Los procedimientos de válvula cardiaca en el mundo de la COVID: He aquí los hechos

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

27 de May de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Durante la cumbre de la cuarentena por la COVID-19, un hombre frágil de 93 años necesitaba un complejo reemplazo de válvula aórtica para sobrevivir. Los médicos de Miami Cardiac & Vascular no dudaron en tomar acción. Ellos le realizaron el procedimiento y el paciente regresó a su casa en Palm Beach el próximo día.

A través de la pandemia, el Instituto permaneció abierto, ofreciendo atención a los enfermos de gravedad. Si una vida era amenazada por una afección cardiaca, los médicos se ponían a trabajar en las cirugías más críticas y en los procedimientos más cruciales de válvulas cardiacas: Los reemplazos de válvula aórtica transcatéter (TAVR por sus siglas en inglés); las reparaciones de la válvula mitral; las válvuloplastias; los cierres urgentes de apéndice auricular izquierdo; e intervenciones coronarias complejas.

A través del país, las cirugías electivas fueron pospuestas inicialmente para asegurar que los sistemas hospitalarios no se vieran abrumados por las necesidades de los pacientes de COVID-19, que tuvieran suficientes camas de atención crítica, y para reducir el contagio del virus. Ahora, los médicos quieren asegurarles a los pacientes de que es seguro – e importante – hacer una cita si están entre los que pospusieron un procedimiento o que aplazaron su atención.

“El hecho es, que aquí nunca nos hemos visto abrumados. Tenemos el personal adecuado. Hemos tomado precauciones extensivas, y le hacemos pruebas a cada paciente antes de un procedimiento”, dijo Ramón Quesada. M.D., director médico de programas de Intervención Cardiaca Estructural e Intervención Coronaria Percutánea Compleja en Miami Cardiac & Vascular Institute. “Los que tienen problemas cardiacos existentes tienen más riesgo de morir debido a su condición cardiaca que de morir por COVID-19”.

Los datos también demuestran que entre los que contraen la COVID-19, las personas con enfermedad cardiaca y otras condiciones de salud subyacentes tienden a enfermarse más seriamente, de sufrir complicaciones más serias y de tener resultados fatales con más frecuencia que los pacientes que estaban saludables antes de contraer la COVID-19. Además, los médicos descubrieron más recientemente que este coronavirus en particular puede atacar el corazón y otros órganos, no sólo los pulmones como se había sospechado inicialmente.

El Dr. Quesada está especialmente preocupado por los retrasos en la atención para aquellas personas con problemas de las válvulas cardiacas ya que la condición puede empeorar si no es tratada. Algunos pacientes permaneces estables por muchos años y encuentran un alivio en sus síntomas a través de las terapias médicas. Otros progresan a tener síntomas más severos, incluyendo falta de aire, mareos, fatiga, dolor en el pecho y latidos irregulares del corazón que requerirán intervenciones quirúrgicas o procedimientos intervencionistas.

“Nosotros entendemos que la gente tiene inquietudes acerca de ir a los hospitales en este momento”, dijo el Dr. Quesada. “Y algunas personas, particularmente nuestros pacientes internacionales, simplemente no pueden llegar a nosotros en estos momentos. Realizamos muchas de nuestras visitas a través de nuestra app de telesalud. Los pacientes quieren vernos las caras, ver nuestras expresiones, mirarnos a los ojos. Una llamada telefónica no es suficiente”. Para visitas de audio y de video, los médicos utilizan la plataforma Virtual de Baptist Health Care On Demand, además de Skype, Zoom, Facetime y otros mecanismos.

Cuando es necesaria la cirugía o cualquier otra intervención que fuera necesaria, el Dr. Quesada dice que él les recuerda a los pacientes de las precauciones de seguridad que están en efecto en Miami Cardiac & Vascular Institute, incluyendo las máscaras faciales mandatorias para todos, los procedimientos de limpieza especiales, el distanciamiento social y más.

El instituto es conocido por ser uno de los pioneros en los procedimientos de invasión mínima. “Durante la COVID-19, la cual puede agravar la respuesta inflamatoria del cuerpo, es de especial importancia usar técnicas menos invasivas siempre y cuando sea posible”, dijo el Dr. Quesada. Los procedimientos menos invasivos típicamente requieren hospitalizaciones más cortas y una recuperación más rápida que los demás procedimientos.

Ese fue el caso del hombre de 93 años de Palm Beach, quien requirió una combinación compleja de técnicas. Inmediatamente antes del reemplazo de válvula cardiaca (un procedimiento de válvula en válvula para arreglar una válvula que le fue colocada años atrás), el paciente se sometió al procedimiento llamado BASILICA. Es un nuevo procedimiento para lacerar la válvula original para que no obstruya el flujo de sangre en la arteria coronaria, una complicación que puede resultar mortal. La separación permite que la válvula nueva se abra adecuadamente cuando sea colocada.

Todo se hace por medio de pequeñas incisiones. “Él ahora está muy bien”, dijo el Dr. Quesada.

Tags: ,