Los huevos y el colesterol: Descifrando los últimos datos

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

11 de April de 2019


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Otro estudio bastante publicado ha causado aún más confusión acerca de los huevos y su impacto en nuestra salud, particularmente el colesterol – que es uno de los principales factores de riesgo para la enfermedad cardiaca.

Entonces, ¿son los huevos buenos o malos? La conclusión a esa pregunta oscila de un lado al otro, dependiendo de las últimas investigaciones.

La respuesta es: los huevos no son necesariamente malos para usted. Pero asegúrese de que esté consumiendo una dieta generalmente saludable baja en grasas saturadas y mantenga su colesterol bajo control – según los resultados de los análisis de sangre ordenados por su médico.

Así que si usted añade mantequilla, tocineta y queso – y otras cosas altas en grasas saturadas – con sus huevos, entonces eso puede ser un problema. De otro modo, disfrute de sus huevos – en moderación – y esté al tanto de su colesterol.

Las últimas investigaciones por parte de Northwestern Medicine han concluido que comer entre tres y cuatro huevos por semana está vinculado on un aumento de un 6 por ciento en el riesgo para la enfermedad cardiovascular y un aumento de un 8 por ciento en el riesgo para cualquier tipo de muerte. Ellos analizaron los datos de aproximadamente 30,000 adultos entre el 1985 y el 2016. A los participantes se les hicieron preguntas acerca de sus hábitos dietéticos en el pasado mes o año como parte de un cuestionario extensivo.

Al final de un período de seguimiento, 5,400 participantes experimentaron eventos cardiovasculares y hubo 6,132 muertes por causas variadas. Pero el estudio parece haber tenido la meta de poner a los huevos en una mala posición desde el comienzo, dijo Jonathan Fialkow, M.D., Director Médico Auxiliar, Jefe de Cardiología y lipidólogo certificado con Miami Cardiac & Vascular Institute en Baptist Hospital.

“El estudio fue estructurado para demostrar lo que ellos creían – que si comemos muchos huevos, el colesterol (de los huevos) nos causará enfermedad cardiaca y eso ha sido desmentido”, dijo el Dr. Fialkow. “El colesterol dietético no es un contribuidor principal para la enfermedad cardiaca”.

Un análisis por los investigadores en el más reciente estudio encontró que consumir 300 milígramos de colesterol dietético al día estaba asociado con un aumento de un 17 por ciento en el riesgo para la enfermedad cardiovascular y de un 18 por ciento en el riesgo de muerte.

El estudio se enfocó en los huevos porque esos con una de las fuentes principales de colesterol dietético. Un huevo de tamaño grande contiene alrededor de 186 milígramos de colesterol dietético en la yema. Antes del 2015, las directrices de nutrición estadounidenses recomendaban consumir menos de 300 milígramos de colesterol dietético por día. Pero las recomendaciones cambiaron hace cuatro años basado en los datos disponibles.

En lugar de eso, el enfoque ha cambiado y ahora a los estadounidenses se les recomienda que reduzcan su consumo de alimentos altos en grasas saturadas. Sin embrago, el problema con el estudio es el enfoque en los huevos, dice el Dr. Fialkow. “La conclusión principal fue ‘sí’. Pero no sabían las otras cosas que habían consumido las personas (que eran altas en grasas saturadas)”.

El colesterol que contienen los huevos no es el culpable, añade Amy Kimberlain, dietista registrada con Baptist Health South Florida. Las directrices dietéticas actuales en los Estados Unidos urgen a las personas que consuman menos de un 10 por ciento de las calorías diarias de grasas saturadas. La American Heart Association (AHA) recomienda limitar las grasas saturadas – las cuales se encuentran en la mantequilla, el queso, las carnes rojas y en otros alimentos animales – a un nivel aún más bajo, alrededor de un 5 a un 6 por ciento de las calorías diarias totales.

“Es la grasa saturada lo que aumenta el colesterol”, dice Kimberlain. “Tenemos que poner atención a lo que estamos comiendo con nuestros huevos – y además practicar el control de las porciones y vigilar el consumo general de grasas saturadas de otras fuentes animales a través del día”.

Etiquetas: ,


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *