Lo que usted debe saber acerca de la enfermedad arterial periférica

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

21 de February de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

¿Ha notado un dolor en las piernas o los pies al caminar que desaparece con el reposo? ¿Parece la piel de sus tobillos brillosa o quebradiza y se siente fría al tacto? Si es así, los expertos le aconsejan que acuda a su médico o especialista cardiovascular. La enfermedad arterial periférica (EAP) ahora se considera un indicador principal de la enfermedad de las arterias coronarias, los ataques cardíacos y los infartos cerebrales. Y eso, según los médicos, es motivo suficiente para familiarizarse con los síntomas de la EAP, especialmente si tiene algún factor de riesgo para la enfermedad.

Ian Del Conde, M.D., cardiólogo y especialista en medicina vascular con Miami Cardiac & Vascular Institute

“La EAP es un trastorno lento y progresivo en el que los vasos sanguíneos, sobre todo los de las piernas, se estrechan o bloquean debido a la arterioesclerosis, o a la acumulación de placas de colesterol”, dice Ian Del Conde, M.D., cardiólogo y especialista en medicina vascular con Miami Cardiac & Vascular Institute. “Cuando esto ocurre, los órganos y miembros abastecidos por esos vasos pueden no recibir suficiente flujo sanguíneo para una función saludable”.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC), la enfermedad arterial periférica afecta a más de 8.5 millones de adultos estadounidenses mayores de 40 años. Los médicos sospechan que la cifra real es mucho mayor, porque aproximadamente la mitad de las personas diagnosticadas con EAP no presentan síntomas evidentes y es probable que muchos casos no se diagnostiquen.

La EAP suele afectar a las piernas, dice el Dr. Del Conde, y uno de sus síntomas más comunes es el malestar o cansancio en las piernas que se produce con el ejercicio y se alivia con el descanso. “Esto se conoce como claudicación intermitente, que puede darse en una o ambas piernas”, dice él. “Durante el reposo, los músculos necesitan menos flujo sanguíneo, por lo que el dolor desaparece.

Sin embargo, con la EAP avanzada las molestias pueden ser lo suficientemente graves como para limitar la capacidad del paciente de llevar una vida normal, dice el Dr. Del Conde. “Si no se trata, la EAP puede provocar una mala cicatrización de las heridas, gangrena y la posible amputación de la extremidad afectada”, añade.

Otros síntomas de EAP a los que debe prestar atención

Aparte del dolor inexplicable en las piernas, que sólo ocurre en un pequeño número de pacientes diagnosticados con EAP, el Dr. Del Conde afirma que los síntomas de la enfermedad arterial periférica también pueden incluir:

  • Cambios en la piel, incluyendo disminución de la temperatura de la piel, o una piel fina, quebradiza y brillosa en las piernas, los tobillos y los pies
  • Pulso débil en las piernas, los tobillos y los pies
  • Gangrena (tejido muerto por falta de flujo sanguíneo)
  • Pérdida de pelo en las piernas
  • Impotencia
  • Heridas que no cicatrizan sobre puntos de presión, como los talones o los tobillos
  • Adormecimiento, debilidad o pesadez en los músculos
  • Dolor (descrito como ardor o molestia) en reposo, comúnmente en los dedos de los pies y por la noche al estar acostado
  • Palidez cuando se elevan las piernas
  • Decoloración rojiza-azulada de las extremidades
  • Restricción de la movilidad
  • Dolor intenso cuando la arteria está muy estrecha o está obstruida
  • Uñas de los pies engrosadas y opacas

“Si se tiene un joven saludable de 18 años con dolores en las piernas, eso es una cosa”, dice el Dr. Del Conde. “Si se tiene un paciente mayor con diabetes y dolor en las piernas al caminar, tenga en cuenta que la EAP es una posibilidad y pídale al médico que le tome el pulso del tobillo”.

Las heridas o úlceras en los pies que no sanan en un plazo de tres o cuatro semanas como máximo también son una señal de que usted podría padecer EAP, dice el Dr. Del Conde, porque los procesos naturales de sanación del cuerpo se ven inhibidos por la reducción del flujo sanguíneo a la extremidad y al pie. “Cualquier persona con una herida de cicatrización lenta o que no cicatrice debería ser evaluada para detectar la EAP, especialmente si tiene factores de riesgo típicos como el tabaquismo o la diabetes”, aconseja él.

El médico puede solicitar una variedad de pruebas para confirmar el diagnóstico de la enfermedad arterial periférica, como estudios no invasivos relativamente simples que examinan el flujo sanguíneo en las piernas, ultrasonidos doppler, angiografías por resonancia magnética (ARM) y angiografías por tomografía computarizada (ATC), entre otras, dice el Dr. Del Conde.

Conozca sus factores de riesgo y controle los que pueda

Los factores de riesgo de la EAP van desde los que pueden controlarse o tratarse hasta los que no. Según el Dr. Del Conde, los factores de riesgo que no se pueden controlar incluyen:

  • La edad (mayor riesgo después de los 50)
  • Antecedentes de enfermedad cardiaca
  • Sexo masculino
  • Mujeres postmenopáusicas
  • Antecedentes familiares de colesterol alto, presión alta o EAP
  • Etnicidad (los afroamericanos tienen un mayor riesgo)

Sin embargo, hay una serie de factores de riesgo para la EAP que pueden controlarse, dice el Dr. Del Conde. Entre ellos se encuentran:

  • Enfermedad de las arterias coronarias
  • Diabetes
  • Colesterol alto
  • Presión alta
  • Sobrepeso
  • Inactividad física
  • Fumar o el uso de productos de tabaco

“La gente que fuma o que tiene diabetes tiene el mayor riesgo de sufrir complicaciones debido a la EAP porque cada una de estas condiciones tiene el efecto de restringir el flujo sanguíneo a los órganos y extremidades vitales”, señala el Dr. Del Conde. Las personas con enfermedad renal avanzada también corren el riesgo de padecer EAP, dice él. “Si se está en diálisis, los riñones no están haciendo su trabajo de eliminación de compuestos del cuerpo, lo que puede acelerar el daño a las arterias”.

Un alto riesgo de ataque cardíaco o infarto cerebral

Según el Dr. Del Conde, cada vez es más evidente que la enfermedad arterial periférica no es sólo un problema de las piernas, sino un importante marcador de la salud cardiovascular. “Si se tiene el proceso arterioesclerótico en las arterias de las piernas, sabemos que se tiene un alto riesgo de sufrir un ataque cardíaco o in infarto cerebral, y se debe recibir un tratamiento agresivo para la enfermedad cardiovascular”, advierte.

El Dr. Del Conde afirma que históricamente se ha descuidado a los pacientes con esta enfermedad, simplemente porque no había la conciencia que hay hoy en día sobre el efecto de la EAP en la salud cardiovascular, y también por la falta de terapias eficaces. “Durante muchos años, la única opción era un bypass quirúrgico de la arteria de la pierna, pero sólo un pequeño número de pacientes eran realmente candidatos para esa intervención”, señala.

Según el Dr. Del Conde, con las nuevas terapias disponibles hoy en día y con otras en el horizonte, las cosas se ven mejor para los pacientes con EAP. “Los protocolos de tratamiento para la EAP evolucionan constantemente y han mejorado mucho en los últimos años”, afirma él. “Con las nuevas tecnologías y las nuevas clases de medicamentos, ahora podemos tratar a pacientes que antes no tenían otras opciones”.

Mejores resultados con un enfoque multidisciplinar

El lugar donde se trata la EAP también puede marcar la diferencia, dice el Dr. Del Conde. “No hay un solo especialista que pueda tratar la EAP”, dice. “Esta requiere un tratamiento integral y una estrecha colaboración entre todas las especialidades vasculares. Y eso es exactamente lo que ha caracterizado a Miami Cardiac & Vascular Institute en los últimos 35 años”.

Barry Katzen, M.D., fundador del Miami Cardiac & Vascular Institute y jefe de innovación médica de Baptist Health

Miami Cardiac & Vascular Institute fue fundado en 1987 por el Dr. Barry Katzen, quien, según el Dr. Del Conde, es reconocido mundialmente como uno de los pioneros de la radiología intervencionista y un líder en el avance de la medicina cardiovascular. El Dr. Katzen, que también es el jefe de innovación médica de Baptist Health, siempre ha puesto énfasis en las ventajas de un enfoque multidisciplinar para atender a los pacientes cardiovasculares. Según el Dr. Del Conde, este enfoque siempre proporciona los mejores resultados para los pacientes y ha sido un sello distintivo del Instituto desde su fundación.

Además, según el Dr. Del Conde, Miami Cardiac & Vascular Institute es uno de los centros de atención vascular de mayor volumen en la región. “Contamos con los principales especialistas vasculares en sus campos – neurología intervencionista, radiología vascular intervencionista, cirugía vascular y medicina vascular – que trabajan en conjunto para determinar su diagnóstico preciso y el mejor plan de tratamiento posible”, dice él.

Tags: , , , , , ,