el American College of Radiology (ACR), continúan recomendando las mamografías anuales para mujeres de riesgo promedio, comenzando a los 40 años.

Pero la descendencia étnica de las pacientes y sus antecedentes familiares de cáncer también deben ser parte del criterio para determinar cuándo una mujer debe comenzar a hacerse las mamografías de detección.

“Los factores de riesgo de los cuales hablamos normalmente son impulsados por las hormonas, pero en realidad no sabemos mucho acerca de los factores de riesgo para el cáncer de seno triple negativo porque no es sensible a las hormonas”, dice la Dra. Méndez. “Así que ese es el reto que tenemos. Además de conocer su historial familiar, hacerse sus mamografías de detección y tratar de vivir una vida saludable, no hay nada más que se puede hacer en este momento”.

Tags:


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *