Los mitos acerca del resfriado común persisten entre los padres, según un nuevo estudio

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

29 de January de 2019


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Es temporada alta para los estornudos, las gargantas irritadas y las narices tupidas. Sin embargo, los viejos mitos acerca del resfriado común – tales como salir con el pelo mojado puede enfermarle – parecen persistir durante todo el año entre los padres.

Un nuevo estudio encontró que muchos mitos acerca de los resfriados aún resultan válidos para los padres. Por ejemplo, un 52 por ciento de los padres reportaron que le dicen a sus hijos que no salgan afuera con el pelo mojado, mientras que un 48 por ciento les dicen a sus hijos que pasen más tiempo adentro para evitar los resfriados, según los resultados del National Poll on Children’s Health por el C.S. Mott Children’s Hospital en Michigan.

Ambas estrategias – salir con el pelo mojado y quedarse adentro – tienen muy poco que ver con la realidad según dicen los expertos. Tener el pelo mojado no aumentará sus probabilidades de contraer el virus del resfriado. Quedarse adentro tampoco es un concepto verídico, ya que la manera de contraer un resfriado es el contacto con una persona infectada. Salir afuera cuando el clima está frio no va a causarle un resfriado.

He aquí como verdaderamente se riegan los resfriados

Los resfriados se riegan cuando las gotitas de mucosidad que provienen de las narices de las personas infectadas entran en el cuerpo de otras personas. Esto puede ocurrir a través del contacto directo o a través del aire por medio de los estornudos o la toz. Una buena higiene puede ayudarle a destruir los gérmenes del resfriado antes de que estos puedan entran en los cuerpos de las personas saludables, especialmente lavarse las manos bien y frecuentemente.

Otro mito que los padres aún promueven es darles a sus hijos suplementos vitamínicos para prevenir los resfriados. Según una nueva encuesta, la mitad de los padres (un 51 por ciento) reportaron darles a sus hijos un producto que se compra sin receta, tal como una vitamina o un suplemento, para prevenir los resfriados. El producto más común que los padres les dieron a sus hijos durante el pasado año para la prevención de los resfriados fue la vitamina C (47 por ciento); menos a menudo, los padres les dieron zinc (15 por ciento) o equinácea (11 por ciento), según encontró el estudio de Michigan. Alrededor de un 25 por ciento de los padres habían “tratado de darles a sus hijos productos anunciados para aumentarles el sistema inmunológico”, según escribieron los autores del estudio.

No existe prueba científica de que las vitaminas pueden ayudar a prevenir un resfriado o la influenza. Generalmente, los productos comprados sin receta tienen poco o ningún efecto en la prevención de los resfriados. Tomar suplementos para algunas personas puede resultar en efectos secundarios tales como nausea y trastornos gastrointestinales, y algunos suplementos también pueden interactuar con otros medicamentos. Consulte con su médico antes de tomar cualquier suplemento.

El National Poll on Children’s Health también produjo algunas buenas noticias. Casi todos los padres (99 por ciento) reportaron que su estrategia general para ayudar a sus hijos a evitar los resfriados involucraba la buena higiene personal. Las estrategias adecuadas mencionadas en la encuesta incluyeron, instar a los niños a que se laven las manos frecuentemente (99 por ciento) o a que usen un desinfectante para las manos (70 por ciento), tratar de enseñarles a los niños a que no se pongan las manos cerca de la boca o en la nariz (94 por ciento), e instar a los niños a que eviten compartir los utensilios para comer o las bebidas con otras personas (94 por ciento).

“La mejor estrategia es que los padres enfoquen sus esfuerzos preventivos en disminuir la propagación de los virus del resfriado a través de una gran atención al lavado de las manos y de evitar el contacto directo con las personas resfriadas”, dijeron los investigadores en una declaración.

¿Cuándo debe usted ver a su médico si tiene síntomas de un resfriado o de la influenza?

Si usted tiene una fiebre alta que persiste, o si tiene una tos que no se le quita, usted debe visitar a su médico de atención primaria o consultar con un médico certificado por la Junta a través del internet por vía de una aplicación como Care on Demand de Baptist Health.

“Hay algunos asuntos importantes que se deben tener en mente”, dice Melissa Franco, D.O., una doctora de medicina familiar con Baptist Health Primary Care. “Usualmente yo les digo a mis pacientes, especialmente a los niños mayores y a los adultos, que si tienen una fiebre alta que no se mejora dentro de tres días, es un buen momento para buscar la ayuda de su médico para asegurarse de que no sea una infección más seria”.

La Dra. Franco añade que usted debe consultar con su médico si tiene un historial de cualquier tipo de asma o de alguna otra enfermedad de los pulmones, o si no se siente mejor luego de varios días.

“Si usted tiene una tos persistente y que no le permite resumir sus actividades normales, entonces eso es algo inquietante – particularmente si está asociada con falta de aire”, dice ella. “Por supuesto, si los síntomas son severos, usted debe acudir a una sala de emergencia para recibir atención inmediata”. En general, si usted tiene un historial de asma o de enfermedad pulmonar y su tos es más de su tipo de síntoma normal, definitivamente busque la atención de su médico”.

Más personas con resfriados, o potencialmente con influenza, están acudiendo primero a servicios tales como Care On Demand, el cual le permite consultar con un médico a través de un dispositivo móvil o de una computadora en cualquier momento, según David Mishkin, M.D., director médico de Care on Demand de Baptist Health.

“Siempre podemos proporcionarles a los pacientes con una evaluación basada en sus síntomas y dar recomendaciones de si podemos tratar a los pacientes por medio de la plataforma, dándoles bueno consejos médicos o proporcionándoles una receta, o redirigiéndolos a un médico en uno de nuestros centros si fuera necesario”, afirmó el Dr. Mishkin.

Etiquetas: