- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Los aneurismas cerebrales: Casi todos se detectan ‘incidentalmente’

Imagine que usted ha estado teniendo dolores de cabeza persistentes y otros síntomas relativamente leves, y es diagnosticado con un aneurisma cerebral. Suena como una situación aterrante pero es la realidad para millones de estadounidenses cada año.

Sin embargo, el tratamiento para los aneurismas que aún no se han reventado ha avanzado significativamente y tiene una alta tasa de éxito.

“La mayoría de los pacientes tienen suerte de que sus aneurismas hayan sido detectados incidentalmente a través de un escán por CT o de un MRI luego de quejarse de migrañas, problemas de sinusitis, pérdida de memoria, mareos u otros síntomas”, dijo Guilherme Dabus, M.D., [1] director de becas de investigación en neurorradiología intervencionista tanto en el Baptist Health Neuroscience Center [2] y en el Miami Cardiac & Vascular Institute [3].

Si un aneurisma es detectado, pero no se ha reventado, existen más opciones: ya sea el tratamiento o la observación. El tratamiento a menudo significa un procedimiento de mínima invasión con una tasa muy alta de éxito de más de un 90 por ciento, dijo el Dr. Dabus. La mayoría de los aneurismas se desarrollan después de los 40 años, pero son más prevalentes en las personas entre los 35 y los 60 años. También pueden ocurrir en los niños y en los adultos jóvenes.

 Avances que ‘desvían la circulación”

Ha habido avances considerables en las técnicas endovasculares para tratar los aneurismas que no estén sangrando, en los pasados años y el campo continua evolucionando. Lo más notable es el uso de dispositivos que desvían la circulación [4]. Estos dispositivos son parecidos a los stents ya que son colocados en el vaso sanguíneo principal, adyacentes a un aneurisma.

Estos dispositivos desvían la circulación de la sangre lejos del aneurisma y proporcionan un tipo de armadura para que la sanación de la pared del vaso pueda ocurrir con el tiempo. Un micro catéter puede ser navegado al lado de un aneurisma sin tener que entrarlo en el aneurisma en si.

“Afortunadamente, la mayoría de los aneurismas que tratamos no están sangrando y resultan ser procedimientos electivos”, dijo el Dr. Dabus. “Ha habido grandes avances con los procedimientos endovasculares de  invasión mínima realizados con el uso de catéteres.  Este es el método principal de tratamiento para la mayoría de los pacientes”.

Sin embargo, los aneurismas más serios son aquellos que sangran o que se revientan, a menudo causando dolores de cabeza agudos, enfatiza el Dr. Dabus.

 ‘El peor dolor de cabeza’

“Cuando los aneurismas sangran, la queja más común es tener el peor dolor de cabeza de su vida”, explicó el Dr. Dabus. “Todo puede estar completamente normal en un momento dado y de repente los pacientes sufren un dolor de cabeza agudo. Además, pueden sentir nausea, sensibilidad a la luz o pueden hasta desmallarse”.

Los aneurismas reventados son mortales y deben ser tratados inmediatamente. Un aneurisma reventado deja fluir sangre dentro de los espacios alrededor del cerebro. Según la Brain Aneurysm Foundation (BAF), un aneurisma cerebral se revienta cada 18 minutos. Los aneurismas cerebrales reventados son fatales en alrededor de un 40 por ciento de los casos.

La buena noticia es que los aneurismas reventados son muy poco comunes y afectan a alrededor de 30,000 personas anualmente en los Estados Unidos. En comparación, un estimado de 6 millones de personas en los Estados Unidos tienen un aneurisma cerebral que no se ha reventado, o 1 de cada 50 personas. Los aneurismas reventados representan entre un 3 y un 5 por ciento de todos los nuevos derrames cerebrales.

Sin embargo, dice el Dr. Dabus, “Si usted tiene un aneurisma y lo sabe, debe ver a un especialista lo antes posible. Y si tiene cualquiera de los síntomas comunes, vea a su médico y hágase las pruebas de detección”.

Señales/síntomas de alerta

Los aneurismas cerebrales que no se han reventado casi nunca presentan síntomas. Estos aneurismas son típicamente pequeños en tamaño, usualmente con menos de una pulgada y media de diámetro. Sin embargo los aneurismas grandes que no se han reventado pueden ocasionalmente ejercer presión en el cerebro o en los nervios que nacen en el cerebro. Esto puede resultar en varios síntomas neurológicos. Cualquier individuo que esté experimentando los siguientes síntomas, no importa su edad, debe someterse de inmediato a una evaluación cuidadosa e inmediata por un médico, según la BAF.

Busque atención médica de inmediato si usted experimenta alguno o todos estos síntomas: