¿Listos para ir a la escuela en persona? 12 consejos de seguridad para los padres

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

21 de September de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Mientras que la mayoría de la gente añora volver a la “normalidad” que vivían antes de la pandemia, ¿está usted listo para mandar a sus hijos de vuelta a la escuela en persona? Para muchas familias, esa es una pregunta complicada y prepararse de antemano puede ayudar.

Las escuelas públicas del Condado de Palm Beach están programadas para reabrir sus puertas hoy, 21 de septiembre y las escuelas públicas de los Condados Broward y Miami-Dade probablemente le seguirán el mes entrante. Las escuelas católicas de Miami-Dade y Broward reabrirán el 23 de septiembre, según anunció la arquidiócesis de Miami. Las familias tendrán la opción de continuar con las clases virtuales o de mandar a sus hijos a la escuela en persona.

¿Cómo decidir, y qué se puede hacer para mantener a su familia segura de la COVID-19? Es importante proceder con precaución, dice Samer Fahmy, M.D., principal ejecutivo médico de Boca Raton Regional Hospital. “Hemos hecho bastante progreso en reducir las cifras de casos y las tasas de infección y la reapertura de las escuelas es una señal de eso”, dice él. “Sin embargo, igual de importante que la reapertura, queremos que las escuelas permanezcan abiertas. Aún hay que practicar el distanciamiento social, usar una máscara facial, lavarse las manos, no tocarse la cara – todas esas simples cosas hacen la diferencia”.

Mientras que muchas familias quieren regresar a la escuela regular, eso quizás no sea adecuado para todos, dice Deepa Sharma, D.O., doctora de medicina primaria con el Centro de Medicina Familiar de West Kendall Baptist Hospital.

“Es importante evaluar el riesgo de su familia”, dice la Dra. Sharma, miembro de la facultad del Programa de Residencia de Medicina Familiar del hospital, en colaboración con la Facultad de Medicina Herbert Wertheim de Florida International University.

Algunas cosas para tomar en consideración: ¿Tiene usted o su hijo factores de riesgo de salud tales como obesidad, problemas respiratorios severos o diabetes que los ponen en más alto riesgo de sufrir consecuencias severas por causa del virus? ¿Tiene usted un hogar multigeneracional y tiene que proteger a una persona mayor y más vulnerable del contagio? ¿Tiene su hijo la capacidad de cumplir con las reglas escolares acerca del uso de las máscaras y el distanciamiento social?

“También depende de los pasos que esté tomando la escuela para proteger a los estudiantes y a los maestros”, añade la Dra. Sharma. “Pregunte a la escuela ¿cuál es el plan? Preguntar es la única manera que usted tendrá para decidir la mejor opción para su familia”.

A medida que usted considere los distintos factores, asegúrese de obtener su información de fuentes confiables y de buena reputación, tales como los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) y el Departamento de Salud de la Florida, dice la Dra. Sharma.

Ella también aconseja a las familias a que sigan los consejos de sus médicos de familia o sus pediatras. “Es perfectamente razonable programar una cita de consulta para hablar de sus inquietudes”, dice ella. “Estamos viviendo en un tiempo sin precedentes y eso puede ser algo muy inquietante”.

No importa si usted va a mandar a sus hijos de vuelta a la escuela inmediatamente o si va a esperar un poco más, los cambios en el salón de clase pueden resultar confusos para los niños, especialmente los de escuela primaria o elemental. Es importante empezar a prepararlos ahora enseñándoles a tomar responsabilidad por su propia seguridad, según los expertos.

He aquí algunos consejos para volver al salón de clase por parte de los médicos de Baptist Health, la Academia Americana de Pediatría, la Asociación Nacional de Psicólogos Escolares y los CDC.

• Comiencen a entrenarse para la nueva realidad en la escuela. Ayude a sus hijos a acostumbrarse a usar la máscara facial durante largos períodos de tiempo. Incluso cuando estén en casa, ayude a aumentar su tolerancia de la máscara, aumentando lentamente la cantidad de tiempo que los niños las usen. Para el momento que tengan que regresar al salón de clase, el uso de la máscara se sentirá más natural, lo cual ayudará con el cambio.

• Duplique (o quizás triplique) las máscaras. Mande a sus hijos a la escuela con más de una máscara facial en caso de que una se pierda o se ensucie. Marque las máscaras para que no se confundan con las de los otros niños. (Bono: si usted marca las máscaras por la parte de afuera, esto ayudará a la maestra a aprenderse el nombre del niño y a reconocerlo más rápidamente). Mande a su hijo con una bolsa plástica con cierre para guardar sus máscaras sucias.

• Elija una buena máscara. Las máscaras de tela son populares con las familias porque vienen en tantos diseños divertidos. Permitir que sus hijos elijan sus máscaras puede ayudar a mejorar su cumplimiento con el uso, especialmente si están entusiasmados con algo que refleje su personalidad. Asegúrese que sus máscaras tengan por lo menos dos capas de tela y que queden bien ajustadas sobre el puente de la nariz, las mejillas y alrededor y debajo de la mandíbula (o debajo de la barbilla). Evite las máscaras muy sueltas, así como también las que tienen una válvula de exhalación. Lávelas diariamente.

 Enséñeles a tener cautela. Hable con sus hijos acerca de la importancia del distanciamiento social y recuérdeles que no pueden compartir la comida, las bebidas, los dispositivos electrónicos y los artículos escolares. Aunque puedan sentirse contentos de ver a sus amigos, este no es el momento para abrazarse o para chocharse las manos. Sea un buen ejemplo a seguir – si los adultos en la vida de sus hijos se lavan las manos con frecuencia, se mantienen por lo menos a seis pies de distancia de los demás y usan sus máscaras faciales en lugares públicos, entonces los niños tendrán mayores probabilidades de hacer lo mismo.

• Detengan el contagio. Mantenga a sus hijos en casa si muestran cualquier señal de enfermedad. Chequeen todas las mañanas para asegurarse que sus hijos no tengan dolor de garganta u otras señales de enfermedad como tos, diarrea, dolor de cabeza, vómitos o dolores en el cuerpo. Si los niños tienen una temperatura de 100.4 grados o más, deben quedarse en casa. “No queremos que los niños enfermos vayan a la escuela”, dice la Dra. Sharma. Además, si el niño ha estado en contacto cercano con algún caso de COVID-19, no deben ir a la escuela, aunque parezcan estar bien.

• Tengan un plan de respaldo. Si los casos de COVID-19 comienzan a aumentar en la comunidad o si hay alguna exposición en el salón de clase de su hijo, tendrán que volver a la enseñanza virtual temporeramente, lo cual puede requerir alguien que cuide de sus hijos. Tener un plan de acción en ese caso reducirá el estrés en la familia.

• Actualice su información de contacto. Asegúrese que la escuela tenga la información correcta para comunicarse con usted, incluyendo los contactos de emergencia y las personas autorizadas para recoger a sus hijos de la escuela. Si esa lista incluye a alguien que esté en mayor riesgo para la enfermedad severa por causa de la COVID-19, considere identificar a una persona alterna.

• Pónganse al día con sus vacunas. Si usted no está seguro de cuales vacunas o vacunas de refuerzo necesita su hijo, hable con su pediatra. Los CDC recomiendan una vacuna anual contra la influenza para todos los niños de 6 meses o mayores. Vacune a sus hijos lo antes posible. Esto es de suma importancia porque aún no se sabe si enfermarse con la COVID-19 a la misma vez que enfermarse con la influenza resultará en una enfermedad más severa.

• Las bolsas desechables están de moda. Aunque algunas escuelas pueden ofrecer comida de cafetería sin contacto, siempre es mejor traer comida de la casa. Sin embargo, no usen las loncheras reusables y opten por una bolsa desechable para los almuerzos. Es más sanitario botarlo todo después de comer en vez de traer las cosas de vuelta a la casa. Además, entérese de cómo la escuela tendrá agua disponible durante el día y empáqueles una o dos botellas de agua.

• Establezca y mantenga una rutina en casa. Luego de meses de enseñanza remota y de la pausa del verano, muchos niños tendrán problemas para acostumbrarse a los entornos más estructurados.  Sea paciente pero consistente. Mantener un horario regular para acostarse a dormir, para las comidas y para otras actividades familiares ofrece un sentido de control, previsibilidad, calma y bienestar.

• Participe. Si usted no es el tipo de padre que usualmente se envuelve en los asuntos de la escuela de sus hijos, este es un buen momento para empezar. Hable o envíe un correo electrónico al maestro o la maestra de su hijo si tiene alguna inquietud específica acerca de cómo su hijo se está ajustando al cambio. Y manténgase informado ya que las condiciones pueden cambiar rápidamente. Revise el sitio web de la escuela, inscríbase para recibir notificaciones u únase a un grupo de chat relacionado con la escuela para mantenerse al tanto de las cosas.

• Busque ayuda si la necesita. La mayoría de los niños podrán navegarlo todo bien con el apoyo de su familia, incluso si demuestran alguna señal de ansiedad, tal como dificultad para dormir o para concentrarse. Algunos niños, sin embargo, pueden tener reacciones más intensas, incluyendo ansiedad severa o depresión. Los padres y los cuidadores deben comunicarse con un profesional si los niños exhiben algún cambio drástico en su comportamiento.

Tags: , , ,