Los nódulos linfáticos inflamados después de la vacuna de COVID-19 NO son señal de cáncer de seno, según los expertos

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

25 de February de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Un pequeño número de mujeres se han percatado que tienen nódulos linfáticos inflamados después de haber recibido la vacuna contra el coronavirus y los están confundiendo con un síntoma de cáncer de seno, según los expertos de Miami Cancer Institute. ¿Debe usted preocuparse por estos bultos inflamados y sensibles?

Jane Mendez, M.D., jefa de cirugía del seno de Miami Cancer Institute

“Unos cuantos nódulos linfáticos inflamados no son señal de cáncer de seno”, afirmó Jane Mendez, M.D., jefa de cirugía del seno de Miami Cancer Institute, parte de Baptist Health. “Cualquier persona que se haya puesto la vacuna en el brazo probablemente experimentará alguna inflamación en los nódulos linfáticos de la axila, la región que incluye el área entre el seno y abajo del brazo”, explica la Dra. Mendez. “Algunas mujeres sienten un bulto algo doloroso en el área del seno y automáticamente asumen que es cáncer de seno. Lo más probable es que no lo sea, pero su médico puede determinar con certeza si existe la necesidad de realizar imágenes de diagnóstico”.

¿Qué debe hacer usted si se da cuenta que tiene los nódulos linfáticos inflamados? “No se asuste, alrededor de un 10 a un 15 por ciento de las mujeres que reciben la vacuna para el coronavirus experimentan nódulos linfáticos inflamados”, dice Starr Mautner, M.D., que también es oncóloga quirúrgica del seno en Miami Cancer Institute. Este no es un síntoma de cáncer de seno, según ella. “Es simplemente la respuesta natural de su cuerpo a la vacuna, igual que cuando su cuerpo está combatiendo un catarro o la gripe”.

Starr Mautner, M.D., oncóloga quirúrgica del seno en Miami Cancer Institute

Las Dras. Mendez y Mautner ambas se preocupan de que la mención de síntomas de cáncer de seno pueda disuadir a algunas mujeres de ponerse la vacuna del coronavirus, o que algunas puedan aplazar su mamografía anual porque se acaban de poner la vacuna y no quieren que sus resultados se distorsionen”.

“Las mujeres aún se deben vacunar y aún se deben hacer sus mamografías”, dice la Dra. Mautner. “Si la mamografía revela alguna anormalidad, entonces a las cuatro semanas le haremos un sonograma repetido de la axila para asegurarnos que los nódulos linfáticos hayan vuelto a su normalidad”.

Para pacientes de cáncer de seno que están programadas para una cirugía, la Dra. Mendez recomienda aplazar la vacuna del coronavirus inmediatamente antes o después de su cirugía. “Los efectos secundarios de la vacuna podrían demorar su cirugía o pueden ser confundidos con una infección después de la cirugía”, dice ella. “Si usted está programada para recibir la vacuna por lo menos una semana después de su cirugía, entonces debe estar bien. La mayoría de los efectos secundarios ocurren entre 24 y 48 horas después de la vacunación”.

Los pacientes que se están sometiendo a quimioterapia, sin embargo, están inmunocomprometidos y en alto riesgo para las complicaciones del COVID-19, dice la Dra. Mendez. “Los pacientes de quimio deben vacunarse tan pronto la vacuna esté disponible para ellos”, aconseja ella. “También los sobrevivientes de cáncer, los que hayan completado su tratamiento, porque eso les ayudará a mantenerse saludables”.

Tags: , , ,