Los pacientes de cáncer con problemas cardíacos se benefician de la tecnología de imágenes avanzadas del Centro de Diagnóstico de Miami Cardiac & Vascular Institute

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

24 de February de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

El Centro de Diagnóstico de Miami Cardiac & Vascular Institute ha desempeñado un papel vital durante la pandemia, utilizando la tecnología de imagen cardíaca más avanzada para diagnosticar y monitorear con precisión las condiciones cardíacas de los pacientes con cáncer.

¿Cómo se diagnostican las condiciones cardíacas relacionadas con el cáncer? El equipo del Centro de Diagnóstico utiliza ecocardiogramas avanzados que miden cómo se contrae el músculo cardíaco para comprobar la salud del corazón. Ellos utilizan los ecocardiogramas para crear modelos tridimensionales de su corazón para ver cómo bombea la sangre.

Decir que el funcionamiento del Centro de Diagnóstico ha sido un reto desde el inicio de la pandemia de COVID-19 es quedarse corto. Los protocolos de seguridad para proteger a los pacientes y al personal de atención de salud se han puesto en marcha desde el principio, y a lo largo de las altas y bajas de la pandemia.


Socrates V. Kakoulides, M.D., cardiólogo con  Miami Cardiac & Vascular Institute y director médico del Centro de Diagnóstico del Instituto.

“Tenemos nuestra mezcla rutinaria de pacientes cardiovasculares que provienen de nuestros cardiólogos y, además, están nuestros pacientes con cáncer, que vienen directamente de los oncólogos”, explica Socrates V. Kakoulides, M.D., cardiólogo con  Miami Cardiac & Vascular Institute y director médico del Centro de Diagnóstico del Instituto, que tiene entrenamiento y experiencia en ecocardiografía y en cardiología nuclear – pruebas avanzadas utilizadas en el diagnóstico, el manejo y el seguimiento de pacientes con enfermedades cardíacas.

“Algunos de estos pacientes son referidos por nuestros médicos, que les hacen un seguimiento clínico”, dijo él. “Y luego, a través del año, dependiendo de si estamos atravesando un aumento en los casos de COVID aquí o no, tenemos pacientes que se están recuperando del virus o que pueden haber estado expuestos a la COVID. Así que ¿cómo mantenemos a nuestros pacientes seguros mientras están en nuestro espacio? Es un reto, pero lo estamos logrando”.

Los ecocardiogramas avanzados del Centro de Diagnóstico del Instituto utilizan una técnica conocida como “imagen de esfuerzo”. En las imágenes cardíacas, el ecógrafo médico de diagnóstico puede medir la velocidad de deformación de la pared ventricular en varias dimensiones, lo que proporciona una visión más precisa de la disfunción temprana del miocardio (tejido muscular del corazón). Se puede detectar la insuficiencia cardíaca, que se produce cuando la cavidad inferior izquierda del corazón (ventrículo izquierdo) se agranda y no puede contraerse lo suficiente para bombear la cantidad adecuada de sangre rica en oxígeno al resto del cuerpo.

En los pacientes con cáncer, las agotadoras sesiones de quimioterapia pueden afectar al corazón, especialmente en aquellos con problemas de salud subyacentes, como hipertensión, diabetes y arterioesclerosis (endurecimiento de las arterias).

La llamada ecocardiografía de esfuerzo ha funcionado tan bien en el Centro de Diagnóstico del Instituto, que Baptist Health está tratando de ampliar esta capacidad de imagen a otros centros de diagnóstico a través de todo el sistema.

“El motivo por el cual hacemos estos estudios ecográficos en pacientes con cáncer es para asegurarnos de que no sufran una disfunción cardíaca mientras estén recibiendo quimioterapia”, dijo el Dr. Kakoulides. “Y, obviamente, hay terapias médicas que pueden utilizarse para intervenir de modo que podamos mantener a los pacientes en su quimioterapia en caso de que desarrollen una disfunción cardíaca”.

Las imágenes ecocardiográficas son vitales para el seguimiento de los pacientes durante lo que se conoce médicamente como “terapia cardiotóxica contra el cáncer.” La fracción de eyección del ventrículo izquierdo (FEVI) es el parámetro más utilizado para identificar la disfunción del ventrículo izquierdo. Pero la FEVI puede carecer de la sensibilidad necesaria para detectar cambios sutiles en la función cardíaca causados por el daño temprano de las células musculares debido al tratamiento cardiotóxico del cáncer.

Jorge L. Hernández, sonógrafo cardíaco/vascular del Instituto, dijo que existe un protocolo en particular para los pacientes de cardiooncología.

“La ecocardiografía de esfuerzo es particular para los pacientes con problemas de cardiooncología porque el esfuerzo puede detectar los cambios en su función ventricular izquierda, o la pared ventricular izquierda, un movimiento que el ojo ciego no puede ver”, explica el Sr. Hernández. “Así que tenemos máquinas de última generación que tienen ecocardiografía de esfuerzo y nos permiten ofrecer un ecocardiograma de calidad superior. Esto requiere un entrenamiento adicional para los tecnólogos y ciertos médicos que están capacitados para entender la ecocardiografía de deformación. Y eso nos pone por encima de muchos centros que no pueden ofrecer este servicio”.

Tags: ,