Los brotes están retrasando el proceso de erradicar las enfermedades

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

24 de April de 2019


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

La Semana Mundial de la Inmunización es celebrada durante la última semana del mes de abril para promover el uso de las vacunas con el propósito de proteger a las personas de todas las edades contra las enfermedades, especialmente a los niños.

En el año 2017, la cifra de niños vacunados – 116.2 millones – fue la más alta reportada en la historia, según la Organización Mundial de Salud (OMS). Desde el 2010, 113 países han introducido nuevas vacunas, y más de 20 millones de niños adicionales han sido vacunados.

Sin embargo, a pesar de estos avances para erradicar las enfermedades – incluyendo el sarampión, la rubiola y el tétano materno y neonatal – los esfuerzos de eliminación ahora se ven retrasados, dice la OMS.

En las pasadas dos décadas, “el mundo ha visto múltiples brotes de sarampión, difteria y varias otras enfermedades que pueden ser prevenidas con las vacunas”, dice la Organización en una declaración. “La mayoría de los niños que no son vacunados viven en las comunidades más pobres, marginalizadas y afectadas por los conflictos”.

La vacilación ante las vacunas es una de las 10 amenazas principales a la salud mundial, según la OMS.

Los Estados Unidos también está contribuyendo a este retraso en el progreso que se ha logrado para eliminar las enfermedades prevenibles con las vacunas. Los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés), reportaron el lunes que hubieron 71 casos adicionales de sarampión la semana pasada, llevando el total a 626 casos en 22 estados desde el 1ro de enero, el segundo total más alto desde que el sarampión fue declarado eliminado en el año 2000. La cifra de casos de sarampión este año está en camino a romper el récord alto de este siglo de 667 casos en el 2014.

El brote de sarampión en los Estados Unidos ha instado a la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés) a tomar un paso extraordinario: Efectuar un anuncio para recordarle al público que la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubiola – conocida en inglés como la vacuna de MMR – es segura y eficaz.

“No podemos decir esto suficientemente: la inmensa evidencia científica demuestra que las vacunas están entre las intervenciones más eficaces y seguras para prevenir tanto los casos individuales de las enfermedades y proteger la salud del público”, afirmó Peter Marks, director de la FDA. “Vacunar a los niños contra el sarampión, las paperas y la rubeola, no solo nos protege a nosotros y a nuestros hijos, pero también protege a las personas que no han sido vacunadas, incluyendo a los niños con sistemas inmunológicos comprometidos debido a enfermedades y sus tratamientos, como el cáncer”.

Además de los síntomas parecidos a los de la influenza, y un sarpullido que comienza en el área de la cabeza y se mueve hacia abajo, el sarampión también puede causar complicaciones serias o mortales, tales como la neumonía y la encefalitis (inflamación del cerebro). Y es uno de los virus más contagiosos del mundo.

Mientras que el estado de Nueva York, y otros estados han visto los brotes más severos de sarampión, la Florida está vulnerable debido a su rol como centro para viajeros internacionales de países con bajas tasas de vacunación. El sarampión es mucho más común en partes de Europa, Asia, las Islas del Pacífico y África. Los viajeros que provienen de esos países pueden traer esa enfermedad a los Estados Unidos.

Además, existe un movimiento anti vacunación que comenzó hace alrededor de 20 años luego de que un artículo en una respetada revista médica vinculara a las vacunas con el problema del autismo como parte de un estudio de pequeñas proporciones. Ese artículo fue desacreditado retractado después. Y la licencia médica del autor del artículo fue revocada por las autoridades británicas.

La vacuna de MMR tiene efectos secundarios potenciales que son típicamente leves, tales como sarpullido y fiebre. Todos los padres deben hablar de sus inquietudes con sus médicos para contestar todas sus preguntas – y para enterarse mejor de las consecuencias de no vacunar a sus hijos.

“La vacunación es la mejor prevención”, dijo Fernando Mendoza, M.D., director médico del Centro de Emergencia Infantil de Baptist Children’s Hospital y director médico auxiliar de Servicios de Emergencia Pediátrica en West Kendall Baptist Hospital.  “Absolutamente, 100 por ciento, esa es la mejor manera de prevenir las enfermedades. Los niños vacunados no se contagian con el sarampión. Existen montones y montones de datos que demuestran que las vacunas son apropiadas y eficaces”.

Etiquetas:


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *