Los infartos cerebrales: Tasas más altas en adultos jóvenes, coagulación de COVID-19

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

13 de May de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Los estudios que indican el aumento en las tasas de infartos cerebrales entre los adultos menores de 55 años salieron a relucir hace muchos años, mucho antes de la pandemia de la COVID-19. Ahora, los reportes de infartos cerebrales entre pacientes de COVID-19 jóvenes y de edad mediana han salido a relucir y son la consecuencia directa de los problemas sanguíneos que están produciendo coágulos en estos pacientes.

Sin embargo, los números de pacientes de COVID-19 afectados por los infartos cerebrales parecen ser pequeños y no deben causar pánico entre el público, afirmó Felipe De Los Ríos, M.D., director médico del programa de infartos cerebrales del Centro de Neurociencias, parte de Baptist Health South Florida.

“Vamos a necesitar más estudios, estudios más grandes con múltiples centros, para tratar de entender la magnitud de ese aumento en el riesgo para los infartos cerebrales”, dice el Dr. De Los Ríos. “Probablemente no sea tan grande. La gran mayoría de las personas no van a sufrir un infarto cerebral asociado con la COVID-19”. (Escuche al Dr. De Los Ríos en inglés, vía Baptist HealthTalk en su computadora o teléfono inteligente, o en Apple Podcasts y Google Podcasts.)

Tasas más altas de infartos cerebrales en personas menores de 55 años

Los estudios de infartos cerebrales en pacientes de COVID-19 recién empiezan. Sin embargo, los estudios anteriores han indicado que los adultos jóvenes y de edad mediana están sufriendo más infartos cerebrales, posiblemente como resultado de que más adultos menores de 55 años tienen factores de riesgo bien conocidos, tales como presión alta, diabetes y alto colesterol. La epidemia de obesidad del país es probablemente un gran factor, así como también el tabaquismo y los estilos de vida sedentarios.

Sin embargo, el Dr. De Los Ríos señala que el aspecto más inquietante del aumento en las tasas de infartos cerebrales entre los adultos más jóvenes es que más de un tercio de estos casos tienen causas subyacentes conocidas.

“En alrededor de un 40 por ciento de estos adultos jóvenes, no sabemos qué fue lo que causó el infarto cerebral, así que todos los exámenes resultan negativos y eso es un gran porcentaje”, dice el Dr. De Los Ríos. “Así que es difícil decir con certeza lo que está impulsando ese aumento entre los adultos jóvenes cuando tanto es aún desconocido. Es algo tan grande que requiere más investigación”.

Entre 1995 al 1999 y 2010 al 2014, los estudios demostraron que las tasas de infartos cerebrales aumentaron por más del doble (un aumento de un 2.47 por ciento) entre personas de 35 a 39 años; se duplicaron entre personas de 40 a 44 años, y aumentaron a un grado menor entre personas de 45 a 54 años.

Un infarto cerebral puede ser causado por un coágulo de sangre que obstruye el flujo de sangre hacia el cerebro (conocido como un infarto cerebral isquémico) o por la ruptura de un vaso sanguíneo que previene el flujo de sangre al cerebro (conocido como un infarto cerebral hemorrágico). Es la quinta causa principal de muerte y la causa principal de discapacidad en los Estados Unidos. Cuando ocurre un infarto cerebral, parte del cerebro o puede obtener la sangre (y el oxígeno) que necesita, y las células mueren. (El mes de mayo es el Mes de la Concientización de los Infartos Cerebrales).

Combatiendo las infecciones

No es raro que los pacientes hospitalizados con casos severos de influenza u otros tipos de infecciones serias tengan más alto riesgo para los infartos cerebrales – como está ocurriendo en algunos pacientes d COVID-19, dice el Dr. De Los Ríos.

“Sabemos por las investigaciones anteriores que las personas pueden estar en más alto riesgo para los infartos cerebrales porque el cuerpo está combatiendo una infección y el paciente no se está moviendo, acostado y quieto en una cama, y todo eso puede aumentar la posibilidad de que se formen coágulos”, explica el Dr. De Los Ríos. “Eso es algo que sabemos ocurre en general, independientemente del agente (infeccioso). Sabemos por estudios previos realizados con otras enfermedades parecidas a la influenza, o epidemias, que hay un aumento en el riesgo para los infartos cerebrales, especialmente entre los adultos más jóvenes. Así que eso es algo que ya sabemos. Lo que aún no sabemos es si el riesgo es más alto con la COVID-19 en comparación on otros virus”.

En resumen, dice él, las personas con factores de riesgo subyacentes, tales como presión alta, deben continuar tomando sus medicamentos, seguir una dieta saludable y hacer ejercicios cuando les sea posible. Y nunca ignoren las señales de un infarto cerebral, cubiertas por el acrónimo F.A.S.T.

“Si hay alguna sospecha de que una persona esté sufriendo un infarto cerebral, deben ir al hospital de inmediato para recibir tratamiento lo antes posible ya que tenemos terapias que dependen del tiempo que verdaderamente pueden cambiar el pronóstico de una persona que ha sufrido un infarto cerebral y pueden prevenir la discapacidad a largo plazo”, dijo el Dr. De Los Ríos.

Señales de un infarto cerebral

He aquí las señales principales de un infarto cerebral (F.A.S.T.) según la American Stroke Association:

F – Face (Cara): ¿Tiene la persona un lado de la cara caído o adormecido? Pídale a la persona que se sonría. ¿Tiene la sonrisa dispareja?

A – Arm (Brazos): ¿Tiene la persona un brazo débil o adormecido? Pídale a la persona que levante los dos brazos. ¿Tiene un brazo que se le desvía hacia abajo?

S – Speech (Habla): ¿Tiene la persona las palabras arrastradas? ¿Puede hablar la persona o es difícil de entender lo que dice? Pídale a la persona que repita una frase simple como “El cielo es azul”. ¿Puede la persona repetir esa frase correctamente?

T – Time (Tiempo): Cuando alguien sufre un infarto cerebral, cada minuto cuenta. Si alguien demuestra cualquiera de estos síntomas, inclusive si los síntomas desaparecen, es tiempo de llamar al 9-11 y llevar a la persona al hospital de inmediato. Chequeen la hora para saber cuándo primero aparecieron los síntomas.

Tags: , ,