Los peligros de los altos tacones: Moda vs. Salud

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

30 de July de 2014


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Para una reciente boda formal a mediados de verano, llevaba tacones de aguja de diez centímetros. Después de varias horas, mis pies me dolían, y me di cuenta de un pequeño nudo en la parte superior de mi pie derecho. Era difícil ignorar el vínculo entre los tacones altos y los pies doloridos.

“Los tacones altos, especialmente los tacones de aguja, empujan los pies en una posición anormal, haciendo que los dedos lleven todo su peso. La sobrecarga de la parte delantera del pie (la zona de los dedos) y los huesos de la parte inferior de los pies puede, con el tiempo, conducir a los pies deformes, juanetes y dolor en el pie”, dice el Dr. Christopher Hodgkins, M.D., un cirujano ortopedista que se especializa en cirugía de pie y tobillo en Doctors Hospital Center for Orthopedics and Sports Medicine (Centro de Ortopedia y Medicina Deportiva de Doctors Hospital). “Si usted no escucha el mensaje del dolor, podría llevarle en camino a deformidades de los dedos y, posiblemente, otras lesiones”.

Los problemas del pie pueden manifestarse de varias formas y causar dolor. Éstos son algunos de ellas:

Juanetes: Esa protuberancia en la base del dedo gordo del pie podría ser un juanete, que se produce cuando el tejido o hueso en esa zona se inflama en la articulación. El bulto sobresale hacia fuera, y la deformidad puede causar que el dedo gordo del pie se voltee hacia adentro. Es una enfermedad hereditaria, pero los zapatos mal ajustados pueden ser un factor, según la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS por sus siglas en inglés).

Pies deformes: Cuando anda en tacones altos, usted está poniendo más presión sobre los ligamentos alrededor de los dedos del pie. Cuando se debilitan los ligamentos, los dedos del pie pueden desplazarse y deformarse, dice el Dr. Hodgkins. Las deformidades incluyen:

• Dedos cruzados: Los ligamentos dañados permiten que los dedos de los pies se muevan fuera de posición y se crucen sobre el otro dedo del pie. Típicamente, el segundo dedo del pie se solapa con el dedo gordo del pie.

• Dedos en martillo: Zapatos problemáticos o calzado mal ajustado causan trastornos en los músculos de los pies y conducen a una deformidad en la articulación media en el segundo, tercero o cuarto dedo del pie. El dedo deforme se ve como un martillo.

Artritis: En los EE.UU., la principal causa de discapacidad es la artritis, que se produce cuando tiene dolor o inflamación en las articulaciones, incluyendo aquellos en el pie o en el tobillo, según el AAOS.

Espolones del hueso y del talón: Excrecencias óseas en las articulaciones o en los bordes de los huesos en los pies pueden causar dolor o inflamación en el tejido circundante.

“Si el dolor no desaparece después de unos días, consulte a un médico ortopédico de pie y tobillo. Tenga en cuenta que hay muchas causas de dolor en el pie. Un cirujano ortopédico se dirigirá a la fuente del dolor y recomendará diferentes tratamientos, con la cirugía como último recurso”, dice el Dr. Hodgkins.

Ya he empezado a hacer compras para mis atuendos del otoño y he encontrado grandes ofertas en unos zapatos de tacón bajo que son lo suficientemente bonitos para una boda formal. Pero incluso tacones “gatito” o medianos deberían venir con una advertencia, dice el Dr. Hodgkins.

“Cualquier zapato con un tacón es un tacón alto. Incluso un pequeño tacón de una pulgada pone más tensión en la parte delantera del pie. Por supuesto, cuanto más alto es el tacón, mayor es el problema”, dice.

Aún quiere verse en tacones altos? Aquí hay algunos consejos:

• Use zapatos de tacón alto con moderación, y guárdelos para ocasiones especiales.

• Evite caminar grandes distancias en tacones altos.

• Calce zapatos cómodos o zapatillas de deporte, y lleve a los tacones altos en la mano al caminar hasta el auto o la fiesta.

“Cuando el pie duele, eso es cuando usted está usando zapatos de tacón excesivamente”, dice el Dr. Hodgkins.

Etiquetas:


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *