Libérese de ir tanto al baño

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

11 de November de 2013


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Vea cualquier noticiero por la mañana o tarde y estará seguro de ver un comercial de un producto para el control de la vejiga o de ropa interior desechable.
La frecuencia de estos anuncios señala que la incontinencia urinaria, o la fuga accidental de orina, aflige a muchas personas y genera ingresos sustanciales para las empresas productoras de esos productos. Sin embargo, las tasas de prevalencia real de la incontinencia urinaria son difíciles de determinar, según la Asociación Americana de Urología. Esto se debe a que las definiciones de la incontinencia y las poblaciones estudiadas varían ampliamente, y muchas personas a menudo no comentan el problema con su médico o no buscan tratamiento por sentir vergüenza.

De los que buscan tratamiento, la mayoría son mujeres, según datos del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales. El cuerpo de la mujer se presta más fácilmente a este problema, y la maternidad y el parto contribuyen de manera significativa.

Tipos de incontinencia

El Dr. Jaime L. Sepúlveda, uroginecólogo afiliado con el Departamento de salud pélvica y pruebas de continencia en South Miami Hospital, explicó que hay tres tipos principales de incontinencia urinaria – incontinencia urinaria por esfuerzo, incontinencia por urgencia e incontinencia funcional.

La incontinencia urinaria por esfuerzo, según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG por sus siglas en inglés), se produce cuando los músculos del suelo pélvico que apoyan la vejiga y la uretra se debilitan, permitiendo que la orina se escape cuando se aplica presión a los músculos, como durante los estornudos, la tos, la risa o el ejercicio.

La incontinencia por urgencia, comúnmente conocida como “vejiga hiperactiva”, resulta de las contracciones demasiado frecuentes de la vejiga o nervios disfuncionales señalando la necesidad de orinar con frecuencia.

La incontinencia funcional, el Dr. Sepúlveda dijo, se produce por el deterioro cognitivo, así como trastornos neurológicos, incluyendo la enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, derrame cerebral y el delirio.

El Dr. Sepúlveda, que está certificado por la Junta Americana de Obstetricia y Ginecología en medicina pélvica femenina y cirugía reconstructiva, aseveró que estos tres tipos de incontinencia se pueden encontrar en las diferentes fases de la vida de una mujer :

  • Incontinencia urinaria por esfuerzo por lo general sigue la maternidad y el parto.
  • La incontinencia por urgencia ocurre con más frecuencia alrededor de la menopausia.
  • La incontinencia funcional ocurre más tarde en la vida.

Tratamiento

En cuanto al tratamiento de la incontinencia urinaria, que ha sido diagnosticada por un médico, el Dr. Sepúlveda recomienda seguir las directrices de la American Urological Association (AUA).

La terapia de primera línea:

Las mujeres con incontinencia por esfuerzo deben tratar de fortalecer los músculos del suelo pélvico usando los ejercicios del suelo pélvico o ejercicios de Kegel. Estos implican contraer y relajar los músculos que controlan el flujo de orina varias veces al día durante un máximo de seis semanas. El Dr. Sepúlveda advierte de no hacer estos ejercicios varias veces durante la micción. Un fisioterapeuta especialmente entrenado puede enseñar la técnica adecuada para estos ejercicios y, en algunos casos, ofrecerá biofeedback, un método para controlar y registrar la respuesta de los músculos del suelo pélvico.

Los ejercicios del suelo pélvico también ayudar a los pacientes con incontinencia por urgencia. La evidencia científica apoya la reprogramación de los músculos de la pelvis y su respuesta a contracciones de la vejiga haciendo estos ejercicios de la terapia primaria para ayudar a suprimir instar a los episodios de incontinencia, urgencia y frecuencia urinaria según el Dr. Sepúlveda. En pacientes seleccionados, la estimulación del suelo pélvico y la estimulación del nervio tibial han demostrado su eficacia, según un estudio publicado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés). La estimulación implica el envío de corrientes eléctricas a través de la piel a lo largo del recorrido del nervio usando el suelo de la pelvis o la parte de atrás del tobillo como lugares de estimulación.

La terapia de segunda línea:

La mayoría de los pacientes mejoran con el tratamiento de primera línea y podrán posponer o eliminar la necesidad de usar medicamentos o cirugía, expresó el Dr. Sepúlveda. Sin embargo, si estos tratamientos no funcionan, los médicos pueden recetar medicamentos que se dirigen a la variedad de receptores que llevan las señales de contracción y relajación de la vejiga. El objetivo es reducir la urgencia de orinar, así como los episodios de incontinencia. En los casos de incontinencia urinaria por esfuerzo, estos medicamentos no son eficaces. Mientras que los estudios apuntan a su eficacia en la incontinencia por urgencia, la mayoría llevan un riesgo de efectos secundarios, incluyendo estreñimiento y sequedad de boca. El tratamiento debe ser supervisado por un médico, según los informes de los NIH.

La terapia de tercera línea:

Inyección de Botox en la vejiga por un profesional capacitado ha sido recientemente aprobado por la FDA. El Dr. Sepúlveda dijo que para la incontinencia causada por enfermedades como el Parkinson y la esclerosis múltiple, las inyecciones de Botox son más eficaces. Estimulación del nervio sacro, conocida oficialmente como la neuromodulación sacra (SNS por sus siglas en inglés), por un dispositivo similar al marcapasos implantado en la pelvis ofrece un alivio que el Dr. Sepúlveda califica como un “home run” para las personas con incontinencia urinaria y fecal combinadas que no han visto el éxito con tratamiento previo. Sin embargo, como con cualquier tratamiento, el éxito depende de que el médico elija el tratamiento adecuado para el paciente adecuado.

Cirugía:

El Dr. Sepúlveda comentó que mientras la cirugía de cabestrillo de la vejiga ha recibido mala prensa últimamente por complicaciones publicitados en los medios de comunicación, sigue siendo el estándar de atención cuando estas otras opciones de tratamiento han fallado. Y, añade, los pacientes tienen los mejores resultados quirúrgicos cuando han intentado hacer ejercicios del piso pélvico y se practica buenos hábitos de vaciado de la vejiga. Al igual que con cualquier otro tipo de cirugía, los pacientes deben buscar cirujanos que tienen experiencia con la cirugía y la recuperación de la misma, y deben ser francos con su cirujano acerca de sus tratamientos previos, hábitos y problemas.

El Dr. Sepúlveda recomienda a cualquiera que sufren de fugas de orina hablar con un médico de atención primaria, un ginecólogo o un urólogo para obtener la evaluación adecuada del problema.

“La incontinencia no es normal”, comentó. “Las mujeres y los hombres deben entender que la mayoría de los casos de incontinencia se puede tratar eficazmente con el entrenamiento muscular del piso pélvico. Cuando eso no resuelve el problema, hay muchas otras opciones. Vivir con esto no tiene que ser uno de ellos”.

Tags: , , ,


There are no comments

Your email address will not be published.