Los expertos hablan de la enfermedad de Alzheimer y la salud del cerebro

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

3 de June de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Junio es el Mes de la Concientización de la Enfermedad de Alzheimer y el Cerebro, y según la Alzheimer’s Association, 50 millones de personas a través del mundo están viviendo con la enfermedad de Alzheimer y con otros tipos de demencias. En los Estados Unidos solamente, más de seis millones de personas tienen la enfermedad, la cual cada año mata a más personas que el cáncer de seno y el cáncer de próstata combinados.

Thomas C. Hammond, M.D., neurólogo con Marcus Neuroscience Institute

Thomas C. Hammond, M.D., neurólogo con Marcus Neuroscience Institute quien se especializa en la enfermedad de Parkinson y en otros trastornos del cerebro, dice que la demencia es en realidad un término general para un grupo de síntomas. Estos incluyen, entre otros, pérdida de memoria que interrumpe la vida diaria, dificultades para planear o para resolver problemas, y dificultad para completar tareas familiares.

No toda la pérdida de memoria es señal de demencia, señala el Dr. Hammond, y el trastorno puede desarrollarse con síntomas que son leves y fáciles de ignorar. “Con todos los tipos de demencia, el paciente está perdiendo células nerviosas y los síntomas pueden ser parecidos al Alzheimer”, dice él. “El Alzheimer, sin embargo, es una enfermedad degenerativa del cerebro y la forma más común de demencia. Esta representa hasta un 80 por ciento de todos los casos de demencia”.

En los últimos 15 a 20 años, el cuerpo de conocimientos alrededor del Alzheimer ha crecido significativamente, según el Dr. Hammond. “Creemos que la enfermedad está asociada con la producción de ciertas proteínas anormales – proteínas tau dentro de las células nerviosas y masas de amiloides alrededor de las células nerviosas”. Estas proteínas, dice él, se acumulan con el tiempo y pueden convertirse en placa (amiloides) y enredos (tau) que comprometen la función y causan la muerte de las células nerviosas y, por consiguiente, conducen a una función cerebral reducida. “A menudo existe un componente genético para la enfermedad”, añade él.

Los síntomas más tempranos de trastorno neurocognitivo, o demencia leve, a menudo se confunden con el envejecimiento normal, la depresión o la ansiedad, según el Dr. Hammond, que es por qué él dice que un diagnóstico temprano y preciso es importante. Otros síntomas que se deben tener en cuenta son los cambios en el estado de ánimo y en el lenguaje. “Estos síntomas de un declive cognitivo temprano pueden ser leves y por consiguiente pueden pasar desapercibidos”, dice él. “Los miembros de la familia a menudo atribuyen estos síntomas a que la persona está deprimida, ansiosa o bajo estrés”.

Cómo diagnosticar el Alzheimer

Marcus Neuroscience Institute tiene tres neurólogos, incluyendo al Dr. Hammond, que están especialmente entrenados en la neuroimaginología para mejor evaluar la neuroanatomía en los trastornos neurocognitivos. Es una de solo dos instalaciones en el Sur de Florida que tiene capacidades avanzadas de imágenes NeuroQuant, dice él, un sofisticado software que analiza los MRIs cerebrales y ayuda a identificar y evaluar la neurodegeneración en sus primeras etapas.

“Las personas con Alzheimer tienen una pérdida de tejido cortical, particularmente en el lóbulo hipocampo, el cual gobierna la memoria y también en los lóbulos parietal y frontal”, dice él. “El protocolo NeuroQuant que empleamos aquí nos permite medir con precisión el grosor del tejido cortical y determinar si ha ocurrido pérdida de tejido”.

Además de ayudar en el diagnóstico del Alzheimer y la demencia, el protocolo NeuroQuant también se utiliza para mejorar la detección temprana y el tratamiento de lesiones cerebrales traumáticas, esclerosis múltiple y epilepsia, según el Dr. Hammond.

Jose Vazquez, M.D., médico de atención primaria con Baptist Health Primary Care

Muchas veces un diagnóstico de Alzheimer comienza con su médico de atención primaria, quien tiene el entrenamiento para detectar las señales del declive cognitivo y la demencia. Jose Vazquez, M.D., médico de atención primaria con Baptist Health Primary Care, se especializa en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de una amplia gama de trastornos de salud. Él a menudo ve pacientes que están experimentando síntomas consistentes con la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

“A menudo somos los primeros en verlo”, dice el Dr. Vazquez, acerca del papel que desempeñan los médicos de atención primaria en el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. “Muchos pacientes vienen a verme por otro motivo – una enfermedad, un chequeo de rutina, pruebas de sangre o medicamentos – pero como internista, yo trato a la persona en su totalidad y estoy entrenado para detectar las primeras señales de alerta de la demencia”. Eso significa ver más allá de los síntomas físicos del paciente, dice él, y evaluar su salud cognitiva también.

¿Cómo se puede ver la diferencia entre el Alzheimer y otras formas de demencia? El Dr. Vazquez dice que, aunque los síntomas de ambas enfermedades son muy parecidos, otras formas de demencia usualmente tienen una causa conocida, como múltiples traumas a la cabeza o múltiples infartos cerebrales, mientras que el Alzheimer es más global y ocurre usualmente en pacientes envejecientes. “Un diagnóstico clínico puede descartar cualquier otra condición”, añade él.

Saber cuándo referir al paciente a un neurólogo también es importante, dice el Dr. Vazquez, quien envía a los pacientes para evaluaciones con neurólogos de Baptist Health cuando él sospecha que puedan tener enfermedad de Alzheimer o demencia.

El tratamiento del Alzheimer

Aunque aún no existe una cura para el Alzheimer, las terapias más recientes han avanzado bastante para ayudar a los pacientes a manejas sus síntomas, dice el Dr. Hammond. “Por los últimos 15 a 20 años, hemos estado usando drogas colinérgicas como Aricept, Exelon y Razadyne, en combinación con recomendaciones de vida saludable para tratar la enfermedad de Alzheimer y la demencia”. Namenda es otra droga que se está usando con buenos resultados, dice él. “Aunque no es una cura para el Alzheimer, sí aparenta demorar la progresión de la enfermedad”.

El Dr. Hammond dice que un estilo de vida saludable puede ayudar a minimizar los síntomas del Alzheimer. Eso incluye no fumar, beber no más de dos tragos alcohólicos al día, mantener un índice de masa corporal de menos de 25, consumir una dieta saludable, y hacer ejercicio por al menos 30 minutos cada día, cinco días por semana, según él. “Se piensa que el ejercicio aeróbico regular tiene beneficios neuroprotectores y neurorestauradores en pacientes con trastornos cognitivos y de la memoria”.

Cómo prevenir el Alzheimer

Como internista, el Dr. Vazquez entiende la importancia de la prevención. Además de los beneficios físicos, él dice que un estilo de vida saludable también puede ayudar a prevenir – o por lo menos a demorar – el comienzo del declive cognitivo asociado con la enfermedad de Alzheimer y con otras formas de demencia. “La dieta, el ejercicio, mantener su cerebro activo todos los días – todo eso es importante para la salud de su cerebro”, dice él.

Algunas personas piensan que los medicamentos antiinflamatorios y las hormonas pueden ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer. “Lo cierto es que no”, dice él. Otros piensan que pueden evitar el declive cognitivo con una dieta de vitaminas y suplementos. El Dr. Vazquez dice que, aunque es completamente seguro tomar ginkgo biloba o vitaminas B6, B12 y D, no existe evidencia sólida de que funcionan”. En cuanto al Dr. Hammond, él recomienda mantener la mente entretenida en la mediana edad al leer, escribir, hacer rompecabezas y participar en actividades sociales con otras personas. “Un estudio ha demostrado que permanecer entretenido cognitivamente en la edad media reduce los depósitos de amiloides en el cerebro y puede prevenir el declive cognitivo con el pasar de los años”, dice él.

Tags: , , , , , ,