Los ataques cardiacos ‘silenciosos’: Datos vitales acerca de los síntomas y la prevención

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

27 de February de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Alrededor de la mitad de todos los ataques cardiacos pueden ser “silenciosos” – lo que significa que ocurren sin presentar síntomas o con síntomas que pueden ser confundidos por los de otros problemas de salud menos serios – según un estudio de investigación publicado por la American Heart Association (AHA).

Se les refiere a menudo como “ataques cardiacos silenciosos” porque carecen de las señales tradicionales de un evento cardiaco, tales como dolor o presión extrema en el pecho, dolor punzante en el brazo, el cuello, o la mandíbula – y hasta falta de aire.

“A diferencia de los ataques cardiacos que se presentan con el dolor clásico y comprimido del pecho, o con la radiación al brazo o a la mandíbula, estos ataques cardiacos silenciosos son a menudo asintomáticos o tienen síntomas leves que muchas veces son ignorados o que no se les da importancia”, explica Tarak Rambhatla, M.D., cardiólogo con Miami Cardiac & Vascular Institute, parte de Baptist Health South Florida. Los pacientes pueden sentir se mal, sentir un malestar general, una sensación de fatiga o sentir malestar general. Los pacientes inclusive también pueden sentirse bien o normal”.

Los ataques cardiacos silenciosos pueden producir síntomas tales como indigestión, nausea, dolores musculares o inclusive un malestar que puede parecerse a la influenza. “Cualquier persona que sienta un cambio en su bienestar normal, tal como fatiga, debilidad, un declive en la tolerancia al ejercicio, o síntomas nuevos y no esperados, como indigestión, acidez, nausea o incomodidad leve en el área del pecho, deben buscar atención médica de inmediato”, dice el Dr. Rambhatla.

Es especialmente crítico que algunas personas busquen atención médica si sienten estos cambios – incluyendo pacientes con factores de riesgo para la enfermedad cardiaca, tales como diabetes, antecedentes familiares de enfermedad cardiaca, colesterol alto, presión alta, tabaquismo, inactividad física, obesidad y una enfermedad cardiaca que haya sido previamente diagnosticada, añade el Dr. Rambhatla.

Los ataques cardiacos silenciosos ocurren más a menudo entre pacientes con diabetes, pacientes envejecientes y entre los hombres, añade él.

El Dr. Rambhatla señala al plan “Life’s Simple 7” de la American Heart Association como un programa eficaz de prevención para ayudar a los que estén en riesgo para los ataques cardiacos silenciosos o para la enfermedad cardiaca. Este plan cubre las siete áreas claves de la prevención: el manejo de la presión sanguínea, el control del colesterol, la reducción de los niveles de azúcar en la sangre, hacer ejercicios, comer más saludablemente y no fumar.

“Los siete consejos y herramientas de Life’s Simple 7 para vivir una vida más saludable para el corazón incluyen: comer saludablemente (una dieta baja en grasas dañinas y en azúcares), aumentar la actividad física (hacer 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada cada semana), bajar de peso, dejar de fumar, reducir los niveles de azúcar en la sangre, controlar el colesterol y manejar la presión sanguínea”, dice el Dr. Rambhatla.

Él insta a todos sus pacientes a que sigan el programa “Life’s Simple 7” y que establezcan una atención médica de rutina con un médico de atención primaria o con un cardiólogo.

“La mejor estrategia de manejo es la prevención agresiva”, dice él. “La meta es la de diagnosticar e intervenir para que podamos evitar el tratar a los pacientes después que estos hayan sufrido un ataque cardiaco”.

Tags: ,